3 remedios caseros para quitar los hongos en las uñas (onicomicosis)

Revisión clínica: Manuel Reis
Enfermero

Los mejores remedios caseros para los hongos en las uñas, conocida científicamente como onicomicosis o micosis de la uña, son principalmente aquellos preparados con aceites esenciales, ya que una buena parte de estos aceites tienen propiedades antifúngicas comprobadas y estudiadas.

Aunque se puedan utilizar de forma aislada, los aceites esenciales también pueden usarse junto con el tratamiento medicamentosos prescrito por el médico, potenciando su efecto y acelerando la recuperación. Sin embargo, es importante avisar siempre al médico sobre el uso de aceites, para que se puedan adaptar las dosis e incluso orientar sobre los cuidados específicos.

Estos remedios naturales pueden incluso utilizarse cuando surgen los primeros síntomas de onicomicosis, como la presencia de una mancha amarillenta y engrosamiento de la uña, para intentar controlar la infección, hasta la consulta con el médico.

1. Ajo

El aceite esencia del ajo es uno de los aceites mejor estudiados para el combate de hongos en otros microorganismos, teniendo un gran efecto. Está indicado por varios médicos y profesionales de la salud que recurren a las opciones naturales para el tratamiento de infecciones por hongos. Este efecto se produce principalmente debido a la presencia de sustancia alicina.

Además de esto, el ajo es barato y bastante versátil, pudiendo utilizarse de forma natural o como aceite.

Ingrediente

  • 1 diente de ajo.

Modo de preparación

Antes de dormir, lave el pie con agua y jabón, posteriormente corte el ajo en rebanadas y aplique de forma directa sobre la uña afectada. Ponga una ligadura alrededor del dedo para sostener las rebanadas en la zona y posteriormente vita un calcetín. Después, duerma con el ajo en la uña y, por la mañana vuelva a lavar el pie con agua y jabón.

Este proceso debe repetirse hasta 4 semanas después de que la uña regresó a su estado normal, lo que puede tardar entre 4 a 6 meses. Si aparecen síntomas de ardor o enrojecimiento en la piel debido a la aplicación de ajo, se recomienda lavar el área con agua fría y evitar poner ajo nuevamente en esa región, ya que puede causar quemaduras o inflamación.

2. Aceite esencial del árbol del té (tea tree)

El aceite del árbol del té (tea tree) contiene un compuesto conocido como terpinen-4-ol, que de acuerdo a algunos estudios científicos, ha demostrado tener un efecto antifúngico, especialmente para los principales organismos causantes de onicomicosis.

Cómo usar: se debe aplicar una gota directamente sobre la uña afectada, 2 veces al día, posteriormente lavar el área con agua y jabón. El tratamiento de mantenerse por alrededor de 4 a 6 meses o incluso hasta 4 semanas después de que la uña recupere las características normales.

Aunque en la mayoría de los casos no haya efectos secundarios referidos con el uso de este aceite, personas que tienen la piel más sensible debe mezclar la gota de este aceite con 1 gota de aceite vegetal, como coco o aguacate, antes de aplicar en la uña.

3. Aceite esencial de romero

Así como el aceite del árbol del té (tea tree), el aceite de romero, conocido científicamente como Rosmarinus officinalis, también ha demostrado tener efectos muy positivos en el tratamiento de hongos responsables de la onicomicosis, en estudios hechos en laboratorios. Por eso, puede ser una buena opción natural para intentar controlar este problema.

Cómo usar: se debe aplicar una gota directamente en la uña afectada, 2 veces al día, posteriormente lavar la zona con agua y jabón. En caso de que haya sensibilidad en la piel a este aceite, manifestándose irritación y enrojecimiento en la piel alrededor de la uña, se debe diluir la gota de aceite en 1 gota de aceite vegetal, como aceite de almendras, aguacate o coco, por ejemplo.

Este tratamiento debe mantener por hasta 4 semanas después de que hayan desaparecido los síntomas, para garantice que el exceso de hongos ha sido eliminado por completo.

¿Fue útil esta información?

Atualizado por Dr. Gonzalo Ramírez - Médico general y Psicólogo, em diciembre de 2020. Revisión clínica por Manuel Reis - Enfermero, em diciembre de 2020.

Bibliografía

  • MARCOS-ARIAS, C.; et al. In vitro activity of origanum vulgare essential oil against candida species. BMC Complement Altern Med. 11. 119, 2011
  • PATIL, S. M.; et al. A systematic review on ethnopharmacology, phytochemistry and pharmacological aspects of Thymus vulgaris Linn. Heliyon. 7. 5; e07054, 2021
Abrir la bibliografía completa
  • SHARIFI-RAD, M.; et al. Carvacrol and human health: A comprehensive review. Phytother Res. 32. 9; 1675-1687, 2018
  • ALVES, Melissa; et al. Unveiling the Antifungal Potential of Two Iberian Thyme Essential Oils: Effect on C. albicans Germ Tube and Preformed Biofilms. Front Pharmacol. 2019; 10: 446. 10. 446; 1-11, 2019
  • FLORES, F. C. Essential Oils for Treatment for Onychomycosis: A Mini-Review. Mycopathologia. 181. 1-2; 9-15, 2015
  • SALEHI, Bahare; et al. Thymol, thyme, and other plant sources: Health and potential uses. Phytotherapy Research. 1–19, 2018
  • KALEMBRA, D.; KUNICKA, A. Antibacterial and antifungal properties of essential oils. Curr Med Chem. 10. 10; 813-29, 2003
  • SHIN, S.; LIM, S.. Antifungal effects of herbal essential oils alone and in combination with ketoconazole against Trichophyton spp.. Journal of Applied Microbiology. 1289-1296,
  • ABDELHAMID, Dina et al.. Evaluation of the Therapeutic Efficacy of Tea Tree Oil in Treatment of Onychomycosis. International Journal of Pharmacognosy and Phytochemical Research. Vol.12. 1414-1420, 2017
  • PARASHAR, Bharat et al.. Natural Therapy of Fungal Nail Disease: Review. The Pharma Journal. Vol.1. 39-45, 2012
Revisión clínica:
Manuel Reis
Enfermero
Diplomado en Fitorerapia Clínica. Formado por la Escuela Superior de Enfermería de Porto y miembro Nº 79026 del Colegio de Enfermeros en Portugal.