Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Principales causas de falta de aire

La falta de aire también conocida científicamente como disnea, puede tener diversas causas como exceso de actividad física, ansiedad, nerviosismo, bronquitis o asma, además de otras situaciones más graves que deben ser investigadas por el médico.

Cuando la falta de aire surge, los primeros pasos a seguir son sentarse y tratar de calmarse, pero si la sensación de falta de aire no mejora al cabo de media hora o, en caso de que empeore se debe acudir a la emergencia hospitalaria. 

Principales causas de falta de aire

Principales causas de falta de aire

Algunas de las principales causas o enfermedades que pueden causar falta de aire son: 

1. Problemas emocionales

Las causas emocionales son las causas más frecuentes de falta de aire en las personas sanas. Así que, en caso de ansiedad, exceso de estrés o incluso en una crisis de síndrome del pánico, el individuo puede presentar dificultad para respirar.

Qué hacer: Tomar un té calmante como el de manzanilla, o las cápsulas de valeriana son buenas opciones, pero también es importante buscar ayuda psicológica para lograr lidiar con los problemas, sin perjudicar su salud. 

2. Actividad física extenuante

Las personas que no están acostumbradas a practicar actividad física, pueden sentir falta de aire al iniciar cualquier tipo de actividad, pero principalmente al caminar o correr, debido a la falta de acondicionamiento físico. Las personas con sobrepeso son las más afectadas, pero la falta de aire también puede suceder en personas que se encuentren en su peso ideal.

Qué hacer: En este caso, basta con seguir practicando actividad física regularmente para que el corazón y la respiración se acostumbren al esfuerzo físico.

3. Embarazo

La falta de aire es común después de las 26 semanas de gestación debido al crecimiento de la barriga, que comprime el diafragma, habiendo menos espacio para los pulmones.

Qué hacer: Debe sentarse recostada cómodamente en una silla, cerrando los ojos y concentrándose en la propia respiración, intentando inspirar y expirar profunda y lentamente. Usar almohadas puede ser una buena estrategia para dormir mejor. 

4. Problemas cardíacos

Las enfermedades cardíacas, como insuficiencia cardíaca o pericarditis, causan falta de aire al hacer esfuerzos como levantar la cama o subir escaleras. Normalmente las personas con esta condición refieren que se sienten sofocados o con urgencia para respirar. Normalmente el individuo también presenta dolor en el pecho tipo angina, semanas o meses antes de iniciar la sensación de falta de aire. En la mayoría de los casos, los problemas de corazón en el corazón.

Qué hacer: Debe seguir el tratamiento indicado por el médico, que generalmente se hace con el uso de medicamentos.

5. Enfermedades respiratórias

La gripe y el resfriado, especialmente cuando el individuo está con mucha flema o catarro puede causar falta de aire y tos. Pero ciertas enfermedades como el asma, la bronquitis, la neumonía, el edema pulmonar, el neumotórax también pueden causar sensación de falta de aire. Indicamos a continuación las características de las principales enfermedades respiratorias que causan este síntoma:

  • Asma: la falta de aire comienza de repente, puede sentirse sofocado o sensación de opresión en el pecho, y pueden estar presentes signos como tos y expiración prolongada;
  • Bronquitis: la falta de aire está directamente relacionada con la flema en las vías aéreas o en los pulmones;
  • EPOC: La falta de aire comienza muy despacio y va empeorando con el paso de los días, normalmente afecta a las personas con bronquitis o enfisema. Hay tos fuerte con flema y expiración prolongada;
  • Neumonía: la falta de aire comienza de forma gradual y va empeorando, hay también dolor en la espalda o en el pulmón al respirar, fiebre y tos;
  • Pneumotórax: la falta de aire comienza de forma repentina y también hay dolor en la espalda o en el pulmón al respirar;
  • Embolia pulmonar: la falta de aire comienza repentinamente, afectando especialmente a las personas que se hicieron una cirugía reciente que se mantuvieron de reposo, o en las mujeres que toman pastillas anticonceptivas. También pueden aparecer tos, dolor de pecho y desmayo.

Qué hacer: En caso de gripe o resfriado puede tomar jarabes para expulsar la flema y conseguir respirar mejor, en el caso de enfermedades más graves, debe seguir el tratamiento indicado por el médico, que puede ser hecho con uso de medicamentos y fisioterapia respiratoria.

6. Pequeño objeto en las vías aéreas

La falta de aire comienza de forma repentina, al comer o con sensación de algo en la nariz o en la garganta. Generalmente se oye algún sonido al respirar o puede ser imposible hablar o toser, y los bebés y los niños son los más afectados, aunque también puede ocurrir en personas encamadas.

Qué hacer: Cuando el objeto se encuentra en la nariz o se puede quitar fácilmente de la boca, se puede intentar retirarlo con mucho cuidado, usando una pinza. Sin embargo, es más seguro acostar a la persona de lado para desobstruir sus vías aéreas, cuando no es posible identificar lo que está dificultando la respiración, se debe ir a la emergencia médica.

7. Reacción alérgica

En este caso, la falta de aire comienza de forma repentina después de tomar algún medicamento, comer algo a lo que sea alérgico o al ser picado por algún insecto.

Qué hacer: Las personas con graves cuadros de alergia, normalmente tienen una inyección de adrenalina para su uso en caso de emergencia. Si es así, ésta debe aplicarse inmediatamente, y se debe advertir al médico. Cuando la persona no tiene esa inyección, esto puede indicar que el médico no ha identificado ningún cuadro de alergia grave. En ese caso debe llamar a una ambulancia o llevar al individuo al servicio de emergencia inmediatamente.

8. Obesidad

El exceso de peso y la obesidad también pueden causar falta de aire cuando se está acostado o durmiendo porque el peso disminuye la capacidad de expansión de los pulmones durante la entrada de aire.

Qué hacer: Para conseguir respirar mejor, con menos esfuerzo, puede usar almohadas para dormir, pero es muy importante perder peso, siendo acompañado por un nutricionista.

9. Enfermedades Neuromusculares

La Miastenia gravis y la Esclerosis lateral amiotrófica también pueden causar sensación de falta de aire debido a la debilidad de los músculos de la respiración.

Qué hacer: Seguir el tratamiento indicado por el médico que se hace con el uso de medicamentos, y mantenerlo siempre informado sobre la frecuencia en que la falta de aire surge, porque puede ser necesario cambiar el medicamento o ajustar su dosis.

10. Disnea paroxística nocturna

Esta es una de las causas comunes de sensación de falta de aire por la noche, durante el sueño, provocando dificultad para dormir, que generalmente es causada por problemas cardíacos o enfermedades respiratorias como bronquitis crónica o asma.

Qué hacer: En estos casos, se recomienda una consulta médica, ya que puede ser necesario realizar algunos exámenes de laboratorio para identificar la enfermedad y así iniciar el tratamiento adecuado.

Qué hacer en caso de falta de aire

En caso de falta de aire, el primer paso es mantener la calma y sentarse comodamente, cerrando los ojos de manera que pueda concentrarse en la propia respiración. Después de esto, se debe iniciar ejercicios de inspiración y expiración durante algunos minutos, de manera que pueda regular la respiración y aliviar la falta de aire. 

Si la falta de aire está siendo causada por alguna enfermedad pasajera como gripe o resfriado, las nebulizaciones hechas con el vapor del té de eucalipto pueden ayudar a desobstruir las vías aéreas, facilitando el paso del aire y disminuyendo la incomodidad. 

Sin embargo, si la falta de aire está siendo causada por enfermedades como asma o bronquitis, puede que sea necesario la utilización de medicamentos específicos para desobstruir las vías aéreas como Aerolin o Salbutamol, indicados por el médico. 

Exámenes necesarios 

No siempre son necesarios exámenes para identificar la causa de la falta de aire porque en algunos casos son obvios como cansancio, obesidad, estrés, embarazo o cuando la persona ya posee asma, bronquitis o alguna enfermedad cardíaca o respiratoria que ya haya sido descubierta anteriormente.

Pero en algunos casos son necesarios, y por esto puede que se realizar un rayos X de tórax, un electrocardiograma, una espirometria, hematología, glicemia, TSH, urea, electrolitos y gases arteriales. 

Qué debe decirle al médico

Algunas informaciones que pueden ser útiles para el médico para poder descubrir la causa e indicar el tratamiento son:

  • ¿Cuándo surgió la falta de aire?, si fue repentina o fue empeorando poco a poco;
  • ¿En qué época del año?, y si la persona estaba fuera del país o no;
  • Si ha hecho actividad física o algún esfuerzo antes de iniciar este síntoma;
  • Con qué frecuencia surge y los momentos más difíciles;
  • Si está acompañado de otros síntomas al mismo tiempo como tos, flema o del uso de algún medicamento.

También es muy útil para el médico saber si la sensación de falta de aire que tiene parece sensación de esfuerzo para respirar, de sentirse sofocado o de opresión en el pecho.

Más sobre este tema:
Carregando
...