Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Qué es el Reflujo gastroesofágico y cómo tratar

El reflujo gastroesofágico es el retorno del contenido del estómago al esófago y hacia la boca, causando dolor e inflamación. Esto sucede cuando el músculo que debería impedir que el ácido del estómago salga de su interior no funciona adecuadamente.

El grado de inflamación causado en el esófago por el reflujo depende de la acidez del contenido del estómago y de la cantidad de ácido que entra en contacto con la mucosa del esófago, pudiendo causar una enfermedad llamada esofagitis, porque revestimiento del estómago lo protege contra los efectos de sus propios ácidos, pero el esófago no posee estas características provocando una sensación incómoda de ardor, llamada acidez.

La fuerza de la gravedad contribuye al reflujo cuando el individuo permanece acostado, o en situaciones de obesidad donde la grasa abdominal hace presión en el estómago y facilita el reflujo gastroesofágico.

Qué es el Reflujo gastroesofágico y cómo tratar

Síntomas de reflujo

Los síntomas más comunes del reflujo gastroesofágico son:

  • Acidez estomacal, que causa una sensación de ardor que va desde el estómago hacia el esófago, e inclusive puede llegar a la garganta; 

  • Regurgitación, en el que se siente que el contenido alimentario se regresa a la garganta sin esfuerzo, ocasionando un sabor amargo o ácido en la garganta y en la boca;

  • Náuseas, hipo y eructos frecuentes;

  • Pérdida de peso sin razón aparente;

  • Sibilancias, tos seca, ronquera o dolor de garganta crónico.

En los casos más graves donde hay un daño a nivel de la mucosa del estómago, puede haber la presencia de heces oscuras lo que significa que hay sangre en las heces ya digerida.

Cómo saber si tengo reflujo

El diagnóstico del reflujo gastroesofágico se basa en los síntomas y antecedentes presentados por el paciente, pero también puede complementarse con exámenes como:

  • Rayos x, para observación de los movimientos del esófago;
  • Medición del pH en 24 horas que relaciona los síntomas presentados con alteraciones de la acidez del jugo gástrico para determinar el número de veces que ocurre el reflujo;
  • Cintilografía de reflujo.

El médico más indicado para diagnosticar y tratar el reflujo es el gastroenterólogo, que debe ser buscado en caso de que se sospeche de padecer esta enfermedad.

Cómo se realiza el tratamiento para el reflujo

Los cambios en la alimentación para tratar esta enfermedad son necesarios, pero deben adaptarse al tratamiento medicamentoso y también deben ser personalizados. Generalmente la persona que sufre de reflujo debe eliminar o reducir el consumo de bebidas alcohólicas, alimentos ricos en grasa como frituras y productos industrializados, evitar comer chocolate, refrescos, picantes y alimentos flatulentos, además de evitar el cigarrillo y los refrescos. Además de esto, es importante que la última comida del día se realice 2 a 3 horas antes de acostarse (como mínimo), evitando de esta forma que el contenido del estómago se regrese hacia la boca.

Otras recomendaciones importantes son evitar el uso de ropas ajustadas y de cinturones, ya que hacen presión sobre el estómago favoreciendo el reflujo, y al acostarse debe colocar una almohada elevada para mantener un ángulo aproximado de 45º.

En los casos más graves de reflujo gastroesofágico, el médico podrá recomendar la realización de una cirugía para evitar que el contenido del estómago pase hacia el esófago causando los síntomas descritos anteriormente. 

¿Te gustó lo que leíste?   
 /  No

Si tienes alguna duda o encontraste algún error escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto.

Enviar Carregando elementos na página
Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...