¿Cómo tratar el dolor de rodilla después de correr?

Para tratar el dolor en la rodilla después de correr puede ser necesario pasar una pomada antiinflamatoria, como Diclofenaco o Ibuprofeno, aplicar compresas frías o, de ser necesario, sustituir los entrenamientos de corrida por una caminata hasta que el dolor disminuya.

Generalmente, el dolor en la rodilla es un síntoma que puede aparecer debido al síndrome de fricción de la banda iliotibial, el cual ocurre más frecuentemente en personas que corren todos los días y se caracteriza por dolor en la parte lateral de la rodilla.

Sin embargo, el dolor después de correr también puede surgir debido a problemas como desgaste de la articulación o por tendinitis y, cuando el dolor no desaparece al final de una semana o aumenta progresivamente, se aconseja parar de correr y buscar atención de un ortopedista o fisioterapeuta para identificar la causa del dolor en la rodilla, pudiendo ser necesaria la realización de exámenes de diagnóstico, como radiografía o tomografía computarizada. Conozca más sobre el dolor de rodilla.

¿Cómo tratar el dolor de rodilla después de correr?

De esta forma, algunas estrategias que pueden ayudar a aliviar el dolor después de correr incluyen:

1. Usar un rodillo de automasaje

El rodillo de espuma para automasaje, también conocido como foam roller, es excelente para combatir los dolores en las rodillas, pantorrillas, cuádriceps y espalda. Sólo es necesario colocar el rodillo en el suelo y dejar que se deslice sobre el área dolorida durante 5 a 10 minutos.

Lo ideal es tener un rodillo grande, con alrededor de 30 cm que sea bien firme para poder soportar el peso del cuerpo, puesto que la persona tiene que dejar caerlo encima del rodillo.

2. Usar hielo en la rodilla

En el caso de surgir dolor después de correr, se puede aplicar una compresa fría o hielo en la rodilla, principalmente cuando está hinchado y enrojecido, puesto que ayuda a disminuir la sensación de dolor y la inflamación.

En estos casos, es necesario que el hielo actúe durante alrededor de 15 minutos, aplicándolo por lo menos 2 veces al día, siendo una de las aplicaciones realizada después de correr. También es importante envolver el hielo con un paño fino para evitar quemaduras de la piel. Pueden utilizarse cubos de hielo del congelador, una bolsa de verduras congeladas o compresas específicas de agua fría que se pueden comprar en la farmacia.

Asimismo, después de aplicar el hielo se puede realizar un pequeño masaje en la rodilla, moviendo el hueso redondo (rótula) de un lado para otro durante 3 a 5 minutos.

3. Usar zapatos para correr

Es importante usar zapatos apropiados para correr siempre que se vaya a entrenar, porque estos acomodan mejor el pie y disminuyen la probabilidad de lesiones. Fuera del entrenamiento se deben usar zapatos cómodos que permitan apoyar bien los pies, que posean una suela de goma con máximo 2,5 cm. Además, de ser posible, se debe optar por correr en caminos de tierra porque el impacto en las rodillas es menor.

4. Usar un tensor en la rodilla

Por lo general, la colocación de una cinta elástica en la rodilla durante todo el día ayuda a inmovilizarla y a disminuir el dolor, puesto que promueve la sensación de opresión y comodidad. Además de esto, si se utiliza durante la corrida también podría disminuir el dolor y el malestar.

5. Realizar estiramientos leves 2 veces al día

Cuando el dolor surge en la rodilla durante la corrida o inmediatamente después de terminar, se debe estirar suavemente, flexionando la pierna para atrás y sosteniéndola con una mano, o sentándose en una silla con los dos pies en el suelo y estirar lentamente la pierna con la rodilla afectada, realizando 3 series de alrededor de 10 repeticiones cada una.

6. Tomar analgésicos y antiinflamatorios

El dolor en la rodilla después de correr puede disminuir después de tomar un analgésico, como Paracetamol, o aplicar una pomada antiinflamatoria, como Cataflam cada 8 horas. No obstante, su uso sólo debe ser realizado después de la indicación del médico u ortopedista.

Además, en algunos casos, como lesión de los ligamentos, puede ser necesario realizar cirugía en la rodilla para colocar una prótesis, por ejemplo.

7. Comer alimentos antiinflamatorios diariamente

Ciertos alimentos que pueden ayudar a aliviar el dolor después de correr incluyen: ajo, atún, jengibre, cúrcuma, salmón, semillas de chía, gotas de aceite esencial de salvia o romero, porque tienen propiedades antiinflamatorias. Vea cuáles son estos alimentos.

8. Descansar

Cuando el dolor en la rodilla es muy fuerte después de correr, se debe evitar realizar esfuerzos intensos, como saltar, pedalear o caminar rápido para no aumentar el dolor y agravar el problema.

Para ayudar a aliviar el dolor después de correr, se puede recostar en un sofá o cama y apoyar los pies, colocando una almohada por debajo de las rodillas, pues el reposo de por lo menos 20 minutos ayuda a disminuir la inflamación.

Vea otros consejos sobre cómo aliviar el dolor de la rodilla en el vídeo a continuación:

¿Fue útil esta información?
Más sobre este tema: