Reflujo en el embarazo: síntomas, causas y tratamiento

El reflujo en el embarazo puede ser muy incómodo y ocurre principalmente debido al crecimiento del bebé, lo que genera el surgimiento de algunos síntomas como acidez y ardor estomacal, náuseas y eructos frecuentes, por ejemplo.

Como se considera una situación normal, no es necesario tratamiento específico; sin embargo, el médico puede indicar el uso de algunos medicamentos y cambios en la alimentación que ayuden a evitar y a aliviar los síntomas.

Reflujo en el embarazo: síntomas, causas y tratamiento

Síntomas de reflujo en el embarazo

Los síntomas de reflujo en el embarazo no son graves, no obstante, pueden ser muy molestos, siendo los principales:

  • Acidez y ardor;
  • Sensación de comida subiendo por el esófago y regresando a la boca;
  • Náuseas y vómitos;
  • Eructos frecuentes;
  • Hinchazón del abdomen.

Los síntomas de reflujo suelen ser más intensos y frecuentes a partir de la semana 27 de embarazo. Además, las mujeres que ya tenían reflujo antes de quedar embarazadas o que ya estuvieron embarazadas tienen más probabilidades de desarrollar síntomas de reflujo.

Principales causas

El reflujo en el embarazo es una situación común que se produce como consecuencia de los cambios normales que ocurren durante la gestación, como el desarrollo del bebé, que comprime el estómago y presiona la comida hacia arriba, provocando el reflujo.

Además, los cambios hormonales, principalmente los niveles de progesterona, también pueden favorecer la aparición de los síntomas de reflujo debido a la lentitud del flujo intestinal.

Cómo se hace el tratamiento

El tratamiento del reflujo durante el embarazo incluye principalmente cambios en la dieta y en el estilo de vida; sin embargo, el uso de medicamentos también puede ser indicado por el ginecólogo en ciertas situaciones.

1. Cambios en la alimentación

Los cambios en la alimentación tienen como objetivo aliviar los síntomas y evitar las nuevas crisis, siendo por esto indicado que se consuman pequeñas cantidades de alimentos en cada comida y que se aumente el número de comidas al día, con el objetivo de mantener la adecuada ingesta de calorías.

Aparte de esto, se debe evitar el consumo de chocolate, menta, café, pimienta y alimentos ácidos, como naranja y piña, ya que relajan el músculo del esófago, facilitando el retorno del alimentos, irritando el estómago y, por ende, empeorando los síntomas de la enfermedad..

Es importante también prestar atención a los alimentos que pueden desencadenar la aparición de los síntomas y, de esta forma, eliminarlos de la alimentación diaria. 

Vea cómo debe ser la alimentación para el reflujo.

2. Medicamentos

Algunos medicamentos a base de magnesio o calcio se pueden utilizar durante el embarazo para combatir los síntomas del reflujo, como el Gaviscon suspensión, el Mylanta o la leche de magnesia, por ejemplo.

No obstante, es importante recordar que todo medicamento debe tomarse de acuerdo con la orientación médica. Igualmente, las mujeres embarazadas deben evitar el uso de medicamentos a base de bicarbonato de sodio, ya que aumentan la retención de líquidos.

La ranitidina es un medicamento que se usa para tratar el reflujo y el exceso de ácido que provoca la acidez, y está indicada para mujeres embarazadas cuando los síntomas son muy molestos.

3. Tratamiento natural

Para tratar el reflujo de manera natural, se pueden utilizar alternativas como la acupuntura y la aromaterapia, en la cual se emplean aceites esenciales de limón y naranja para masajear el pecho y la espalda o para emanar vapores en el ambiente.

Otra alternativa es consumir los tés de manzanilla y jengibre. Vea la lista completa de los tés que están prohibidos durante el embarazo.

Vea en el siguiente video algunos consejos de qué comer para aliviar los síntomas de reflujo:

¿Fue útil esta información?
Más sobre este tema: