Dieta para el asma: qué alimentos consumir y cuáles evitar

Evidencia científica

La dieta para el asma debe contener alimentos como el atún, sardinas, nueces, kiwi y brócoli, por ejemplo, pues estos poseen compuestos bioactivos con propiedades antiinflamatorias y antioxidantes que ayudan a mejorar el asma.

Además, es importante que la persona asmática evite el consumo de alimentos ricos en azúcares y el consumo de carbohidratos en exceso, pues estos consumen más oxígeno al ser digeridos durante el proceso metabólico y liberan más dióxido de carbono, incrementando el trabajo respiratorio y la fatiga de los músculos.

Todas estas recomendaciones nutricionales tienen como objetivo aliviar los síntomas y disminuir la frecuencia con la que surgen las crisis asmáticas. La alimentación por si sola no ayuda a curar el asma pero si a mejorarlo, por lo que complementa el tratamiento farmacológico indicado por el neumólogo.

Imagem ilustrativa número 1

Qué alimentos consumir

Los alimentos que se deben incluir en la dieta del asma son:

1. Incluir alimentos antiinflamatorios

Alimentos como el salmón, atún, sardinas, aceite de oliva, semillas de chía y de linaza, aguacate, naranja, fresas, kiwi, guayaba, brócoli, repollo, ajo y la cebolla, poseen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Conozca más detalles sobre los alimentos con propiedades antiinflamatorias.

Los alimentos antiinflamatorios son aquellos que contienen algunos compuestos bioactivos como omega-3, grasas mono y poliinsaturadas, vitamina C, vitamina A y E, alicina y polifenoles, pues estos disminuyen la producción de sustancias en el organismo que estimulan la inflamación del tejido pulmonar, además de estimular el sistema inmunológico, haciendo con que el organismo sea más resistente contra otras enfermedades.

2. Ingerir la cantidad de proteína adecuada

Los alimentos ricos en proteínas como el pollo, pavo, huevo, tofu, pescados, yogures y quesos deben ser incluidos en la alimentación. Vea una lista de alimentos ricos en proteínas.

El aumento en la ingestión de proteínas se debe a que, en algunos casos, para tratar el asma se utilizan esteroides, y este tipo de medicamentos podrían incrementar la degradación de las proteínas en el organismo, siendo importante principalmente en los niños, los cuales se encuentran en una fase de crecimiento.

3. Aumentar el consumo de líquidos

Para ayudar a fluidificar y eliminar las secreciones producidas a consecuencia del asma con mayor facilidad, se recomienda ingerir 2 L de líquidos al día como mínimo, pudiendo consumirse agua, tés o jugos naturales sin azúcar.

4. Priorizar el consumo de frutas y vegetales frescos

Las frutas y los vegetales, en general, como las fresas, kiwi, mandarina, brócoli, pimentón, arándanos, papaya y naranja, por ejemplo,son ricos en antioxidantes y compuestos bioactivos que ayudan a reducir la inflamación.

La recomendación general de frutas y vegetales es de 3 a 5 porciones al día.

5. Incluir alimentos ricos en fibras

Los cereales integrales (arroz, pasta, avena y pan integral), los granos (lentejas, frijoles y garbanzos), las semillas (chía, linaza, ajonjolí y calabaza), los frutos secos (nueces, pistachos, cacahuates, almendras y avellanas)y las frutas y vegetales en general son ricos en fibras. Vea cuáles son los alimentos ricos en fibras.

La fibra soluble presente en los alimentos es fermentada en el intestino por la flora intestinal, produciendo algunas sustancias como el butirato, que ayuda a reducir la inflamación en el organismo.

Qué alimentos evitar

Los alimentos que deben ser evitados son:

  • Alimentos ricos en azúcares simples, como refrescos, azúcar de mesa, galletas, chocolates, pasteles y dulces, en general.
  • Alimentos ricos en grasas, como aceite de soya, aceite de maíz, aceite de girasol, snacks, comidas precocidas, salsas y comidas rápidas;
  • Carnes procesadas y embutidos, como salchicha, salchichón, jamón y longaniza.

Estos alimentos deben ser evitados principalmente durante una crisis de asma, pues son alimentos proinflamatorios, por lo que favorecen la inflamación en el organismo y disminuyen las defensas, dificultando que el organismo combata el asma.

Además, también se recomienda reducir el consumo de sal y alimentos que lo contengan, sin embargo, no aún no hay suficiente evidencia que demuestre que esto pueda mejorar el asma.

Además, el consumo en exceso de alimentos ricos en azúcares podrían dificultar la respiración, debido a que durante su metabolismo utilizan más oxígeno para ser digeridos y liberan más dióxido de carbono, causando fatiga en los músculos respiratorios.

Menú ejemplo para el asma

En la tabla a continuación se indica un menú ejemplo de 3 días para una persona asmática:

Comidas principales Día 1 Día 2

Día 3

Desayuno 1 taza de café sin azúcar, acompañado de un omelet de espinacas + 1 rebanada de sandía 2 panquecas pequeñas de avena y banana con crema de cacahuate + 1/2 taza de fresas picadas en trozos 2 rebanadas de pan integral con queso blanco bajo en grasas + 1 vaso de jugo de naranja natural sin azúcar
Merienda de la mañana 1 taza de yogur natural con 1 cucharada de avena 1 manzana al horno con 1 cucharadita de canela en polvo 20 unidades de cacahuates + 2 ruedas de piña
Almuerzo/ Cena 1 rueda de salmón a la plancha con 1/2 taza de arroz integral + espárragos salteados con cebolla y ajo 1 cucharadita de aceite de oliva + 2 ruedas de piña 100 g de pollo cortado en cubos y sazonado con cúrcuma con 1/2 taza de quinoa, acompañado de brócoli con zanahoria, aderezada con 1 cucharadita de aceite de oliva + 1 pera 1 berenjena rellena con atún, tomate, cebolla y ajo y queso gratinado al horno + 1 rebanada de melón
Merienda de la tarde 1 mandarina mediana + 6 nueces 1 taza de yogur natural con 1/2 banana en rodajas + 1 cucharadita de chía 2 tostadas integrales con 2 cucharadas de aguacate y 1 huevo revuelto

Las cantidades del menú varían según la edad, sexo, actividad física y a la enfermedad asociada, por ello lo ideal es acudir a un nutricionista para que realice una evaluación completa y calcule el plan nutricional más adecuado según sus necesidades.

Otras recomendaciones

Es importante que la persona con asma disminuya de peso, pues el exceso puede dificultar la respiración, pues la grasa corporal ejerce presión sobre la caja torácica y favorece el deterioro de los músculos respiratorios. Siendo importante en estos casos realizar una alimentación equilibrada y una reducción en las calorías a ingerir, debiendo acudir a un nutricionista para la realización de un plan nutricional adaptado a sus necesidades. Vea cómo realizar una alimentación saludable para favorecer la pérdida de peso.

Además, también es importante la realización de actividad física de forma regular, como yoga, natación, caminatas o trotes, por ejemplo, pues no solo ayuda a mantener o reducir el peso, sino también aumenta la capacidad respiratoria, mejora la frecuencia cardíaca y el sistema inmunológico.