Coagulograma: qué es, valores normales y para qué sirve

Actualizado en abril 2024

El coagulograma es un conjunto de exámenes de sangre solicitados por el médico para evaluar el proceso de coagulación sanguínea, identificando cualquier alteración e indicando así el tratamiento para evitar complicaciones.

Este examen, también conocido como factores de coagulación o panel de coagulación, se solicita principalmente antes de las cirugías para evaluar el riesgo de que el paciente sufra hemorragias durante el procedimiento, pero también se indica para investigar y seguir enfermedades hematológicas, como la hemofilia o la púrpura trombocitopénica, por ejemplo.

El coagulograma está compuesto por varios exámenes, como el tiempo de sangrado, el tiempo de protrombina, el tiempo de tromboplastina parcial activada, el tiempo de trombina y la evaluación de la cantidad de plaquetas, que son fundamentales para evaluar la coagulación sanguínea.

Imagem ilustrativa número 1

Para qué sirve

El coagulograma sirve para evaluar la presencia de todos los factores involucrados en la coagulación sanguínea y, consecuentemente, en la hemostasia.

La hemostasia corresponde a los procesos que ocurren dentro de los vasos sanguíneos y tienen como objetivo mantener la sangre fluida para evitar la formación de coágulos o hemorragias.

Lea también: Fases de la hemostasia: primaria, secundaria y fibrinólisistuasaude.com/es/hemostasia

Cuándo es indicado

El coagulograma se indica para:

  • Evaluar la coagulación sanguínea en exámenes de rutina o antes de cirugías;
  • Analizar los factores de coagulación cuando existen alteraciones, como sangrados o formación de coágulos;
  • Verificar el riesgo de trombosis, principalmente en mujeres que usan anticonceptivos;
  • Investigar o hacer seguimiento de enfermedades hematológicas, como la hemofilia o la púrpura trombocitopénica;
  • Seguir enfermedades que pueden causar hemorragias, como enfermedades hepáticas, cáncer o deficiencia de vitamina K;
  • Ayudar en el diagnóstico de enfermedades que causan coágulos, como el lupus o infecciones;

Además, el coagulograma siempre es solicitado por el médico en casos de personas con síntomas de accidente cerebrovascular (ACV), infarto o tromboembolismo pulmonar, que son condiciones que pueden ocurrir debido a la presencia de coágulos que bloquean el flujo sanguíneo en los vasos sanguíneos.

El coagulograma también se indica después de la picadura de un animal que tiene toxinas que pueden interferir en el proceso de coagulación y en el seguimiento de personas que utilizan anticoagulantes, como la heparina y la warfarina, por ejemplo. Conozca otros anticoagulantes y cuándo se indican.

Cómo se realizan las pruebas de coagulación

El coagulograma debe realizarse con la persona en ayunas de 2 a 4 horas, y consiste en la extracción de una muestra de sangre, la cual es enviada al laboratorio para ser analizada, excepto el tiempo de sangrado (TS) que es realizado en el momento, y cuyo objetivo es determinar el tiempo que demora en parar el sangrado.

Es importante que antes de la realización del examen, se le informe al bioanalista si utiliza algún medicamento anticoagulante, debido a que puede interferir en el resultado y debe ser tomado en consideración a la hora de realizar el análisis. De esta forma, es indispensable la orientación médica acerca de la suspensión del medicamento antes de la realización del coagulograma.

Exámenes del coagulograma y valores normales

Los principales exámenes presentes en el coagulograma son:

1. Tiempo de sangrado (TS)

Este examen es útil para detectar alguna alteración en las plaquetas. Se lleva a cabo mediante la realización de una pequeña punción en la oreja, correspondiendo a la técnica de Duke, o realizando un corte en el antebrazo, correspondiendo a la técnica de Ivy, para luego contar el tiempo que demorar en parar el sangrado.

Por medio del resultado del TS es posible evaluar la hemostasia y la presencia o ausencia del factor de Von Willebrand, que es un factor presente en las plaquetas y posee un papel fundamental en el proceso de coagulación sanguínea.

Cómo interpretar el resultado: en caso de que se realice la técnica de Ivy, el tiempo normal de sangrado es entre 6 a 9 minutos. En el caso de la técnica de Duke, el tiempo normal de sangrado es entre 1 a 3 minutos. 

Cuando el tiempo es superior al tiempo de referencia, se dice que el examen de TS está prolongado, indicando que el proceso de coagulación demoró más de lo normal, pudiendo sugerir la enfermedad de Von Willebrand, uso de medicamentos anticoagulantes o trombocitopenia, por ejemplo. Conozca las principales causas de la trombocitopenia

2. Tiempo de protrombina (TP)

La protrombina, también conocida como Factor II de la coagulación, es una proteína que se activa durante el proceso de coagulación y que tiene como función promover la conversión del fibrinógeno en fibrina, formando el tapón plaquetario secundario o definitivo. 

Este examen tiene como objetivo evaluar la vía extrínseca de la coagulación, puesto que determina el tiempo en que la sangre tarda para formar el tapón secundario después de la exposición a la tromboplastina cálcica, siendo este el reactivo usado en la prueba. 

Cómo interpretar el resultado: en condiciones normales, luego del contacto de la sangre con la tromboplastina cálcica, la coagulación normalmente ocurre entre 10 y 14 segundos. 

No obstante, en algunas situaciones, el coagulograma detecta TP prolongado, lo que significa que la activación de la protrombina demora más de lo normal. Los valores aumentados de TP normalmente se dan en caso de uso de anticoagulantes, deficiencia de vitamina K, deficiencia de factor VII y problemas en el hígado, por ejemplo, puesto que la protrombina es producida en el hígado. 

En casos poco comunes, el TP puede estar disminuido, como en el caso del uso de suplemento de vitamina K o de píldoras anticonceptivas con estrógeno, por ejemplo. Conozca más sobre el resultado del examen de tiempo de protrombina

3. Tempo de tromboplastina parcial activado (TTPA)

Este examen también es utilizado para evaluar la hemostasia, sin embargo, permite que se verifique la presencia o ausencia de los factores de coagulación presentes en la vía intrínseca de la cascada de coagulación. 

Es importante que el TTPA sea solicitado cuando el paciente está bajo tratamiento con Heparina, que es un anticoagulante, o que presente problemas de coagulación sanguínea, siendo útil para identificar alteraciones relacionadas con los factores de coagulación. 

En este examen, una muestra de sangre extraída es expuesta a reactivos y luego se calcula el tiempo que demora la sangre en coagular. 

Cómo interpretar el resultado: en condiciones normales, el TTPA es de 21 a 32 segundos. No obstante, cuando la persona utiliza anticoagulantes, como la heparina, o posee deficiencia de factores específicos de la vía intrínseca, como los factores XII, XI o VIII y IX, los cuales son indicativos de hemofilia, el tiempo normalmente es superior al de referencia, siendo indicado en el examen que el TTPA es prolongado. 

4. Tiempo de trombina (TT)

El tiempo de trombina corresponde al tiempo necesario para que se forme el coágulo después de la adición de la trombina, la cual es un factor de la coagulación que tiene como función la conversión del fibrinógeno en fibrina, que garantiza la estabilidad del coágulo. 

Este examen es muy sensible y se realiza a partir de la adición de trombina en bajas concentraciones en el plasma sanguíneo, siendo influenciado el tiempo de coagulación por la cantidad de fibrinógeno presente en el plasma.

Cómo interpretar el resultado: Normalmente, después de la adición de la trombina al plasma, el coágulo se forma entre 14 y 21 segundos, siendo este considerado el valor de referencia, pudiendo variar de acuerdo con el laboratorio en el que el examen sea realizado.

El TT se considera prolongado cuando la persona utiliza anticoagulantes, presenta productos de degradación de fibrina, posee deficiencia del factor XIII o de fibrinógeno, por ejemplo. 

5. Cantidad de plaquetas

Las plaquetas son fragmentos de células que circulan en la sangre, las cuales poseen un papel esencial para la hemostasia, puesto que poseen factores importantes para el proceso de coagulación, como el factor de Von Willebrand, por ejemplo. 

Cómo interpretar el resultado: la cantidad normal de plaquetas en la sangre es entre 150.000 y 450.000/mm³. Valores menores al de referencia indican trombocitopenia, denotando que existe menor cantidad de plaquetas circulantes, lo que puede originar problemas de coagulación, favoreciendo hemorragias, además de poder sugerir deficiencias nutricionales, alteraciones en la médula ósea o infecciones, por ejemplo. 

Valores mayores al de referencia reciben el nombre de trombocitosis, que puede ocasionar una coagulación excesiva y ocurre debido a hábitos de vida, como tabaquismo o alcoholismo, o debido a condiciones patológicas, como anemia ferropénica, síndrome mieloproliferativo y leucemia. Conozca otras causas del aumento de plaquetas