Aceite de orégano: para qué sirve, propiedades y cómo usar

Evidencia científica

El aceite esencial de orégano aporta diversos beneficios para la salud, como combatir gripes, resfriados e infecciones, reducir dolores, mejorar la digestión y prevenir el envejecimiento prematuro, por ejemplo.

Estos beneficios se deben a que el aceite de orégano (Origanum compactum) posee sustancias bioactivas, como el carvacrol y timol, que son los que le dan el olor característico al orégano y aportan propiedades, antioxidantes, antiinflamatorias, antibacterianas y antifúngicas.

El aceite de orégano se vende en tiendas de productos naturales o farmacias, en forma de gotas o cápsulas, y debe ser utilizado preferiblemente bajo la orientación de un médico u otro profesional de la salud especializado en el uso de plantas medicinales.

Lea también: Orégano: para qué sirve y cómo consumirlo tuasaude.com/es/oregano
Imagem ilustrativa número 1

Para qué sirve el aceite de orégano

El aceite de orégano aporta los siguientes beneficios para la salud:

1. Combatir infecciones 

El aceite de orégano puede ayudar a combatir infecciones causadas por bacterias como Escherichia coli y Staphylococcus aureus, debido a que contiene carvacrol, un compuesto bioactivo con acción bactericida.

2. Alivio del dolor

Debido a sus buenas cantidades de carvacrol, un compuesto bioactivo con potente acción analgésica, el aceite de orégano puede ayudar a aliviar dolores como cólicos menstruales, dolores de cabeza, dolores musculares y dolores de muelas.

Lea también: 12 tés para el dolor de cabeza (¡comprobados!) tuasaude.com/es/tes-para-el-dolor-de-cabeza

3. Control del colesterol

El aceite de orégano ayuda a controlar el colesterol gracias a su contenido de carvacrol y timol, compuestos bioactivos que previenen la oxidación de las células de grasa, equilibrando los niveles de colesterol "malo" (LDL) en la sangre.

4. Prevención del envejecimiento prematuro

Por ser rico en compuestos con propiedades antioxidantes, como el timol, el ácido rosmarínico y el carvacrol, el aceite de orégano combate el exceso de radicales libres, previniendo el envejecimiento prematuro y evitando así la aparición de arrugas y flacidez en la piel.

​​​​​5. Combatir gripes y resfriados

El aceite de orégano es rico en ácido rosmarínico y ácido oleanólico, que son compuestos bioactivos con acción expectorante y antiviral, ayudando a combatir gripes y resfriados.

Lea también: 10 remedios caseros para la gripe y el resfriado (¡comprobados!) tuasaude.com/es/tratamiento-casero-para-la-gripe

6. Ayudar en la pérdida de peso

El aceite de orégano puede ayudar en la pérdida de peso debido a su contenido de ácido ursólico y carvacrol, que son compuestos bioactivos con propiedades termogénicas que favorecen la quema de grasa corporal.

Sin embargo, aún se necesitan más estudios científicos en humanos para comprobar los beneficios del aceite de orégano en la pérdida de peso.

7. Mejorar la digestión

El aceite de orégano es rico en ácido ursólico, un compuesto fenólico con acción antioxidante y antiinflamatoria que mantiene la salud del hígado y mejora la digestión de los alimentos.

Además, el aceite de orégano también mantiene la salud de la flora intestinal y tiene acción carminativa, ayudando a reducir los gases y aliviar los cólicos.

8. Combatir la candidiasis oral

El aceite de orégano es rico en sustancias antifúngicas, como el timol y el carvacrol, que actúan impidiendo la multiplicación del hongo Candida en la boca, por lo que es una excelente opción para ayudar en el tratamiento de la candidiasis oral.

Lea también: Candidiasis oral: síntomas, causas y tratamiento tuasaude.com/es/candidiasis-oral

9. Prevenir la diabetes

Debido a su contenido de ácido ursólico y ácido oleanólico, que son compuestos naturales con acción antiinflamatoria y antioxidante, el aceite de orégano mejora la acción de la hormona insulina, equilibrando los niveles de glucosa en sangre y previniendo la diabetes.

Propiedades del aceite de orégano

El  aceite de orégano contiene sustancias como el timol, el carvacrol, ácido ursólico, oleanólico y rosmarínico, aportando propiedades antioxidantes, antiinflamatorias, analgésicas, carminativas, digestivas, inmunológicas, antifúngicas, antibacterianas, diabetogénicas, termogénicas, rejuvenecedoras, antivirales e hipocolesterolémicas.

Vea todos los beneficios del orégano en el vídeo a continuación:

Cómo usar el aceite de orégano

El aceite esencial de orégano puede ser utilizado para hacer inhalaciones, en cápsulas o tabletas y para aplicar en la piel:

1. Para hacer inhalaciones

Se debe inhalar directamente de la botella de aceite, inspirar profundamente, contener el aire y liberar el aire por la boca. Inicialmente, se debe hacer de 3 a 5 inhalaciones, 10 veces al día y después aumentar a 10 inhalaciones.

También se puede colocar 2 gotas de aceite esencial de orégano en un difusor de aroma.

2. Aplicar en la piel

El aceite de orégano podría ser aplicado en la piel cuando se mezcla con un aceite base o transportador para disminuir su concentración, como es el aceite de coco, de almendras dulces o aceite de jojoba, por ejemplo.

Por lo general, la dosis recomendada es de 1 gota por cada 5 mL de aceite base y luego es aplicado en la piel.

3. En cápsulas

El aceite de orégano se puede encontrar en cápsulas o tabletas y se debe tomar de acuerdo con las instrucciones del fabricante, que por lo general, es de 1 a 2 cápsulas por día.

Efectos secundarios

En general, el uso del aceite de orégano es seguro y no causa efectos secundarios, pero algunas personas sensibles o alérgicas a la planta de orégano pueden sentir problemas como irritación en la piel, diarrea y vómitos.

El aceite esencial de orégano no debe ser ingerido, ya que puede causar quemaduras internas por ser muy concentrado.

Contraindicaciones

El aceite de orégano está contraindicado para niños menores de 12 años y para personas con alergias al orégano y a plantas de la misma familia, como el tomillo, la albahaca, la menta o la salvia. Del mismo modo, el aceite de orégano tampoco está indicado para mujeres embarazadas o en período de lactancia.

Además, las personas que estén tomando medicamentos solo deben usar aceite de orégano bajo la recomendación de un médico.