Dieta para la intolerancia a la fructosa: alimentos permitidos y prohibidos

La intolerancia a la fructosa es la dificultad para absorber y tolerar alimentos ricos en este tipo de azúcar, pudiendo ocasionar algunos síntomas como náuseas, vómitos, sudoración excesiva, diarrea y distensión abdominal.

La fructosa es un tipo de azúcar que se encuentra principalmente en las frutas, como la sandía, los dátiles y las uvas, sin embargo, también está presente en algunos vegetales y cereales, así como en ciertos productos industrializados en los que se utiliza jarabe de maíz de alta fructosa para endulzarlos. 

El diagnóstico de la intolerancia a la fructosa puede demorar, debido a que sus síntomas pueden ser confundidos con otros problemas gastrointestinales, por lo que si sospecha de este problema, debe acudir a un gastroenterólogo para que realice una evaluación. Asimismo, es importante acudir a un nutricionista, pues es importante realizar algunos cambios en la dieta para aliviar el malestar. 

Alimentos permitidos

Como la intolerancia a la fructosa varía de una persona a otra y tiene diferentes grados pudiendo ser leve, moderada o grave, la restricción al consumo debe ajustarse a cada persona individualmente. Por este motivo es importante acudir a un nutricionista para que indique un plan nutricional adaptado a las necesidades del individuo, así como realizar un seguimiento y educar al paciente sobre el tema.

Además, también es importante que la persona lleve un diario de alimentación, en que se anoten los alimentos consumidos y las reacciones que se observaron en el organismo. 

Es importante dar preferencia a los alimentos preparados en casa, además de ser importante verificar la etiqueta de los productos antes de consumirlos, de modo que los alimentos no deben contener jarabe de maíz rico en fructosa en su composición, fructosa, sacarosa, azúcar, sorbitol y melaza. Algunos de los alimentos que no poseen fructosa y pueden ser consumidos son:

  • Productos lácteos como leche, mantequilla, queso y yogur natural;
  • Edulcorantes como la stevia;
  • Frutos secos y semillas como nueces, maní o cacahuate, merey/marañón/ anacardo, avellanas, nuez de brasil, chía, ajonjolí, linaza y sésamo;
  • Condimentos como sal, vinagre, plantas aromáticas y especias;
  • Cereales como avena, cebada, centeno, arroz, arroz integral y productos preparados a partir de los mismos como pan, galletas y cereales, postres que no sean endulzados con fructosa, sacarosa, sorbitol o jarabe de maíz;
  • Proteína animal como carnes blancas, carnes rojas, pescados y huevos;
  • Bebidas como agua, té, café y cacao.

Una dieta FODMAP podría ser de gran ayuda para manejar problemas de malabsorción de fructosa. Esta dieta se basa en retirar de la dieta los alimentos que son poco absorbidos en el intestino delgado, y que además son altamente fermentados por las bacterias de la flora intestinal, como la fructosa, lactosa, fructo y galacto-oligosacáridos y alcoholes de azúcar.

Para hacer esta dieta, se deben retirar los alimentos ricos en FODMAP por un período de 6 a 8 semanas, estando atento para identificar si hay una mejoría en los síntomas gastrointestinales. Si los síntomas mejoran al cabo de las 8 semanas, se deben reintroducir los alimentos progresivamente, empezando por 1 grupo a la vez, esto permite identificar los alimentos que causan malestar abdominal, debiendo evitarse su consumo o ingerirse en muy pocas cantidades. Conozca cómo funciona la dieta FODMAP con más detalle.

Alimentos que deben evitarse

Existen alimentos que contienen elevadas cantidades de fructosa y otros bajas cantidades, por lo que deben ser excluidos o consumidos según la tolerancia del individuo, estos son: 

CategoríaBajo contenido de fructosaElevado contenido de fructosa
FrutasAguacate, limón, lima, piña, fresas, mandarina. naranja, bananas, arándanos y melón.Todas las frutas que no se mencionaron anteriormente. Debiendo tener especial cuidado con jugos, frutas secas como ciruelas, pasas o dátiles y frutas enlatadas en jugo o jarabe y mermeladas.
VegetalesZanahorias, apio, espinacas, ruibarbo, remolacha, batata o camote, hojas de nabo, papa, calabaza, col de bruselas, coliflor, lechugas, repollo, tomate, rábano, cebollín, pimentón verde, col rizada, chirivía o zanahoria blanca.Alcachofas, espárragos, brócoli, pimentones, champiñones, ajo porro, quimbombó, cebollas, chalotes, guisantes, chiles rojos, pasta de tomate y productos que contengan tomates.
Cereales Harina de trigo sarraceno, nachos, tortillas de maíz, panes gluten free, galletas crackers, palomitas de maíz y quinoa. **Alimentos con trigo como ingrediente principal (pan de trigo, pasta, cuscús), cereales con fruta seca agregada y cereales que contengan JMAF agregado.**

** Estos productos no deben contener en su composición Jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF).

También deben evitarse productos como yogures con frutas, helados, leches saborizadas, refrescos, cereales, jugos pasteurizados, barras de cereales, muesli, ketchup, mayonesa, salsas industrializadas, miel artificial, productos diet y light, chocolates, tortas, pudines, comidas rápidas, caramelos, azúcar blanca, miel, melaza, jarabe de maple, jarabe de maíz, fructosa, sacarosa y sorbitol. Además de carnes procesadas o marinadas como salchichas y jamón, por ejemplo.

Algunos alimentos como guisantes, lentejas, frijoles, garbanzos, frijoles blancos, maíz y soja pueden provocar gases, por lo que su consumo debe depender de la tolerancia de la persona. Aunque puede ser una tarea difícil, las personas con intolerancia a este tipo de azúcar deben evitar consumir fructosa porque si no se controla, con el tiempo, pueden surgir complicaciones graves como insuficiencia renal o hepática.

Menú ejemplo para la intolerancia a la fructosa

A continuación se indica un menú ejemplo para personas con intolerancia a la fructosa:

Comidas principalesDía 1Día 2Día 3
Desayuno200 ml de leche + 2 huevos revueltos con queso + 1 rebanada de pan de centeno sin JMAF1 yogur natural + 2 cucharadas de semillas de chía + 6 nueces200 ml de leche con cacao + 2 rebanadas de pan de centeno + queso blanco
Merienda de la mañana10 unidades de merey/marañón/ anacardo4 tostadas integrales con requesón1 ponquecito casero de avena endulzado con stevia
Almuerzo/ Cena90 gramos de pechuga de pollo a la plancha + 1 taza de arroz integral + Ensalada de lechuga con zanahoria rallada + 1 cucharadita de aceite de oliva90 gramos de filete de pescado + 1 taza de puré de batata o camote + Espinacas con aceite de oliva90 grs de pechuga de pavo + 2 papas cocidas + Acelgas con aceite de oliva y 5 nueces
Merienda de la tarde1 yogur natural Té de hierbas + 1 rebanada de pan de centeno con queso ricotta200 ml de leche con cacao + mix de frutos secos (nueces, almendras, merey)

Es importante recordar que se debe siempre verificar el etiquetado nutricional de los alimentos industrializados para estar seguros de que no poseen ingredientes prohibidos en la intolerancia a la fructosa, como miel, melaza, jarabe de maíz y los edulcorantes sacarina y sorbitol. 

Las cantidades incluidas en el menú varían según la edad, sexo, actividad física y si posee alguna otra enfermedad asociada o no, por ello lo ideal es acudir a un nutricionista para que realice una evaluación completa y elabore un plan nutricional adecuado a sus necesidades. 

Principales síntomas de la intolerancia a la fructosa

En personas que poseen intolerancia hereditaria o que poseen malabsorción de la fructosa por la alteración de la flora intestinal o enfermedades inflamatorias, como síndrome de intestino irritable, el consumo de este azúcar puede causar el surgimiento de síntomas como:  

  • Náuseas y vómitos;
  • Sudoración fría;
  • Dolor abdominal;
  • Falta de apetito;
  • Diarrea o estreñimiento;
  • Exceso de gases;
  • Distensión abdominal;
  • Irritabilidad;
  • Mareos.

Como la leche materna no posee fructosa, el bebé sólo presenta síntomas cuando ingiere fórmulas lácteas artificiales o con la introducción de alimentos como papillas, jugos o frutas.

En caso que el bebé con intolerancia exceda la ingesta de fructosa, pueden surgir síntomas más graves como apatía, convulsiones e inclusive coma. Sin embargo, es importante recordar que la presencia de gases, diarrea y de distensión abdominal también son síntomas que surgen en la intolerancia a la lactosa, debiendo ser necesario acudir al médico para ser evaluado. Vea cómo identificar la intolerancia a la lactosa.

Cómo se confirma el diagnóstico

El diagnóstico de esta intolerancia lo realiza un gastroenterólogo o nutrólogo, en el que además de realizar una evaluación de los antecedentes clínicos y personales del individuo, también realizan un test donde retiran la fructosa de alimentación y observan si hay mejoría o no de los síntomas. 

Si existe alguna duda, también pueden solicitar exámenes de orina y de sangre para evaluar los efectos de la fructosa en el organismo, además de la prueba de hidrógeno espirado, que es un examen que mide a través de la respiración la capacidad del organismo de absorber al fructosa. 

¿Fue útil esta información?

Atualizado por Andreina De Almeida Rodríguez - Nutricionista, em marzo de 2022. Revisión clínica por Tatiana Zanin - Nutricionista, em marzo de 2022.

Bibliografía

  • NATIONAL CENTER FOR BIOTECHNOLOGY INFORMATION. Dietary fructose intolerance, fructan intolerance and FODMAPs. 2014. Disponível em: <https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3934501/>. Acceso en 22 mar 2019
Revisión clínica:
Tatiana Zanin
Nutricionista
Formada por la Universidad Católica de Santos con registro profesional CRN-3 nº 15097. Especialista en nutrición clínica por la Universidad de Porto.