Gastroparesia: síntomas, causas, diagnóstico y tratamiento

Actualizado en abril 2024

La gastroparesia es la parálisis o disminución de los movimientos del estómago, lo cual generalmente está relacionado con daños en el nervio vago o en los músculos del estómago, lo que causa síntomas como náuseas, vómitos, sensación constante de estómago lleno, acumulación de gases y malestar abdominal.

La causa exacta de esta enfermedad, también llamada retraso del vaciamiento gástrico, es desconocida, pero es más frecuente en personas que sufren de diabetes tipo 1 y 2, denominándose gastroparesia diabética. Asimismo, algunos antidepresivos o medicamentos para la presión alta, como los bloqueadores de los canales de calcio, pueden causar gastroparesia.

El tratamiento de la gastroparesia es realizado con medicamentos indicados por el médico y la realización de una dieta adecuada, que debe ser orientada por un nutricionista, con el objetivo de evitar posibles complicaciones que afecten la calidad de vida de la persona.

Imagem ilustrativa número 1

Principales síntomas

Entre los principales síntomas de gastroparesia se incluyen los siguientes:

  • Náuseas;
  • Vómitos, que pueden contener alimentos ingeridos varias horas antes;
  • Dolor o hinchazón abdominal;
  • Sensación de estar lleno, incluso después de comer en poca cantidad;
  • Pesadez estomacal, incluso si la última comida fue realizada varias horas antes;
  • Producción excesiva de gases.

Los síntomas de la gastroparesia surgen a medida que el estómago no logra realizar los movimientos para digerir y pasar los alimentos al intestino.

En los casos más graves, también puede surgir pérdida de peso y de apetito y síntomas de deshidratación, como debilidad, mareos y boca seca.

Es importante consultar al gastroenterólogo siempre que aparezcan síntomas de gastroparesia, con la finalidad de que sea diagnosticado e iniciado el tratamiento más adecuado.

Posibles causas

La mayor parte de los casos de gastroparesia tiene causa desconocida, denominándose "gastroparesia idiopática".

Sin embargo, la gastroparesia puede estar asociada a las siguientes condiciones de salud:

  • Diabetes mellitus, causando gastroparesia diabética;
  • Cirugía gástrica anterior, que puede causar daños en el nervio vago;
  • Condiciones neurológicas, como esclerosis múltiple, enfermedad de Parkinson, tumores en el tronco cerebral o ACV;
  • Enfermedades reumáticas, como esclerodermia o amiloidosis;
  • Infecciones por virus, como rotavirus o norovirus;
  • Uso de ciertos medicamentos, como antidepresivos tricíclicos, opioides o bloqueadores de los canales de calcio.

Asimismo, otros medicamentos que pueden causar gastroparesia son los agonistas del GLP-1, indicados para el tratamiento de la diabetes tipo 2 y para la pérdida de peso, como liraglutida o semaglutida, por ejemplo.

La gastroparesia también puede ser causada por condiciones autoinmunes, como en el caso de la dismotilidad gastrointestinal autoinmune, que ocasiona un retraso del vaciamiento gástrico.

Cómo se hace el diagnóstico

El diagnóstico de la gastroparesia es llevado a cabo por el gastroenterólogo mediante la evaluación de los síntomas que presenta el individuo y de sus antecedentes médicos, como la presencia de diabetes mellitus o la previa realización de una cirugía en el área abdominal.

Por otra parte, también pueden indicarse pruebas como análisis de sangre para determinar los niveles de azúcar y de ciertas hormonas, como la tiroxina y la triyodotironina, por ejemplo.

Otros exámenes que el médico puede solicitar son la medición del vaciamiento gástrico, gammagrafía, endoscopia, ecografía y radiografía con contraste, con el objetivo de evaluar el aspecto del estómago, si posee comida sin digerir luego de estar en ayunas durante algunas horas y cuánto demoran los alimentos en pasar al intestino.

Estos exámenes también permiten al médico descartar otras enfermedades, como úlcera gástrica u obstrucción mecánica, o ver si la gastroparesia está relacionada con afecciones como síndrome de intestino irritable, indigestión o reflujo gastroesofágico, por ejemplo. Conozca los síntomas y el tratamiento del síndrome de intestino irritable

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento de la gastroparesia debe ser llevado a cabo bajo la orientación del gastroenterólogo e involucra cambios en la dieta, uso de medicamentos, estimulación gástrica o cirugía.

Los principales tratamientos para la gastroparesia incluyen:

1. Cambios en la dieta

El médico puede recomendar cambios en la dieta, como reducir el tamaño de las porciones de los alimentos y tener una dieta leve, pobre en grasas, rica en fibras solubles y que sea líquida en su mayor parte, con el objetivo de garantizar el suministro adecuado de nutrientes, mantener la hidratación del cuerpo y facilitar el vaciamiento gástrico.

De la misma forma, también es importante controlar los niveles de azúcar en la sangre, principalmente en personas diabéticas. Vea cómo controlar la diabetes con la alimentación

2. Uso de medicamentos

El uso de medicamentos, como eritromicina, domperidona o cisaprida, puede ser indicado por el médico para aumentar el tránsito intestinal. 

Además, puede recomendarse el uso de medicamentos antieméticos como la metoclopramida, para controlar las náuseas y los vómitos.

3. Toxina botulínica

La inyección de toxina botulínica puede ser realizada por el médico en el píloro, que es un esfínter en la parte final del estómago, con el objetivo de paralizarlo y mantenerlo abierto por más tiempo, lo que puede ayudar a aliviar los síntomas de la gastroparesia.

4. Estimulación eléctrica gástrica

La estimulación eléctrica gástrica puede ser indicada por el médico para ayudar a aliviar los síntomas de la gastroparesia, en especial los vómitos frecuentes.

Este tipo de tratamiento es llevado a cabo mediante cirugía por laparotomía, donde el médico coloca un dispositivo con batería cerca del píloro, el cual envía señales eléctricas al estómago, ayudando a controlar los vómitos.

5. Nutrición parenteral

En los casos más graves de gastroparesia, donde la persona no logra alimentarse por vía oral, puede ser necesario tener una alimentación a través de nutrición parenteral para proporcionar todos los nutrientes que la persona necesita y evitar complicaciones como la deshidratación o la desnutrición.

La nutrición parenteral es llevada a cabo mediante la aplicación del alimento en forma líquida y estéril vía intravenosa. Entienda mejor qué es la nutrición parenteral.

6. Yeyunostomía

La yeyunostomía es un tratamiento en el cual el médico coloca una sonda mediante una abertura quirúrgica en la piel, conectándola al yeyuno, una porción del intestino delgado entre el duodeno y el íleon.

De esta manera, la persona recibe la alimentación enteral a través de la sonda, siendo este tratamiento realizado en casos de desnutrición grave causada por la gastroparesia.

7. Cirugía

El médico también puede recomendar cirugía con el objetivo de facilitar el vaciamiento gástrico, pudiendo ser indicada en los casos donde no hay mejoría con las otras opciones de tratamiento.

Posibles complicaciones

Las complicaciones de la gastroparesia son desnutrición grave, deshidratación debido a los vómitos constantes, síndrome de Mallory-Weiss o dificultad para controlar los niveles de azúcar en la sangre en diabéticos.

Asimismo, la gastroparesia puede causar la acumulación de alimentos no digeridos o parcialmente digeridos en el estómago, formando unas masas, conocidas como bezoares, que pueden quedarse retenidas en el estómago.

La gastroparesia también puede ocasionar malabsorción de medicamentos, complicaciones relacionadas con los procedimientos quirúrgicos, necesidad de hospitalización frecuente y empeoramiento de la calidad de vida.

Vídeos relacionados