6 remedios caseros para la rinitis alérgica

Actualizado en febrero 2024
Evidencia científica

Las inhalaciones de vapor con eucalipto son un excelente remedio casero para complementar el tratamiento de la rinitis, otras recetas son beber té de menta, jengibre o consumir del vinagre de manzana, pues ayudan a disminuir la inflamación e irritación nasal que causa la rinitis alérgica.

La rinitis es una manifestación alérgica y, por esto, además de seguir el tratamiento propuesto por el médico, se debe evitar la acumulación de polvo en el hogar o en el lugar de trabajo, así como mantener el ambiente siempre muy bien ventilado, para evitar la proliferación de microorganismos que pueden favorecer a una nueva crisis de la enfermedad. Conozca más que es la rinitis alérgica y cómo tratarla.

Aunque los remedios caseros no garantizan la cura de la rinitis, pueden ayudar a aliviar los síntomas y evitar la aparición de nuevas crisis, siendo una excelente forma de complementar el tratamiento recomendado por el médico.

Imagem ilustrativa número 1

Principales remedios para la rinitis

Los remedios caseros que ayudan a mejorar los síntomas de la rinitis alérgica son: 

1. Aceite esencial de eucalipto

El aceite esencial de eucalipto contiene eucaliptol en su composición, una sustancia con acción antiinflamatoria de las vías respiratorias que ayuda a reducir la producción y facilitar la eliminación de la mucosidad, lo cual causa la sensación de congestión nasal y secreción nasal.

Este aceite esencial debe usarse únicamente para inhalación y no debe ser consumido por vía oral.

Ingredientes:

Modo de preparación:

Agregar unas gotas de aceite esencial de eucalipto al agua hirviendo. Luego, cubrir tu cabeza con una toalla abierta de manera que también cubra el recipiente que contiene la solución de aceite esencial de eucalipto. Inclinar la cabeza sobre el recipiente e inhalar el vapor durante 10 minutos. Esta toalla ayuda a mantener el vapor de la solución por más tiempo.

El aceite esencial de eucalipto no debe ser utilizado por niños y mujeres embarazadas o en período de lactancia. Además, algunas personas pueden ser sensibles al aceite de eucalipto, especialmente aquellas con algún tipo de alergia respiratoria o asma. Por lo tanto, si experimentas empeoramiento de los síntomas de la rinitis, tos intensa o dificultad para respirar, se recomienda evitar el uso del aceite esencial de eucalipto. Conozca más propiedades del té de eucalipto y cómo se hace.

2. Té de hierbabuena 

El té de hierbabuena es rico en mentol, un aceite esencial que ayuda a mejorar los síntomas de la secreción nasal, congestión nasal, dolor de cabeza y tos, comunes en la rinitis.

Además, este té tiene propiedades antiinflamatorias que ayudan a reducir la inflamación de las vías respiratorias, aliviando los síntomas de la rinitis.

Ingredientes:

  • 6 hojas de menta piperita o hierbabuena picadas;
  • 150 ml de agua hirviendo.

Modo de preparación:

En una taza, agregar agua sobre las hojas de menta picadas y dejar reposar durante 5 a 7 minutos. Colar, endulzar con miel si lo deseas y tomar de 3 a 4 tazas al día. Conozca otros beneficios de la menta piperita.

3. Vinagre de manzana

El vinagre de manzana contiene polifenoles en su composición con propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, que ayudan a fortalecer el sistema inmunológico y combatir la inflamación de las vías respiratorias, siendo muy útil para reducir los síntomas de la rinitis como la congestión nasal, la secreción nasal o la tos, por ejemplo. Conozca los beneficios del vinagre de manzana.

Ingredientes:

  • 1 a 2 cucharadas de vinagre de manzana;
  • 1 vaso de agua.

Modo de preparación:

Agregar el vinagre de manzana al vaso con agua y mezclar. Beber 1 vaso, 20 minutos antes del desayuno, el almuerzo o la cena.

Es importante enjuagar la boca con agua después de beber la solución de vinagre de manzana y, para prevenir el desgaste del esmalte dental, se debe cepillar los dientes 30 minutos después de beber la solución.

El vinagre de manzana también se puede utilizar a lo largo del día para aderezar ensaladas, por ejemplo.

4. Té de jengibre y ajo

El té de jengibre y ajo tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias debido a la alicina, presente en el ajo, y a los compuestos fenólicos como el gingerol, chogaol y zingerona, del jengibre, que ayudan a combatir los síntomas de la rinitis como la congestión nasal, la secreción nasal, el dolor de garganta y el malestar general.

Además, este té ayuda a fortalecer el sistema inmunológico y reducir la duración de la rinitis.

Ingredientes:

  • 3 dientes de ajo pelados y cortados por la mitad;
  • 1 cm de raíz de jengibre o ½ cucharadita de jengibre en polvo;
  • 3 tazas de agua;
  • Miel para endulzar (opcional).

Hervir el jengibre durante 10-15 minutos, colar y dejar enfriar un poco. Luego beber tibio y adicionar miel de manera opcional.

Modo de preparación: 

Hervir el agua con el ajo. Retirar del fuego y agregar el jengibre y la miel. Colar y servir de inmediato.

El jengibre no debe ser consumido por personas que toman anticoagulantes, por lo que debe ser eliminado del té en esos casos. Conozca más beneficios del jengibre.

5. Infusión de tomillo

La infusión de tomillo es rica en sustancias antiinflamatorias y antioxidantes, como timol, carvacrol, cimeno y linalol, con acción expectorante, que permiten la eliminación del moco y alivian la secreción nasal y la sensación de congestión nasal en la rinitis alérgica.

Ingredientes:

  • 1 cucharada (de sopa) de extracto de tomillo seco o 2 ramas de tomillo fresco;
  • 1 litro de agua hirviendo.

Modo de preparación:

Agregar el tomillo seco al agua hirviendo y dejar reposar durante 5 a 10 minutos. Colar y beber hasta 3 tazas al día.

La infusión de tomillo no debe ser utilizada por personas con problemas estomacales como gastritis o úlcera, por personas con enfermedades hepáticas o que toman medicamentos anticoagulantes como warfarina o clopidogrel, por ejemplo.

6. Té de ortiga

El té de ortiga ayuda a bloquear los efectos de la histamina en el cuerpo, la sustancia responsable de la respuesta inflamatoria en los casos de alergia. Por lo tanto, tomar este té durante el día ayuda a aliviar los síntomas en caso de rinitis alérgica, especialmente la secreción nasal, la picazón y la sensación de congestión nasal.

Ingredientes:

  • 2 cucharaditas de hojas de ortiga picadas;
  • 200 ml de agua.

Modo de preparación:

Hervir el agua y agregar las hojas de ortiga, luego dejar reposar durante 10 minutos, colar y tomar de 3 a 4 tazas de té al día.

Otra opción es tomar cápsulas de ortiga en dosis de 300 a 350 mg, 2 a 3 veces al día.

El té de ortiga no debe ser utilizado por niños, mujeres embarazadas o en período de lactancia, ni por personas con enfermedades cardíacas o con función renal comprometida.