Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.

Histeria: qué es, síntomas y cómo se realiza el tratamiento

En la actualidad el término de histeria se encuentra en desuso, debido a que se han definido algunas categorías para englobar los signos y síntomas que esta entidad psiquiátrica presentaba, en la actualidad el DSM-5 lo clasifica como trastorno de conversión y de somatización. El tratamiento debe ser realizado mediante psicoterapia, con el objetivo de hacer que la persona logre controlar mejor sus sentimientos y sentirse relajada. 

La histeria era un trastorno psicológico cuyos síntomas aparecían, normalmente, en casos de ansiedad extrema, en el cual la persona no lograba controlar sus emociones y su forma de reaccionar, haciéndolo de forma exagerada o perdiendo la conciencia, por ejemplo. 

Histeria: qué es, síntomas y cómo se realiza el tratamiento

Actualmente, el diagnóstico de lo que anteriormente se denominada histeria se conoce como trastorno de conversión junto con el trastorno de somatización. A pesar de que el trastorno por conversión es más frecuente en las mujeres, hoy se reconoce su presentación también en hombres. 

Principales síntomas

Las personas que padecen de trastorno de conversión o de somatización normalmente se irritan con mayor facilidad, además de presentar dependencia emocional de otras personas. Otros síntomas son:

  • Calambres y sensación de peso en los brazos y las piernas;
  • Parálisis y dificultad para mover los miembros;
  • Aumento de la frecuencia cardíaca;
  • Sensación de falta de aire;
  • Dolor de cabeza frecuente;
  • Desmayo;
  • Problemas del habla;
  • Amnesia;
  • Temblores;
  • Tics nerviosos;
  • Sensación de una "bola" en la garganta;
  • Movimientos musculares violentos. 

Estos síntomas, así como los rasgos de personalidad, aunque sean más comunes en mujeres, también pueden afectar hombres que sufren de ansiedad constante. Normalmente, los síntomas surgen en crisis que pueden durar algunas horas, días o semanas. 

Otras características comunes de quien padece de estos trastornos son: falta de voluntad propia, necesidad excesiva de sentir amor y simpatía extrema que puede variar con inestabilidad emocional.  

Actualmente, el término histeria se utiliza cada vez menos, dado que puede causar confusión en el momento del diagnóstico, además de poder generar un preconcepto, lo que puede agravar aún más los síntomas presentados por la persona. 

Qué puede causar trastorno de conversión o de somatización

Los síntomas del trastorno de conversión o de somatización, normalmente, comienzan cuando una gran carga de afecto y de emoción es reprimida, generando un gran sentimiento de culpa y ansiedad. Asimismo, algunos factores hereditarios también pueden estar involucrados, dado que este disturbio es más común dentro de una misma familia. 

Es más frecuente en personas que crecieron o viven en un ambiente familiar inestable y de gran tensión, pues perjudica la capacidad para lidiar con las emociones. En casos más inusuales, los síntomas pueden surgir después de la muerte de alguien cercano o la pérdida de contacto con alguien que se tenía un lazo sentimental importante. 

Cómo se realiza el tratamiento

La mejor forma de tratamiento para lo que antes se consideraba histeria, hoy trastorno de conversión o de somatización, consiste en realizar psicoterapia con un psicólogo, con la finalidad de identificar formas de lidiar con el exceso de ansiedad y aprender a lidiar con las propias emociones. 

Además, puede incluso ser necesario recurrir a un psiquiatra para iniciar el uso de medicamentos ansiolíticos, como el Alprazolam, para aliviar la sensación constante de ansiedad, principalmente durante las crisis. 

¿Fue útil esta información?
Más sobre este tema:

Ajuda
Carregando
...