Qué comer en una amigdalectomía

Actualizado en abril 2023

La dieta después de una amigdalectomía debe ser con alimentos líquidos, en forma de purés y fríos, para ayudar disminuir la inflamación y poder digerir mejor los alimentos con el mínimo esfuerzo, ya que generalmente se tiene dificultad para tragar, presentando molestias en la garganta por la cirugía reciente.

Por eso, algunas comidas que se pueden consumir luego de una amigdalectomía son caldos, sopas, jugos de frutas y vegetales, yogur, gelatina, inclusive, helados de frutas. Los alimentos que se deben evitar son los duros o ásperos, que son más difíciles de masticar y pueden generar más dolor en la garganta e irritación, como galletas, tostadas o granolas, además de alimentos muy calientes.

La amigdalectomía es la cirugía que se indica en los casos donde el individuo sufre de amigdalitis crónica, que es la inflamación recurrente de las amígdalas causada por virus o bacterias, o cuando el tratamiento con antibióticos no da resultados positivos, siendo muy importante el manejo adecuado de la dieta para que pueda ayudar a una curación más rápida de los tejidos de la garganta y evitar el malestar y más dolores en la zona. Conozca más sobre la amigdalectomía y cómo es realizada la operación.

Imagem ilustrativa número 2

Alimentos permitidos 

Los alimentos permitidos luego de la amigdalectomía son:

  • Caldos y sopas licuados y colados;
  • Huevo, pollo, pavo y pescados, licuados, desmenuzados o molidos;
  • Jugos de frutas y vegetales, frescos y colados;
  • Fruta cocida, licuada (tipo compota) o triturada;
  • Arroz bien cocido y puré de verduras, como papa, zanahoria, camote o calabaza; 
  • Granos licuados o bien cocidos, como frijoles, garbanzos o lentejas;
  • Leche, yogur y quesos suaves y cremosos como requesón o ricotta;
  • Atol de maicena o avena con leche de vaca o vegetal;
  • Relleno del pan o galletas de agua o maría, únicamente mojadas en leche o en café.
  • Otros alimentos: gelatina, mermelada, helados de frutas.

Estos alimentos ayudan a aliviar la inflamación y a evitar el dolor de garganta o molestias al tragar, siendo de esta manera, alimentos fáciles de comer, requiriendo el mínimo esfuerzo para ingerirlos.

Además de eso, es importante tomar muchos líquidos fríos, como aguas, agua de coco, bebidas naturales de frutas o té helado, por ejemplo, manteniendo hidratado el organismo, ayudando a su recuperación luego de la cirugía.

Algunos tés poseen propiedades calmantes y pueden ayudar a aliviar el dolor y malestar de garganta, como el té de manzanilla, tomillo o lavanda, por ejemplo, los cuales deben beberse fríos. Conozca más propiedades del té de manzanilla y cómo consumirla.

En el caso de que la persona presente vómitos, se debe suspender la alimentación y esperar al menos 40 minutos y empezar la tolerancia con líquidos lentamente.

Cómo es la progresión de la dieta 

Durante los primeros 3 días luego de la cirugía, los alimentos deben ser líquidos y preferentemente naturales o fríos, dando prioridad a sopas, caldos de verduras y carnes o granos licuados en las sopas, yogur, jugos de frutas, mermeladas y helados.

Luego de ese tiempo, a medida que la persona se empieza a sentir mejor y siente menos dolor, se pueden ir incorporando alimentos blandos, como purés de vegetales o de frutas, arroz, carnes desmenuzadas y granos bien cocidos y pisados.

Todos los alimentos tienen que estar bien cocidos y bien blandos, y la dieta preferentemente tiene que predominar por alimentos fríos o al natural, siendo permitido que algunos alimentos puedan estar un poco tibios, pero nunca que lleguen a estar calientes.

Es importante ir adaptando los alimentos a la tolerancia de la persona y síntomas que presenta, ya que muchas veces puede sentir además de dolor, náuseas, o inclusive, presentar vómitos. Generalmente, esta dieta debe mantenerse durante los primeros 10 días luego de la cirugía, después de ese tiempo se puede comenzar a realizar una dieta normal.

Alimentos que se deben evitar 

Los alimentos que se deben evitar luego de una amigdalectomía son:

  • Alimentos duros y ásperos, como galletas de soda, granolas, frutos secos, tostadas, cereales de desayuno, snacks o comidas horneadas;
  • Comidas calientes y muy condimentadas con pimienta, chili o curry;
  • Alimentos agrios, muy salados o ácidos, como las frutas cítricas o jugos ácidos;
  • Verduras crudas y cáscaras de las frutas;
  • Alimentos grasosos, como embutidos o frituras.

Estos alimentos deben ser evitados, ya que pueden empeorar el malestar de la garganta, lastimarla o provocar irritación, generando más dolor, empeorando la cicatrización.

Los primeros días es normal que la persona también presentes náuseas o vómitos, por eso es importante evitar alimentos procesados y grasosos difíciles de digerir. 

La tabla a continuación indica un menú ejemplo de 3 días que incluye una dieta blanda para realizar luego de los 3 primeros días de la cirugía, para evitar el dolor y la inflamación:

Comidas principales Día 1 Día 2 Día 3
Desayuno Manzana compota con canela + 1 yogur natural Atol de maicena o avena con leche de vaca o vegetal 1 taza de té de manzanilla frío + galletita maría mojada en leche de vaca o vegetal
Merienda de la mañana

Licuado de melón y banana

1 taza de té frío de lavanda + 1 pudin de vainilla 

Helado de agua de frutas

Almuerzo/ Cena Sopa de vegetales + puré mixto de zapallo y papa + pollito desmenuzado + 1 cucharada de aceite de oliva + banana pisada  Guiso de arroz y lentejas bien cocidos, preparado con cebollita y zanahoria bien picada + compota de pera Sopa crema de arvejas + carne desmenuzada con puré de camote + 1 cucharada de aceite de oliva + 1 gelatina de manzana
Merienda de la tarde 1 vaso de arroz con leche y canela 1 vaso de yogur natural con mermelada de durazno Licuado de sandía y avena con leche de vaca o vegetal  

Este es un menú ejemplo  y sus cantidades varían según la edad, sexo, gustos y tolerancia de la persona y si posee o no alguna otra enfermedad asociada. Por este motivo, lo ideal es acudir a un nutricionista para que realice una evaluación nutricional completa y elabore un plan de alimentación adecuado a sus necesidades. 

Vea estos y otros consejos sobre qué comer después de la cirugía en el vídeo a continuación:

Vídeos relacionados