Dolor en la mandíbula: 8 principales causas y cómo tratarlo

Existen diversos factores que pueden generar dolor en la mandíbula, como es el caso de la disfunción de la articulación temporomandibular (ATM), problemas dentales, sinusitis, bruxismo, osteomielitis e incluso dolor neuropático. 

Además de dolor en la mandíbula, estas alteraciones también pueden provocar otros síntomas como dolor de cabeza, de oído e incluso secreción nasal, a los cuales se debe prestar atención para poder identificar la causa.

El tratamiento dependerá de la causa, por lo que es importante acudir con un médico para que identifique el diagnóstico y prescriba el tratamiento adecuado.

Dolor en la mandíbula: 8 principales causas y cómo tratarlo

Las alteraciones más comunes que ocasionan dolor en la mandíbula son:

1. Disfunción temporomandibular

La disfunción temporomandibular es causada por un trastorno en la articulación temporomandibular (ATM), la cual es responsable por unir el maxilar al cráneo. Este síndrome genera incomodidad en la región del rostro y la mandíbula, dolor de cabeza persistente, dolor de oído, chasquidos al abrir la boca o incluso sensación de vértigo y zumbidos. 

Las causas más comunes de la disfunción temporomandibular son apretar mucho los dientes al dormir, haber sufrido algún golpe en la región o tener el hábito de morderse las uñas, por ejemplo. Conozca más sobre este problema

Cómo es realizado el tratamiento: puede llevarse a cabo mediante la colocación de una placa rígida que recubra los dientes al dormir, la realización de fisioterapia y técnicas de relajación, la toma de analgésicos y antiinflamatorios en la fase aguda o la ejecución de terapia láser o de cirugía. 

2. Cefalea en racimos

La cefalea en racimos es una enfermedad inusual que se caracteriza por un dolor de cabeza muy fuerte que afecta solo un lado del rostro y también puede provocar enrojecimiento, lagrimeo y dolor en el ojo del mismo lado donde se produce el dolor, el cual puede irradiarse por toda la cara, incluyendo el oído y la mandíbula. 

Cómo es realizado el tratamiento: puede ser realizado con medicamentos, como antiinflamatorios no esteroideos u opioides, y mediante el uso de una mascarilla de oxígeno al 100%, administrados en los momentos de crisis. Asimismo, reducir el consumo de comidas como embutidos y tocino, que son ricos en nitratos y suelen empeorar los dolores, puede ayudar a prevenir que se genere una crisis. 

3. Sinusitis

La sinusitis es una inflamación de los senos paranasales que provoca síntomas como dolor de cabeza, secreción nasal y sensación de pesadez en el rostro, especialmente en la frente y en los pómulos, pues en estas zonas es que se localizan los senos paranasales. Conozca cómo identificar esta enfermedad

Cómo es realizado el tratamiento: debe ser indicado por un médico general u otorrinolaringólogo, los cuales pueden recomendar el uso de aerosoles nasales, analgésicos, corticoesteroides orales o antibióticos, por ejemplo. 

4. Problemas dentales

Otro factor que puede ocasionar dolor en la mandíbula es la presencia de algún problema dental, como enfermedad gingival, abscesos o caries, los cuales generalmente provocan dolor intenso en la zona del problema que se puede irradiar hacia la mandíbula. 

Cómo es realizado el tratamiento: depende del problema dental que esté originando el dolor, razón por la que lo ideal es acudir al dentista para que realice el procedimiento necesario y recete medicamentos para el dolor y la inflamación y, de ser preciso, antibióticos. 

5. Neuralgia del trigémino

La neuralgia del trigémino es un dolor facial fuerte que ocurre debido a una disfunción del nervio trigémino, responsable por conducir información sensitiva desde el rostro hasta el cerebro y controlar los músculos involucrados en la masticación. Esta enfermedad provoca síntomas como dolor intenso en cualquier región de la cara. 

Cómo es realizado el tratamiento: es efectuado con remedios analgésicos, como paracetamol o dipirona; anticonvulsivantes, como carbamazepina o gabapentina; relajantes musculares, como diazepan o baclofeno, o antidepresivos, como amitriptilina. Asimismo, también puede ser necesario recurrir a cirugía. Conozca más sobre el tratamiento

6. Bruxismo

El bruxismo consiste en el acto inconsciente de apretar o rechinar los dientes constantemente, el cual puede ocurrir durante el día o durante la noche y causar síntomas como desgaste de la superficie de los dientes, dolor al masticar y al abrir la boca, dolor en las articulaciones temporomandibulares, cefaleas al despertar o incluso cansancio. Conozca qué hacer para controlar el bruxismo

Cómo es realizado el tratamiento: es llevado a cabo mediante sesiones de relajación, pues esta condición suele estar provocada por el exceso de ansiedad, y con el uso de una placa de protección dental, la cual debe colocarse en los dientes antes de ir a dormir. 

7. Dolor neuropático

El dolor neuropático es ocasionado por una lesión en el sistema nervioso que puede ser provocada por infecciones, como el herpes, o por enfermedades, como la diabetes, o ser el resultado de una disfunción del sistema nervioso. Los síntomas más comunes que suelen surgir en el dolor neuropático son: dolor que puede estar acompañado por edema y sudoración excesiva, alteraciones del flujo sanguíneo en la zona o alteraciones de los tejidos, como atrofia u osteoporosis. 

Cómo es realizado el tratamiento: consiste en el uso de medicamentos anticonvulsivantes, como carbamazepina o gabapentina; analgésicos de acción central, como tramadol y tapentadol, o incluso antidepresivos, como amitriptilina y nortriptilina, los cuales, aparte de aliviar el dolor, actúan en la depresión, que es muy frecuente en personas con dolor en fase crónica. 

Además, también se puede recurrir a fisioterapia, terapia ocupacional y estímulos eléctricos y térmicos para mejorar la función física y ayudar a la persona a ganar funcionalidad. En casos más graves de dolor neuropático, puede ser necesario recurrir a cirugía.

8. Osteomielitis

La osteomielitis consiste en una infección del hueso que puede ser causada por bacterias, hongos o virus. Esta infección suele ocurrir por contaminación directa del hueso a través de un corte profundo, fractura o implante de una prótesis, o por medio de la circulación sanguínea durante el curso de una enfermedad infecciosa, como absceso, endocarditis o tuberculosis, por ejemplo. 

Los síntomas más comunes que pueden surgir en esta enfermedad son dolor óseo intenso, inflamación en la zona afectada, fiebre, temblores y dificultad para mover la región. 

Cómo es realizado el tratamiento: puede ser tratada por medio del uso de dosis elevadas de antibióticos durante un tiempo prolongado. La cirugía también puede indicarse, en ciertos casos, para remover tejidos muertos y facilitar así la recuperación. 

¿Fue útil esta información?
Más sobre este tema: