Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Falta de Aire: Principales causas y qué hacer

La falta de aire, también conocida científicamente como disnea, puede tener diversas causas como: exceso de actividad física, ansiedad, nerviosismo, bronquitis o asma, además de otras situaciones que pueden ser más graves y que deben ser investigadas por el médico.

Cuando surge la sensación de falta de aire, el primer paso es sentarse y tratar de calmarse, pero si esta sensación no mejora al cabo de media hora o, en caso de que empeore, se debe acudir al servicio de urgencias. 

Falta de Aire: Principales causas y qué hacer

Principales causas de falta de aire

Algunas de las principales causas o enfermedades que pueden causar falta de aire son: 

1. Estrés y ansiedad

Las causas emocionales son las causas más frecuentes de falta de aire en las personas sanas. Por lo que en caso de ansiedad, exceso de estrés o incluso en una crisis de trastorno del pánico, el individuo puede presentar dificultad para respirar.

Qué hacer: Es importante buscar ayuda psicológica para lidiar con los problemas sin perjudicar la salud. Además de esto, se recomienda realizar actividad física, mantener una alimentación saludable, tomar un té relajante como manzanilla o ingerir cápsulas de valeriana. Conozca algunos remedios caseros para calmar la ansiedad.

2. Exceso de actividad física

Las personas que no están acostumbradas a practicar actividad física, pueden sentir falta de aire al iniciar cualquier tipo de ejercicio, principalmente al caminar o correr, debido a la falta de acondicionamiento físico. Por lo general suele ocurrirle a las personas con sobrepeso o sedentarias. 

Qué hacer: en este caso, basta con seguir practicando actividad física regularmente para que el corazón y la respiración se acostumbren al esfuerzo físico.

3. Embarazo

La falta de aire es común después de las 26 semanas de gestación, debido a que el diafragma se comprime por el crecimiento de la barriga, esto hace que los pulmones tengan menos espacio para distenderse.

Qué hacer: debe sentarse en una silla cómoda o recostarse en la cama con unas almohadas, cerrando los ojos y concentrándose en su respiración, intentando inspirar y expirar profunda y lentamente. Para dormir, lo ideal es utilizar una almohada para quedar en un ángulo de 45º y facilitar la respiración. Conozca otras causas y si la falta de aire puede afectar al bebé.

4. Problemas cardíacos

Enfermedades como la insuficiencia cardíaca causa falta de aire al realizar esfuerzos, como al levantarse de la cama o al subir escaleras. Normalmente, las personas con esta condición refieren que la falta de aire empeora con el paso del tiempo y el individuo también puede presentar dolor en el pecho, tipo angina. Conozca más síntomas de problemas en el corazón.

Qué hacer: debe seguir el tratamiento indicado por el médico, que generalmente se hace con el uso de medicamentos.

5. Enfermedades respiratorias

La gripe y el resfriado, especialmente cuando el individuo está con mucha flema o catarro, puede causar falta de aire y tos. Pero ciertas enfermedades, como el asma, bronquitis, neumonía, edema pulmonar y neumotórax también pueden causar sensación de falta de aire. A continuación, se indican algunas características de las principales enfermedades respiratorias que causan este síntoma:

  • Asma: la falta de aire comienza de repente, puede sentirse sofocado o con una sensación de opresión en el pecho, y pueden estar presentes signos como tos y expiración prolongada;
  • Bronquitis: la falta de aire está directamente relacionada con la flema acumulada en las vías aéreas o en los pulmones;
  • EPOC: la falta de aire comienza lentamente y va empeorando con el paso del tiempo, normalmente afecta a las personas con bronquitis o enfisema. La falta de aire suele estar acompañada de otros síntomas como tos fuerte con flema y expiración prolongada;
  • Neumonía: la falta de aire comienza de forma gradual y va empeorando con el paso del tiempo. Además, también puede presentar dolor de espalda o directamente en el pulmón (al respirar), fiebre y tos;
  • Neumotórax: la falta de aire comienza de forma repentina, estando acompañado de dolor de espalda o en el pulmón al respirar;
  • Embolia pulmonar: la falta de aire comienza repentinamente, pudiendo estar acompañada de tos, dolor de pecho y desmayo. Esta enfermedad suele afectar a individuos que pasaron por una cirugía reciente y que se mantuvieron en reposo durante algún tiempo. Además de esto, las mujeres que toman pastillas anticonceptivas tienen mayor riesgo de sufrir esta enfermedad.

Qué hacer: en caso de gripe o resfriado, se deben tomar medicamentos, bajo indicación médica, que permitan expulsar las flemas y la mucosidad para respirar mejor. En el caso de enfermedades más graves, debe seguir el tratamiento indicado por el médico, que puede realizarse con uso de medicamentos específicos y fisioterapia respiratoria.

6. Obstrucción de las vías aéreas

Cuando hay una obstrucción de las vías aéreas, la falta de aire surge de forma repentina. Esta obstrucción puede ocurrir en diversas situaciones como: al comer; en el caso de los bebés cuando se tragan algún objeto o lo respiran a través de la nariz; o en personas encamadas.

La obstrucción de las vías aéreas puede ser parcial o total, cuando es parcial el individuo consigue respirar con alguna dificultad y por lo general comienza a toser hasta expulsar el objeto. Sin embargo, cuando la obstrucción es total, se puede identificar porque no se escucha sonido al respirar o el individuo no consigue hablar o toser y, por lo general, sufre de un paro cardiorrespiratorio, cayendo inconsciente.

Qué hacer: cuando el objeto se encuentra en la nariz o se puede remover fácilmente de la boca, se puede intentar retirarlo con mucho cuidado. Sin embargo, lo ideal es colocar a la persona de lado para desobstruir sus vías aéreas, cuando no es posible identificar lo que está dificultando la respiración se debe llamar al número de emergencia o acudir al servicio de urgencias lo más pronto posible.

En caso que la persona caiga inconsciente, se debe iniciar la maniobra de Reanimación Cardiopulmonar, mejor conocida como RCP, hasta que llegue el personal médico al lugar. Vea cómo debe realizarse el RCP

7. Reacción alérgica

En este caso, la falta de aire comienza de forma repentina después de ingerir algún medicamento, comer algo a lo que el individuo sea alérgico o después de una picadura de insecto al que se tenga alergia. Este es un síntoma característico que surge cuando se trata de una alergia grave, pudiendo causar un shock anafiláctico

Qué hacer: las personas con cuadros graves de alergia, por lo general llevan consigo una inyección de adrenalina para su uso en caso de emergencia. Si es así, ésta debe aplicarse inmediatamente, debiendo comentarle al personal médico de que la inyección fue administrada. 

Cuando la persona no posee esta inyección, se debe llamar a una ambulancia o trasladar al individuo al servicio de urgencias de inmediato. En caso de paro cardiorrespiratorio debe iniciar la técnica de reanimación cardiopulmonar, mejor conocida como RCP. Vea cómo realizar RCP.  

8. Obesidad

El exceso de peso y la obesidad también pueden causar falta de aire cuando se está acostado o durmiendo, porque el peso disminuye la capacidad de expansión de los pulmones durante la entrada de aire.

Qué hacer: para tratar de respirar mejor y con menos esfuerzo, se pueden utilizar almohadas para dormir para intentar quedarse en una posición más inclinada, sin embargo, lo más importante es perder peso a través de una dieta equilibrada indicada por un nutricionista.

9. Enfermedades Neuromusculares

La Miastenia gravis y la Esclerosis lateral amiotrófica también pueden causar sensación de falta de aire, debido a que estas enfermedades producen debilidad de los músculos que producen la respiración.

Qué hacer: se debe seguir el tratamiento indicado por el médico para controlar la enfermedad, además de mantenerlo siempre informado sobre con qué frecuencia siente falta de aire, debido a que puede ser necesario cambiar el medicamento o ajustar su dosis.

10. Disnea paroxística nocturna

Esta es una de las causas más comunes de sensación de falta de aire por la noche, provocando dificultad para dormir. Generalmente, es causada por problemas cardíacos o enfermedades respiratorias, como bronquitis crónica o asma.

Qué hacer: en estos casos, se recomienda una consulta médica, ya que puede ser necesario realizar algunos exámenes de laboratorio para identificar la enfermedad e iniciar el tratamiento adecuado.

¿Qué hacer en caso de falta de aire?

En caso de falta de aire, el primer paso es mantener la calma y sentarse cómodamente, cerrando los ojos de manera que pueda concentrarse en su propia respiración. Después de esto, se deben iniciar ejercicios de inspiración y expiración durante algunos minutos, de manera que pueda regular la respiración y aliviar la falta de aire. 

Si la falta de aire está siendo causada por alguna enfermedad pasajera, como gripe o resfriado, puede realizar nebulizaciones inhalando el vapor del té de eucalipto, ya que esto ayudará a desobstruir las vías aéreas, facilitando el paso del aire y disminuyendo la incomodidad. 

Sin embargo, si la falta de aire está siendo causada por enfermedades más complicadas, como asma o bronquitis, puede que sea necesario la utilización de medicamentos específicos para desobstruir las vías aéreas, como Aerolin o Salbutamol, indicados por el médico. 

Exámenes necesarios 

No siempre son necesarios exámenes para identificar la causa de la falta de aire, porque en algunos casos son obvios, como por ejemplo: cansancio, obesidad, estrés, embarazo, asma, bronquitis o alguna enfermedad cardíaca o respiratoria que ya haya sido diagnosticada anteriormente.

Pero en algunos casos, podrá ser necesario realizar una radiografía de tórax, un electrocardiograma, una espirometría, hematología, glucemia, TSH, urea, electrolitos y gases arteriales, para que el médico pueda diagnosticar la causa de este síntoma.

¿Qué debe informarle al médico?

Algunas informaciones que pueden ser útiles al médico para poder descubrir la causa e indicar el tratamiento son:

  • ¿Cuándo surgió la falta de aire?, si fue repentina o fue empeorando poco a poco;
  • ¿En qué época del año?, y si la persona estaba fuera o no del país;
  • Si ha hecho actividad física o algún esfuerzo antes de iniciar este síntoma;
  • Con qué frecuencia surge y los momentos más complicados;
  • Si está acompañado de otros síntomas al mismo tiempo, como por ejemplo: tos, flema o del uso de algún medicamento.

También es muy útil para el médico saber si la sensación de falta de aire da sensación de sofoco, si siente opresión en el pecho o si realmente tiene que esforzarse para respirar.

¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda, escríbala en el espacio a continuación para que podamos mejorar nuestro texto::

Atenção! Só poderemos responder diretamente se deixar o seu email.
Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje