Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Síntomas de hígado graso y cómo eliminarlo

La acumulación de grasa en el hígado, técnicamente llamado esteatosis hepática, es un problema bastante común que puede ser causado por factores de riesgo como obesidad, diabetes, colesterol alto y consumo excesivo de bebidas alcohólicas.

A pesar de que ni siempre el paciente presente síntomas, puede sentir dolor en el lado derecho del abdomen, la barriga hinchada, náuseas, vómitos y malestar general. Si hay presencia de estos síntomas se debe consultar un hepatólogo para realizar exámenes que evalúen el funcionamiento del hígado y la gravedad de la enfermedad. Conozca algunos exámenes que evalúan la salud del hígado

La grasa en el hígado puede ser controlada con alteraciones en la dieta y la practica regular de actividad física, siendo importante seguir el tratamiento adecuado para evitar complicaciones como la cirrosis.

Grasa en el hígado
Grasa en el hígado

Grados de acumulación de grasa en el hígado

La acumulación de grasa en el hígado puede ser clasificada de acuerdo con su gravedad como se muestra a seguir:

  • Grado 1 o Esteatosis hepática simple: el exceso de grasa es considerado inofensivo. Generalmente el paciente no presenta síntomas y solo descubre el problema a través de un examen de sangre de rutina;
  • Grado 2 o Esteatosis hepática no alcohólica: además del exceso de grasa el hígado se inflama. Generalmente el paciente presenta síntomas como dolor en el lado derecho del abdomen y la barriga hinchada;
  • Grado 3 o Fibrosis hepática: existe grasa e inflamación que causa alteraciones en el órgano y en los vasos sanguíneos a su alrededor, pero el hígado todavía funciona normalmente;
  • Grado 4 o Cirrosis hepática: es la fase más grave de la enfermedad y surge después de años de inflamación, siendo caracterizada por la alteración en todo el hígado que causa reducción de su tamaño y dejan su forma irregular. La cirrosis puede evolucionar para cáncer o muerte del hígado siendo necesario en estos casos transplantar el órgano. 

Así además de evaluar la cantidad de grasa en el hígado, también es importante verificar la presencia de inflamación, ya que es la principal causa de muerte de las células de este órgano. Para evaluar la progresión de la enfermedad, se puede utilizar la Elastografía Hepática, que es un examen rápido y sin dolor.

Síntomas

Normalmente durante las primeras etapas de la enfermedad el paciente no siente ningún síntoma, descubriendo el problema ocasionalmente a través de exámenes para diagnosticar otra enfermedad. Sin embargo, en las etapas más avanzadas puede surgir el dolor en el lado superior derecho del abdomen, pérdida de peso sin explicación, cansancio, malestar general, náuseas y vómitos.

En caso de cirrosis, otros síntomas también pueden surgir como piel y ojos amarillentos, comezón en el cuerpo, hinchazón de la barriga, piernas y tobillos. 

Vea una lista más completa de los síntomas de estatosis hepática y haga nuestra prueba para saber cuáles son las posibilidades de tener este problema.

Factores de Riesgo

El riesgo de acumular grasa en el hígado no ligado al consumo excesivo de alcohol es mayor en los casos de:

  • Obesidad;
  • Diabetes tipo 2;
  • Hipertensión;
  • Colesterol alto;
  • Edad mayor a 50 años;
  • Fumar;
  • Hipotiroidismo;
  • Cirugía bariátrica.

La cirugía bariátrica y otros procedimientos para adelgazar aumentan el riesgo de acumular grasa en el hígado debido a alteraciones en el metabolismo causadas por la pérdida rápida de peso. Además de esto, este problema también puede surgir en personas que no tienen factores de riesgo, niños y mujeres embarazadas.

Diagnóstico

Los cambios en el hígado pueden detectarse inicialmente mediante un análisis de sangre que evalúa las sustancias producidas por ese órgano. En la presencia de valores alterados que indiquen que el hígado no está funcionando bien, el médico puede pedir exámenes complementarios como un ultrasonido, una tomografía, una elastografía hepática, resonancia magnética o una biopsia.

Sin embargo, es importante destacar que no siempre la grasa en el hígado causa cambios en los exámenes de sangre, lo que puede retrasar el diagnóstico de la enfermedad hasta que el paciente se haga una ecografía para investigar otros problemas.

ENTIENDA MEJOR CÓMO SE HACE EL DIAGNÓSTICO

La presencia de esteatosis hepática no siempre se caracteriza por alteraciones en el hepatograma, debiéndose interpretar los resultados que evalúan la presencia de lesión celular, colestasis y la función hepática, como se describe a continuación:

Exámenes de lesión hepatocelular

​​​​​Las transaminasas son enzimas del hígado que se liberan en la sangre después de que ocurre una lesión hepática. La AST, antiguamente conocida como TGO, se produce en el hígado, los riñones y en el músculo, y sus niveles elevados están más asociados a una lesión hepática; mientras que la ALT, antes llamada TGP, también puede ser encontrada en el corazón, músculo y eritrocitos.

La fosfatasa alcalina se produce en la placenta, riñón, intestino y leucocitos, pudiendo también elevarse durante la adolescencia y el embarazo. Por último, la gamaglutamil transpeptidasa, cuyas siglas son GGT, se puede encontrar en los túbulos renales, hígado, páncreas e intestino.

Exámenes de la función hepática

Para evaluar la función del hígado, se deben verificar los resultados de los exámenes de albúmina, bilirrubina y tiempo de protrombina, los cuales son importantes productos que reflejan cómo se encuentra el funcionamiento del hígado.

Diagnósticos

La presencia de cambios en los exámenes hepáticos puede indicar:

  • Enfermedad Hepática Alcohólica: la relación entre las enzimas AST / ALT suele ser 2 : 1 o superior, esto quiere decir que el valor de la AST en esta enfermedad es el doble que el de ALT. Además de esto, en caso de que los datos recogidos en la historia clínica de la persona no sean confiables, y los resultados de la Fosfatasa alcalina sean normales, la GGT esté elevada y haya macrocitosis se puede pensar en este diagnóstico;
  • Hepatitis Viral Crónica: provoca alteraciones en diversos parámetros de la función hepática;
  • Hepatitis Autoinmune: surge principalmente en mujeres jóvenes y de mediana edad con enfermedades autoinmunes, como problemas reumatológicos y tiroiditis.
  • Esteatosis hepática: es la enfermedad más común que provoca cambios en la función hepática, pero su diagnóstico no sólo puede ser hecho a través de exámenes de sangre, también se debe realizar una ecografía abdominal y observar si hay presencia de enfermedades asociadas como obesidad, diabetes o dislipidemia. Sin embargo, el medio más seguro para que la enfermedad sea diagnosticada es la realización de una biopsia.
  • Hepatitis isquémica: aparece en casos donde el volumen sanguíneo es bajo como hipotensión y hemorragias, y presenta las enzimas hepáticas ALT, AST y lactato deshidrogenasa elevadas.
  • Hepatitis tóxica: se identifica principalmente a través de los antecedentes tanto clínicos como personales del paciente. Sin embargo, la causa más frecuente suele ser una sobredosis de paracetamol.
  • Lesión hepática colestásica: en esta situación se suelen encontrar las enzimas AST y ALT ligeramente elevadas, en conjunto con un aumento de la fosfatasa alcalina y GGT.

Si el paciente no presenta síntomas y todas las evaluaciones iniciales son negativas, se debe iniciar el tratamiento con cambios en el estilo de vida como: bajar de peso, controlar de las enfermedades asociadas y realizar actividad física, además de esto, se debe suspender el uso de medicamentos potencialmente hepatotóxicos como la Amiodarona.

Los exámenes deben repetirse al cabo de 6 meses, y en caso de que persistan las alteraciones, se debe realizar una ecografía abdominal, pudiendo ser necesario la prescripción de exámenes complementarios como tomografía y biopsia.

Tratamiento

El tratamiento para la grasa en el hígado se hace principalmente con cambios en la dieta, la práctica regular de ejercicios físicos y la eliminación del consumo de alcohol. Además, también es necesario perder peso y controlar enfermedades que empeoran el problema, como diabetes, hipertensión y colesterol alto. Vea cómo deber ser la Dieta para el hígado graso

No hay medicamentos específicos para tratar este problema, pero el médico puede recomendar las vacunas contra la hepatitis B y C para prevenir la aparición de más enfermedades en el hígado. Algunos remedios caseros también pueden ser utilizados para ayudar al tratamiento, como el té de cardo mariano o el té de alcachofa, siendo importante primero pedir autorización del médico antes de usarlos.

¿Te gustó lo que leíste?   
 /  No

Si tienes alguna duda o encontraste algún error escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto.

Enviar Carregando elementos na página
Más sobre este tema:


Carregando
...