Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.

Medicamentos usados para el reflujo gastroesofágico

Una de las formas de tratar el reflujo gastroesofágico es disminuir la acidez del contenido gástrico, para que no agreda al esófago. Asimismo, si el reflujo es menos ácido va arder menos y causará menos síntomas. 

Los medicamentos que se pueden utilizar son los antiácidos, inhibidores de la producción de ácido, protectores del estómago y aceleradores del vaciamiento gástrico.

Medicamentos usados para el reflujo gastroesofágico

1. Antiácidos

Los antiácidos más utilizados para neutralizar el ácido clorhídrico en el estómago, son el hidróxido de aluminio, el hidróxido de magnesio y el bicarbonato de sodio. Estos medicamentos son bases que reaccionan con los ácidos, reduciendo el potencial tóxico y dando lugar a sal y agua.

Los antiácidos no se usan con mucha frecuencia, porque no son tan eficientes, ya que existe la posibilidad de un efecto rebote, es decir, la persona mejora de inmediato pero después puede haber un empeoramiento.

Los efectos secundarios más comunes de estos medicamentos son el estreñimiento, provocados por las sales de aluminio, o la diarrea originada por los antiácidos que contienen magnesio, ya que provocan un efecto osmótico en el intestino. Para minimizar estos efectos secundarios, los antiácidos más utilizados son las combinaciones de hidróxido de magnesio y de aluminio.

2. Inhibidores de la producción de ácido

Los inhibidores de la producción de ácido son los medicamentos más utilizados en el tratamiento del reflujo gastroesofágico, actuando de dos maneras:

Inhibidores de la bomba de protones

Estos son los principales medicamentos, utilizados en el tratamiento de las enfermedades relacionadas al aumento de la secreción de ácido gástrico. Los más utilizados son el omeprazol, pantoprazol, esomeprazol, y rabeprazol, que interfieren en la bomba de protones, inhibiendo la producción de ácido clorhídrico en el estómago

Los efectos secundarios más comunes que pueden ocurrir con el uso de estos medicamentos son dolor de cabeza, diarrea, erupciones cutáneas, dolor abdominal, flatulencia, náuseas y estreñimiento.

Antagonistas de los receptores H2 de la histamina

Estos medicamentos inhiben la secreción ácida inducida por la histamina y gastrina y los más utilizados son la cimetidina, la nizatidina y la famotidina.

Los efectos secundarios más comunes originados por el uso de estos medicamentos son diarrea, dolor de cabeza, somnolencia, cansancio, dolor muscular y estreñimiento.

Medicamentos usados para el reflujo gastroesofágico

3. Aceleradores del vaciamiento gástrico

Cuando el estómago está muy lleno, existen más probabilidades que ocurra reflujo gastroesofágico. Para evitarlo, se puede estimular la motilidad gastrointestinal con medicamentos procinéticos, como la metoclopramida, domperidona o cisaprida, que ayudan al vaciamiento gástrico, disminuyendo así el tiempo de permanencia de los alimentos en el estómago, previniendo el reflujo.

Los efectos secundarios más comunes que pueden ocurrir con el uso de metoclopramida son somnolencia, sensación de debilidad, agitación, disminución de la presión arterial y diarrea. Además, aunque en raras ocasiones, pueden producirse disturbios gastrointestinales, con el uso de domperidona y cisaprida.

4. Protectores gástricos

También se pueden utilizar protectores gástricos para tratar el reflujo gastroesofágico, que protegen al esófago, evitando el ardor cuando el contenido que está en el estómago pasa al esófago.

El organismo, por lo general, tiene unas células que producen moco que protegen la mucosa del estómago, impidiendo que el ácido lo ataque, pero en algunos estados patológicos y con el uso de algunos medicamentos, la producción de este moco puede disminuir y agredir la mucosa. Los protectores gástricos que pueden utilizarse para reemplazar este moco son sucralfato y las sales de bismuto, que potencian los mecanismos de defensa del estómago y forman una barrera protectora en el estómago y en el esófago.

Los efectos secundarios más comunes de las sales de bismuto son el oscurecimiento de las heces, mareos, dolor de cabeza, náuseas, vómitos, diarrea y disturbios psicóticos.

El sucralfato generalmente es bien tolerado y su principal efecto secundario es el estreñimiento. Sin embargo, también puede provocar sequedad de la boca, náuseas, vómitos, dolor de cabeza, y erupciones cutáneas.

También existen remedios caseros que pueden contribuir al éxito del tratamiento. Conozca cuáles son los más usados.

Vea en el vídeo a continuación algunos consejos sobre cómo debe ser la alimentación para el aliviar el reflujo:

¿Fue útil esta información?

¡Su opinión es importante! Escriba aquí en qué podemos mejorar nuestro texto:

Consulta el email de confirmación que te enviamos.
Más sobre este tema:

Carregando
...
Enviar mensaje