Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Cirugía para el reflujo gastroesofágico: cómo se realiza y recuperación

La cirugía para el reflujo gastroesofágico está indicada, cuando el tratamiento con medicamentos y cuidados alimenticios no dieron resultados y comienzan a surgir complicaciones como úlceras o el desarrollo de esófago de Barrett, por ejemplo. Por tanto, está indicada cuando otros tratamiento no han dado el resultado esperado.

Esta cirugía es realizada con anestesia general y a través de pequeñas incisiones en el abdomen, y la recuperación completa demora cerca de 2 meses, siendo necesario en las primeras semanas una alimentación a base de líquidos, lo que puede llevar a una ligera pérdida de peso.

Conozca cuáles son las opciones de tratamiento para el reflujo antes de la cirugía.

Cirugía para el reflujo gastroesofágico: cómo se realiza y recuperación

Cómo se realiza la cirugía

La cirugía para reflujo normalmente sirve para corregir la hernia de hiato, que es la principal causa del origen del reflujo esofágico, por lo que el médico necesita hacer pequeñas incisiones en la región entre el estómago y el esófago para su corrección.

Generalmente la técnica utilizada es la laparoscopia con anestesia general, en la cual son introducidos unos tubos finos a través de las incisiones y el médico podrá observar el interior de la zona y realizar la cirugía a través de una cámara colocada en la punta de los tubos.

Cuándo se indica hacer la cirugía

La cirugía para reflujo está indicada, cuando el tratamiento con medicamentos y dietas no ha dado resultado, pero también puede depender del tiempo en que el paciente presenta el reflujo, intensidad, frecuencia de los síntomas y de la disposición del paciente de ser operado para resolver el problema.

Cómo es la recuperación

La recuperación de la cirugía de reflujo es rápida, con poco dolor y pocos riesgos de infección y en general el paciente recibe el alta un día después de la cirugía y puede regresar al trabajo después de 1 o 2 semanas.

Sin embargo, para una recuperación más rápida se recomienda:

  • Evitar conducir por lo menos en 10 días;
  • Evitar tener contacto íntimo en las 2 primeras semanas;
  • No levantar peso y realizar actividad física después de 1 mes o cuando el médico lo indique;
  • Hacer pequeñas caminatas en casa en el transcurso del día, evitar quedar sentado o acostado por mucho tiempo.

Además de eso, se recomienda asistir al hospital o al puesto médico para tratar las heridas de la cirugía. En los primeros 2 días, es importante tomar baño utilizando una esponja para evitar mojar los apósitos de las heridas, y evitar el riesgo de infección.

Durante la recuperación, el médico también puede recomendar el uso de antibióticos, antiinflamatorios o analgésicos para reducir las molestias.

Cirugía para el reflujo gastroesofágico: cómo se realiza y recuperación

Qué comer después de la cirugía

Debido al dolor y a la dificultad para tragar, se aconseja seguir este tipo de esquema:

  • Alimentarse solo con líquidos durante la 1ª semana, pudiendo extenderse hasta la 2ª semana, de acuerdo a la tolerancia del paciente;
  • Pasar para dieta blanda a partir de la 2ª o 3ª semana, con ingestión de alimentos bien cocidos, puré, carne molida, pescado y pollo desmenuzado;
  • Iniciar gradualmente una alimentación normal, de acuerdo con la tolerancia del paciente y la recomendación médica;
  • Evitar bebidas gaseosas durante los primeros meses, como refrigerantes y agua gasificada;
  • Evitar alimentos que producen gas en el intestino, como frijoles, repollo, huevo, guisantes, maíz, brócolis, cebolla, pepino, nabo, melón, sandia y aguacate;
  • Comer y beber lentamente, para evitar indigestión y dolor en el abdomen.

La sensación de dolor y de estómago lleno puede llevar a pérdida de peso, debido a la reducción de la cantidad de alimentos ingeridos. Además de eso, también es común sentir hipo y exceso de gases, pudiendo ser necesario tomar medicamentos como Luftal, para reducir esos síntomas.

Conozca cuál es la alimentación después de una cirugía bariátricacómo hacer una dieta blanda para ayudar en la recuperación del estómago

Posibles complicaciones

La cirugía para reflujo es bastante segura, especialmente cuando es realizada por laparoscopia, sin embargo, siempre existe el riesgo que surjan complicaciones como sangrado, trombosis en los miembros inferiores, infección en el sitio de la incisión o trauma en los órganos próximos al estómago. Además de eso, también pueden surgir complicaciones ligadas a la anestesia.

Dependiendo de la gravedad, esas complicaciones pueden llevar a la necesidad de realizar una nueva cirugía convencional, donde el médico hace en el abdomen una incisión mayor que la originada por laparoscopia.

Signos de alerta para acudir al médico

Además de su cita control, debe buscar atención médica si tiene:

  • Fiebre por encima de 38ºC;
  • Dolor intenso, enrojecimiento, sangre o pus en las heridas;
  • Náuseas y vómitos frecuentes;
  • Cansancio y falta de aire frecuente;
  • Dolor abdominal e hinchazón persistente.

Esos síntomas pueden indicar complicaciones de la cirugía, debiendo acudir a la emergencia para tratar y prevenir mayores complicaciones.

Para evitar la cirugía, vea cómo debe ser la alimentación para tratar el reflujo y los principales remedios caseros utilizados para esa enfermedad.

¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda, escríbala en el espacio a continuación para que podamos mejorar nuestro texto:

¡Atención! Solo podremos responderle si coloca su email a continuación.
Recibirá un email con un enlace al que debe acceder para confirmar que el email le pertenece.
Más sobre este tema:

Carregando
...
Fechar Simbolo de finalizado

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje