Qué es la cistitis, principales síntomas, causas y tratamiento

Revisión médica: Drª. Sheila Sedicias
Ginecóloga
agosto 2021

La cistitis corresponde a una infección e inflamación de la vejiga, principalmente por Escherichia coli, que es una bacteria naturalmente presente en el intestino y en el tracto urinario la cual puede lesionar la uretra y llegar a la vejiga, llevando al surgimiento de signos y síntomas de infección del sistema urinario, como urgencia, ardor o quemazón al orinar.

Es importante que la cistitis sea diagnosticada y tratada para evitar que la bacteria llegue a los riñones y produzca complicaciones. Por ello, es importante que la persona consulte al urólogo o ginecólogo, en el caso de la mujeres, para que se indique el tratamiento más adecuado, que normalmente se realiza con antibióticos.

Principales síntomas

Cuando hay presencia de infección e inflamación de la vejiga la persona puede presentar algunos signos y síntomas como fiebre baja, un frecuente y urgente deseo de orinar, a pesar de eliminar poca orina, ardor o quemazón al orinar. Cuando hay presencia de dolor en la parte de la espalda, puede indicar que la bacteria ha llegado a los riñones, lo cual produce inflamación, siendo muy importante en este caso que el tratamiento se inicie lo antes posible.

La exploración física y evaluación de los síntomas no es suficiente para el diagnóstico de cistitis, ya que estos síntomas pueden estar presentes en otras enfermedades del tracto urinario. Por eso, es importante que el urólogo o médico general indique la realización de exámenes para confirmar el diagnóstico y, así iniciar el tratamiento más adecuado.

Causas más comunes

Las causas de la cistitis están relacionadas con la infección de la vejiga con bacterias procedentes del tracto urinario o del mismo intestino, pudiendo suceder debido a:

  • Contacto íntimo sin uso de preservativo;
  • ​​Mala higiene local, limpiándose de atrás hacia adelante;
  • Baja producción de orina causada por poca ingesta de agua;
  • Poco espacio entre la uretra y el ano en el caso de las mujeres, en este caso sería producto de un defecto anatómico;
  • Conexión anormal entre la vejiga y la vagina, condición conocida como fístula vesicovaginal;
  • Uso de algunos medicamentos que interfieren con la inmunidad y favorecen la proliferación de microorganismos;
  • Irritación por químicos, como jabones o perfumes en la zona íntima, habiendo un desequilibrio del pH y favoreciendo infecciones;
  • Enfermedades crónicas, como diabetes, ya que los niveles elevados de azúcar en la sangre pueden aumentar el riesgo de infecciones.

La cistitis de luna de miel, que es causada por la migración de las bacterias de la propia vagina para la vejiga, debido a pequeñas lesiones en la uretra por el acto sexual repetitivo. Beber mucha agua y orinar después de las relaciones puede ser suficiente para superar este problema, sin embargo, si persiste la molestia, se debe consultar al médico.

Cistitis en el embarazo

La cistitis en el embarazo puede ser más frecuente porque en esta fase la mujer posee un compromiso natural del sistema inmune, favoreciendo el desarrollo de microorganismos y la presencia de infecciones urinarias. La cistitis en el embarazo produce los mismos síntomas de una infección urinaria común y el tratamiento debe estar orientado por el ginecólogo, además de recomendarse el aumento del consumo de agua.

Posibles complicaciones

Como consecuencia de una cistitis mal tratada, puede ocurrir la migración de las bacterias de la vejiga para los riñones (pielonefritis), tornando el caso más grave. Cuando llegan a los riñones surgen síntomas como fiebre, dolor lumbar intenso y vómitos. El diagnóstico es realizado a través del examen de orina que verifica la presencia de bacterias y el tratamiento es realizado con antibióticos.

El tratamiento para la pielonefritis debe iniciarse rápidamente, preferiblemente con antibióticos por vía intravenosa para evitar que las bacterias lleguen a la circulación sanguínea y den origen a una sepsis, un condición clínica grave que puede conducir a la muerte.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para la cistitis debe ser prescrito por el médico de acuerdo a los síntomas presentados por la persona, pudiendo indicarse el uso de antibióticos como Ciprofloxacino, Amoxicilina o Doxiciclina, los cuales debe utilizarse de acuerdo a la indicación del médico. Conozca más sobre los medicamentos utilizados para tratar la cistitis.

El tratamiento recomendado por el médico puede complementarse con remedios caseros, como el baño de asiento con vinagre, que posee propiedades antimicrobianas y el cual se realiza utilizando 2 cucharadas de vinagre para 3 litros de agua, debiendo lavarse la zona genital con esta mezcla alrededor de 20 minutos.

Además del tratamiento farmacológico, es importante beber al menos 2 litros de agua al día y consumir alimentos diuréticos, como sandía y apio, por ejemplo.

¿Fue útil esta información?

Atualizado por Dr. Gonzalo Ramírez - Médico general y Psicólogo, em agosto de 2021. Revisión médica por Drª. Sheila Sedicias - Ginecóloga, em abril de 2020.
Revisión médica:
Drª. Sheila Sedicias
Ginecóloga
Mastóloga y ginecóloga formada por la Universidad Federal de Pernambuco en 2008, bajo el registro profesional en el colegio de médicos CRM PE 17459.

Tuasaude no Youtube

  • Cómo identificar los síntomas y curar una INFECCIÓN URINARIA

    07:47 | 66244 visualizações