Hepatitis A: síntomas, contagio y tratamiento

Revisión médica: Dr. Arthur Frazão
Oftalmólogo
abril 2022

La hepatitis A es una enfermedad infecciosa causada por el virus de la hepatitis A (VHA), provocando inflamación en el hígado y puede causar la aparición de algunos síntomas como cansancio, fiebre baja, dolor de cabeza y en la panza, por ejemplo. 

La infección por el virus del la hepatitis A ocurre principalmente por el consumo de agua y de alimentos contaminados y, por esto, es más común que ocurre en lugares en que las condiciones de higiene y saneamiento son más precarias. 

Los síntomas de la hepatitis A normalmente desparecen por si solos al cabo de algunos días, sin embargo, para que la recuperación sea más rápida, es importante que la persona se mantenga de reposo, beba bastante líquidos y tenga una alimentación leve, pues esto ayudará al organismo a eliminar el virus y a reponerse.

Principales síntomas

La mayoría de los casos de hepatitis A normalmente no dan lugar a la aparición de signos o síntomas, notándose sólo después de realizar pruebas de rutina para evaluar el funcionamiento del hígado. Sin embargo, en algunos casos los síntomas pueden aparecer al cabo de 15 a 40 días después de la infección, siendo los más comunes:

  • Cansancio y dolor de cabeza;
  • Náuseas y vómitos; 
  • Fiebre baja; 
  • Dolor de panza; 
  • Piel y ojos amarillos;
  • Orina oscura y heces claras.

En los casos más severos, en los que aparecen lesiones hepáticas, los síntomas pueden presentarse de forma más severa, pudiendo surgir fiebre alta, dolor abdominal, vómitos recurrentes y coloración de la piel muy amarilla. Estos síntomas suelen ser indicativos de hepatitis fulminante, en la que el hígado deja de funcionar. La evolución de la hepatitis A a hepatitis fulminante es rara, ocurriendo en menos del 1% de los casos.

Test online de síntomas

Para saber el riesgo que tiene de tener hepatitis A, seleccione los síntomas que presenta a continuación: 

  1. 1.Dolor en la región superior derecha del abdomen
  2. 2.Color amarillento en los ojos o en la piel
  3. 3.Heces amarillentas, grisáceas o blanquecinas
  4. 4.Orina oscura
  5. 5.Fiebre baja constante
  6. 6.Dolor en las articulaciones
  7. 7.Pérdida del apetito
  8. 8.Náuseas o mareos frecuentes
  9. 9.Cansancio fácil y sin razón aparente
  10. 10.Abdomen hinchado

Contagio de la hepatitis A

La principal vía de transmisión de la hepatitis A es la vía fecal-oral, es decir, a través del consumo de alimentos y agua contaminados con heces de personas portadoras del virus. Por este motivo, cuando los alimentos se preparan en lugares con malas condiciones higiénicas, existe un mayor riesgo de padecer la enfermedad.

Además, nadar en aguas contaminadas por aguas residuales o comer mariscos infectados también puede aumentar la probabilidad de contraer la infección por el virus de la hepatitis A.

Cómo se realiza al diagnóstico

El diagnóstico de hepatitis A debe ser realizado por el médico general o hepatólogo, los cuales deben evaluar los signos y síntomas presentados, así como solicitar la realización de exámenes que ayuden a identificar la presencia de anticuerpos contra el virus, lo cual es un indicio de que el VHA está circulando en el cuerpo, y pruebas que evalúen el funcionamiento del hígado, como TGO y TGP, que normalmente se alteran en caso de hepatitis.

Conozca más información sobre las pruebas que evalúan el hígado.

Cómo se realiza el tratamiento

Como en la mayoría de los casos la infección por el virus de la hepatitis A no se considera grave, el tratamiento se realiza únicamente con medicamentos para aliviar los síntomas, como analgésicos y medicamentos para las náuseas y vómitos, además de recomendar que la persona se mantenga de reposo y beba mucha agua para hidratarse y ayudar al organismo a recuperarse.

Por lo general, los síntomas desaparecen en 10 días y la persona se recupera por completo en 2 meses. Por lo tanto, durante este período, si vive con alguien que tiene esta enfermedad, debe usar hipoclorito de sodio o lejía para lavar el baño, con el fin de reducir el riesgo de contagiarse.

Durante el período de tratamiento también es importante tener una dieta saludable, preferentemente a base de vegetales, ya que así se puede favorecer el proceso de recuperación. Vea cómo deber ser la dieta para la hepatitis.

Qué hacer para prevenirla

Para prevenir la infección por el virus de la hepatitis A, es importante adoptar algunas medidas, como por ejemplo:

  • Colocarse la vacuna para la hepatitis A
  • Lavarse las manos después de ir al baño, cambiar pañales o antes de preparar los alimentos;
  • Cocinar bien los alimentos antes de comerlos, principalmente los mariscos;
  • Lavar objetos de uso personas, como cubiertos, platos, vasos y biberones;
  • No nadar en aguas contaminadas y evitar permanecer cerca de estos lugares; 
  • Beber siempre agua filtrada o hervida.

Las personas que tienen más probabilidades de contagiarse por esta enfermedad son aquellas que viven o viajan a lugares donde predomina la mala higiene y con poco o ningún saneamiento básico, además de los niños y las personas que viven en ambientes con mucha gente, como las guarderías y las casas de reposo para las personas mayores.

¿Fue útil esta información?

Atualizado por Andreina De Almeida Rodríguez - Nutricionista, em abril de 2022. Revisión médica por Dr. Arthur Frazão - Oftalmólogo, em abril de 2022.

Bibliografía

  • HEPATITE A. Sociedade Brasileira de Infectologia. Disponível em: <https://www.infectologia.org.br/pg/974/hepatite-a>. Acceso en 17 dic 2019
  • MINISTÉRIO DA SAÚDE. Hepatite A. Disponível em: <http://www.saude.gov.br/saude-de-a-z/combate-ao-aedes/746-saude-de-a-a-z/42159-hepatite-a>. Acceso en 17 dic 2019
Revisión médica:
Dr. Arthur Frazão
Médico general
Médico general especialista en Oftalmología por la Universidad Federal de Rio Grande do Norte en el 2008, con registro profesional en el CRM/PE 16878.