Disbiosis intestinal: qué es, síntomas y tratamiento

Revisión clínica: Tatiana Zanin
Nutricionista
mayo 2022

La disbiosis intestinal es un desequilibro de la flora intestinal, también llamada microbiota intestinal, que reduce la capacidad de absorción de los nutrientes y causa carencia de vitaminas. Este desequilibrio es causado por la disminución del número de bacterias buenas del intestino y el aumento de las bacterias capaces de causar enfermedades. 

Generalmente, los síntomas de la disbiosis intestinal son hinchazón abdominal, náuseas, gases, diarrea o estreñimiento y las causas principales son una mala alimentación basada en comidas ricas en azúcar y alimentos industrializados, la ingesta excesiva de alcohol, el estrés o el consumo de medicamentos.

Para realizar el diagnóstico, el médico deberá analizar los síntomas de la persona, además de indicar la realización de algunos estudios, como puede ser el examen de ácido orgánico de orina. Este problema tiene cura, y el tratamiento principal consiste en realizar cambios en la dieta, aumentando alimentos ricos en fibras y probióticos, siendo orientado por un nutricionista. Conozca cuáles son los alimentos ricos en fibras.

Principales síntomas

Los principales síntomas de disbiosis intestinal son:

  • Náuseas;

  • Gases y eructos;

  • Cólicos intestinales;

  • Mala digestión;

  • Acidez;

  • Distensión abdominal;

  • Períodos alterados de diarrea y estreñimiento;

  • Heces mal formadas;

  • Dolor de cabeza;

  • Candidiasis de repetición.

Otros síntomas relacionados con la disbiosis, pueden ser cansancio, caída de cabello y uñas quebradizas, debido a que la disbiosis intestinal reduce la capacidad de absorción de los nutrientes, causando deficiencia de minerales y vitaminas.

Además de eso, las personas con disbiosis pueden presentar intolerancia al gluten y tener síntomas más acentuados después del consumo de carbohidratos no digeribles, como la fibra que es fermentada por la microbiota intestinal.

Cómo se realiza el diagnóstico 

Generalmente, el médico realiza el diagnóstico basándose en los signos y síntomas, historia clínica y exploración física de la persona. Sin embargo, para confirmar el diagnóstico, el médico puede pedir para realizar las siguientes pruebas: 

  • Examen de ácido orgánico: para hacer esta prueba se tiene que recolectar una muestra de orina, donde se analizarán la presencia de ciertos ácidos que las bacterias emiten en el intestino. Los niveles anormales pueden indicar el crecimiento excesivo de algunas bacterias.

  • Análisis completo de heces: este tipo de examen analiza de manera más profunda todas las bacterias que se encuentran en el intestino, tanto buenas como patógenas. Además de eso, este estudio puede examinar otros microorganismos, como levaduras, hongos y parásitos. Para realizar este examen se debe recolectar una muestra de las heces en un recipiente estéril y enviarse al laboratorio para ser analizado.

  • Prueba de hidrógeno espirado: este examen se utiliza para detectar la presencia de gases producidos por las bacterias en el intestino. Para eso, la persona debe beber una preparación con glucosa o azúcar y luego debe respirar en un globo especial donde se examinará el aire espirado. Cuando el resultado muestra una cantidad excesiva de gases, o muy poca cantidad, puede indicar un desequilibrio de las bacterias en el intestino. 

  • Biopsia: en este tipo de estudio el médico toma una muestra de tejido del intestino donde hay una infección y manda a analizar que tipo de bacterias están presentes en él.

Causas de la disbiosis intestinal

Las causas de la disbiosis intestinal pueden estar relacionadas con el uso de antibióticos, cortisona, laxantes o antiácidos y también debido al uso excesivo de alcohol. Asimismo, el estrés, sedentarismo y una alimentación inadecuada con excesos de azúcar, alimentos refinados e industrializados y pobre en fibras, también favorecen el desequilibrio de la flora intestinal y, por consecuencia, de la producción de la disbiosis. 

Además de eso, varias enfermedades se encuentran asociadas con la disbiosis intestinal, como síndrome intestino irritable, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, gastroenteritis y enfermedades autoinmunes.

Por otro lado, las personas con disbiosis pueden desarrollar urticaria y acné, que son causadas por la intoxicación producida por la entrada de bacterias en la sangre, por lo que es importante realizar el tratamiento de forma correcta para prevenir estas situaciones, 

Cuál es el tratamiento

El tratamiento para la disbiosis intestinal debe ser orientado por un nutricionista, además de un médico, ya que el objetivo consiste en restablecer la microbiota intestinal con una alimentación adecuada, siendo muy importante realizar un plan de alimentación con cambios en la dieta.

Por eso, la persona debe consumir alimentos ricos en fibras y probióticos que estimulan el crecimiento de las bacterias buenas del intestino, ayudando a establecer la absorción de nutrientes y vitaminas. Además de eso, se debe aumentar el consumo de alimentos frescos y naturales, como las frutas, vegetales y legumbres, evitando alimentos ricos en azúcar, carnes procesadas y alimentos industrializados, como las comidas rápidas, enlatados, comidas congeladas y frituras. Vea qué son y para qué sirven los probióticos. 

Por otro lado,  el médico o nutricionista puede indicar la suplementación con glutamina, un aminoácido que tiene un papel fundamental en el metabolismo y transporte de nutrientes, además de aumentar el sistema inmunitario y mejorar la integridad intestinal. En último caso, y solo cuando se generen algunas infecciones, el médico puede indicar si el uso de antibióticos.


 

¿Fue útil esta información?

Atualizado por Anabel Rodrigues - Nutricionista, em mayo de 2022. Revisión clínica por Tatiana Zanin - Nutricionista, em mayo de 2022.

Bibliografía

  • Caroline Lobato Pantoja, Ana Carolina Cunha Costa , Paula Lavigne de Sousa Costa1 , Monique de Almeida Hingel Andrade , Victor Vieira Silva , Ana Paula Santos Oliveira Brito, Hamilton Cezar Rocha Garcia. Diagnóstico e tratamento da disbiose: Revisão Sistemática. Revista Eletrônica Acervo Saúde / Electronic Journal Collection Health. 2019
  • Simon Carding, Kristin Verbeke,3Daniel T. VipondBernard M. Corfe,and Lauren J. Owen. Dysbiosis of the gut microbiota in disease. Pubmed. 2015
Abrir la bibliografía completa
  • C. Casén,corresponding author H. C. Vebø, M. Sekelja, F. T. Hegge, M. K. Karlsson, E. Ciemniejewska, S. Dzankovic, C. Frøyland, R. Nestestog, L. Engstrand, P. Munkholm, O. H. Nielsen, G. Rogler, M. Simrén, L. Öhman, M. H. Vatn, and K. Rudi . Deviations in human gut microbiota: a novel diagnostic test for determining dysbiosis in patients with IBS or IBD. Pubmed. 2015
  • THURSBY, Elizabeth; JUGE, Nathalie. Introduction to the human gut microbiota. Biochemical Journal. Vol.474. 1823–1836, 2017
  • SPRINGER INTERNATIONAL PUBLISHING. Microbiome and Gut Dysbiosis. 2018. Disponível em: <https://link.springer.com/chapter/10.1007/978-3-319-74932-7_13>. Acceso en 20 may 2021
  • ASSOCIAÇÃO BRASILEIRA DE ALIMENTAÇÃO E NUTRIÇÃO. Disbiose. Disponível em: <http://abran.org.br/new/wp-content/uploads/2019/10/ABRAN_Disbiose_VERSAO1-APCP-Revis%C3%A3o-Glair_REV_VLS.REVi_.pdf>. Acceso en 19 may 2021
  • GENEONE. Microbioma intestinal. Disponível em: <https://geneone.com.br/blog/microbioma-intestinal/>. Acceso en 19 may 2021
  • GENTILE, Francesco . Diet, Microbiota and Brain Health: Unraveling the Network Intersecting Metabolism and Neurodegeneration. International Journal of Molecular Sciences. Vol.21. 7471, 2020
  • WEISS, G, Adrienne; HENNET, Thierry. Mechanisms and consequences of intestinal dysbiosis. Cellular and Molecular Life Sciences. Vol.74. 2959-2977, 2017
Revisión clínica:
Tatiana Zanin
Nutricionista
Formada por la Universidad Católica de Santos con registro profesional CRN-3 nº 15097. Especialista en nutrición clínica por la Universidad de Porto.

Tuasaude no Youtube

  • Probióticos: alimentos vivos que van a mejorar tu vida

    06:16 | 21758 visualizações