Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Líquido en la rodilla: síntomas y tratamiento

 El "líquido en la rodilla” o "agua en la rodilla", conocido científicamente como sinovitis en la rodilla, es una inflamación de la membrana sinovial, un tejido que reviste internamente a la rodilla que promueve el aumento de la cantidad de líquido sinovial, generando síntomas como dolor, inflamación y dificultad en el movimiento. Esta situación tiene cura y su tratamiento incluye reposo, fisioterapia, ingesta de medicamentos y, en determinados casos, cirugía.

La acumulación de líquido en la rodilla puede ser producido por un golpe o por situaciones como un trauma directo, que es cuando una persona cae de rodillas en el suelo o después de una torcedura de tobillo, sin embargo, también puede surgir en casos de enfermedades crónicas como artritis reumatoide, osteoartritis u osteoporosis, gota, hemofilia o por esfuerzo repetitivo, como suele suceder en quienes practican actividad física como maratonistas. En casos menos comunes, es causada por sinovitis villonodular pigmentada de rodilla, un padecimiento propio del tejido.

El líquido sinovial es un líquido lubricante presente en la rodilla, es transparente o de color amarillo pálido. La cantidad varía entre 2 a 3,5 ml, pero en el caso de sinovitis esa cantidad puede llegar a 20, 40, 80 y hasta 100 ml causando dolor.

Líquido en la rodilla: síntomas y tratamiento

Síntomas que indican líquido en la rodilla

Los síntomas de sinovitis en la rodilla surgen debido al aumento de líquido sinovial dentro de esa articulación, causando:

  • Dolor en la rodilla;
  • Dificultad para caminar y extender completamente la pierna;
  • Inflamación en la rodilla;
  • Debilidad de los músculos del muslo y de la pierna.

Si se identifica con los síntomas mencionados, debe acudir al traumatólogo para una evaluación. El médico podrá realizar una punción en la articulación para obtener parte de ese líquido acumulando en la rodilla y enviarlo al laboratorio para su análisis y así, identificar si hay glucosa o aumento de proteínas o anticuerpos en él.

Tratamiento para extraer el líquido de la rodilla

Líquido en la rodilla: síntomas y tratamiento

Medicamentos

El tratamiento para la sinovitis en la rodilla se inicia con la ingesta de medicamentos antiinflamatorios, corticoides (orales o inyectados), seguido de fisioterapia. En algunos casos el médico podrá retirar el exceso de líquido articular a través de una punción.

Fisioterapia

En cuanto a la fisioterapia, la electroterapia será parte importante del tratamiento así como el fortalecimiento muscular y la ganancia de amplitud articular. Ultrasonido, electroestimulación nerviosa transcutánea (TENS), corriente farádica y láser son algunos ejemplos de dispositivos que generalmente están indicados en el tratamiento fisioterapéutico de la sinovitis de rodilla, ya sea antes o después de la cirugía.

Cirugía

La cirugía está indicada en caso de sinovitis crónica, cuando el dolor de rodilla persiste por más de 6 meses debido a artritis reumatoide o artritis, y cuando no se observa ninguna mejoría con el uso de medicamentos, fisioterapia o punción. La cirugía puede ser realizada de forma abierta o por artroscopia, en donde se retira una gran parte del tejido sinovial y de los meniscos, en caso de estar afectados.

Posterior a la cirugía, la pierna debe permanecer vendada y elevada durante 48 horas para evitar la inflamación, siendo recomendado el movimiento de los pies para prevenir el surgimiento de una trombosis venosa profunda.

Al cabo de 72 horas después de la cirugía se puede comenzar a caminar con muletas y se puede iniciar los ejercicios isométricos, sin la movilización de la rodilla, y a medida que la persona vaya mejorando, se puede iniciar ejercicios doblando la rodilla y utilizando mancuernas, siempre bajo la orientación de un fisioterapeuta.

El tiempo de recuperación de esta cirugía es de aproximadamente 6 a 8 semanas en la cirugía abierta y de 7 a 10 días en el caso de artroscopia en la rodilla.

Tratamiento casero

Un buen tratamiento casero para extraer el líquido de la rodilla consiste en colocar una bolsa de agua fría sobre la articulación inflamada y dolorida, 3 a 4 veces por día. Para ello, basta comprar una bolsa de gel en la farmacia o droguería y meterla en el congelador durante algunas horas. Cuando esté congelada debe enrollarla en papel de cocina o en un paño y colocarla directamente sobre la rodilla, dejándola actuar durante 15 minutos. 

Por lo general no se recomienda el uso de compresas calientes en la rodilla, únicamente bajo indicación del médico o del fisioterapeuta.

Un buen ejercicio es acostarse boca arriba y doblar la pierna hasta que el dolor lo permita, que es el punto donde comienza a incomodar y, después debe estirar nuevamente la pierna. Debe repetirse este movimiento 20 veces aproximadamente, sin forzar demasiado la pierna para no aumentar el dolor.

¿Te gustó lo que leíste?   
 /  No

Si tiene alguna duda o encontró algún error, escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto. No le responderemos directamente. Si quiere una respuesta haga clic en Contacto.

Enviar Carregando elementos na página
Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje