Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Antibiograma: qué es, cómo se realiza e interpretación de resultados

El antibiograma, también conocido como Prueba de sensibilidad a los antibióticos, es un examen que tiene como objetivo determinar el perfil de sensibilidad y resistencia de las bacterias y hongos a los antibióticos. A través del resultado del antibiograma el médico puede indicar el antibiótico más indicado para tratar la infección del paciente, evitando así el uso de otros antibióticos que no son necesarios y que no tratan la infección, además del surgimiento de resistencia.

Normalmente el antibiograma se realiza después de la identificación de microorganismos en gran cantidad en la sangre, orina, heces y tejidos. Así, de acuerdo con el microorganismo identificado y perfil de sensibilidad, el médico puede indicar el tratamiento más adecuado.

Antibiograma: qué es, cómo se realiza e interpretación de resultados

¿Cómo se realiza el antibiograma?

Para realizar el antibiograma, el médico solicitará la recolección del material biológico como sangre, orina, saliva, esputo, heces o células del órgano contaminado por los microorganismos. A continuación, estas muestras son llevadas a un laboratorio de microbiología para ser analizado y cultivado en un medio que favorezca el crecimiento bacteriano o fúngico.

Después de su crecimiento, el microorganismo es aislado y sometido a pruebas de identificación para que se pueda llegar a la conclusión de la bacteria u hongo responsable de la infección. Posterior al aislamiento, también se realiza el antibiograma para saber el perfil de sensibilidad y resistencia del microorganismo, que puede hacerse de dos formas:

  • Antibiograma por difusión en agar: en este procedimiento se colocan pequeños discos de papel que contienen diferente antibióticos en una placa con medio de cultivo propio para el crecimiento de la bacteria. Después de 1 a 2 días, es posible observar si hubo o no crecimiento alrededor del disco. En la ausencia de crecimiento, se dice que el microorganismo es sensible a aquel antibiótico, siendo considerado el más indicado para el tratamiento de la infección;
  • Antibiograma basado en dilución: en este procedimiento existe un recipiente con varias diluciones de antibiótico con dosis diferentes, donde se colocan los microorganismo que serán analizados y se determina la Concentración Mínima Inhibitoria (CMI) del antibiótico. En el recipiente en que no se observó crecimiento microbiano es el que indica la dosis correcta de antibiótico que debe ser utilizada en el tratamiento.

Actualmente en los laboratorios, el antibiograma es realizado por un equipo en que se realizan las pruebas de resistencia y sensibilidad. El informe otorgado por el laboratorio indica cuáles son los antibióticos al que el agente infeccioso fue resistente y cuáles fueron eficaces para combatir el microorganismo y en qué concentración.

Urocultivo con antibiograma

La infección urinaria es una de las infecciones más comunes en las mujeres y en hombres, y para ser diagnosticada es común que los médicos soliciten un examen general de orina (EGO) y el urocultivo con antibiograma, estos análisis en conjunto permiten identificar cuál es el microorganismo que está causando la infección y que antibiótico utilizar para combatirlo. Conozca cómo se realiza el urocultivo y para qué sirve.

Antibiograma: qué es, cómo se realiza e interpretación de resultados

Cómo interpretar el resultado

El resultado del antibiograma puede tardar de 3 a 5 días y se obtiene mediante el análisis del efecto de los antibióticos en el crecimiento de las bacterias u hongos. El antibiótico que inhiba el crecimiento del agente infeccioso será el indicado para tratar la infección, pero en el caso de que los microorganismos crezcan y los antibióticos no tengan ningún efecto, indica que la bacteria no es sensible a ese antibiótico, siendo entonces resistente.

Es importante que el resultado del antibiograma sea interpretado por el médico, debido a que debe evaluar los valores de la Concentración Mínima Inhibitoria (CMI) y/o el diámetro del halo de inhibición, dependiendo del test que haya sido realizado. La CMI corresponde a la concentración mínima de antibiótico que es capaz de inhibir el crecimiento bacteriano y se rige bajo las normas del Clinical and Laboratory Standards Institute (CLSI), pudiendo variar según el antibiótico utilizado y al microorganismo que fue identificado.

En el caso del antibiograma por difusión en agar, se colocan papeles con determinadas concentraciones de antibióticos en el medio del cultivo de los microorganismos, encubándose durante 18 horas aproximadamente, para luego observar la presencia o no de halos de inhibición. Según el tamaño del diámetro de los halos es posible verificar si la bacteria no es susceptible, susceptible, intermedio o resistente al antibiótico.

El resultado también debe interpretarse basándose en la determinación del CLSI, que determina que para el test de susceptibilidad de la Escheria coli la Ampicilina, el halo de inhibición menor o igual a 13 mm es indicativo de que la bacteria es resistente al antibiótico y que el halo igual o mayor a 17 mm indica que la bacteria es sensible.

De esta forma, tomando en cuenta los resultados del antibiograma, el médico podrá indicar el antibiótico más eficaz para combatir la infección.

¿Por qué es necesario identificar el antibiótico correcto?

El uso de antibióticos que no son adecuados ni eficaces para un microorganismo retrasa la recuperación de la persona, trata parcialmente la infección y favorece el desarrollo de mecanismos de resistencia de la bacteria, haciendo que la infección se más difícil de tratar.

Por este mismo motivo, es muy importante no utilizar antibióticos sin la orientación del médico y de forma innecesaria, pues esto puede acabar por seleccionar bacterias más resistentes a los antibióticos, disminuyendo las opciones de medicamentos para combatir las infecciones.

Bibliografía >

  • LABORCLIN. Manual para Antibiograma - Difusão em disco (Kirby & Bauer). 2011. Disponible en: <https://www.interlabdist.com.br/dados/noticias/pdf_190.pdf>. Acceso en 25 Jul 2019
  • MAHON, Connie R.; LEHMAN, Donald C. Textbook of Diagnostic Microbiology. 6 ed. St- Louis, Missouri: Elsevier, 2019. 273-279.
¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda, escríbala en el espacio a continuación para que podamos mejorar nuestro texto:

¡Atención! Solo podremos responderle si coloca su email a continuación.
Recibirá un email con un enlace al que debe acceder para confirmar que el email le pertenece.
Más sobre este tema:

Publicidad
Carregando
...
Fechar Simbolo de finalizado

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje