Cúrcuma: beneficios, para qué sirve y cómo tomarla

Actualizado en octubre 2023
Evidencia científica

La cúrcuma es una planta utilizada para sazonar los alimentos, sin embargo, también sirve para ayudar a disminuir el colesterol, controlar la diabetes y mejorar los síntomas de la enfermedad inflamatoria intestinal, pues posee propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

Además, la cúrcuma, conocida también como azafrán de raíz o como palillo y cuyo nombre científico es Curcuma longa, es muy usada como ingrediente en cremas, puesto que ayuda en el tratamiento de problemas de la piel, como psoriasis o acné, debido a sus propiedades antibacterianas. 

La cúrcuma tiene una raíz larga de color amarillo intenso que es transformada en polvo, que puede ser comprado en los supermercados y ser usado para sazonar los alimentos o para preparar té. Además, también puede consumirse en forma de cápsulas y forma parte del condimento muy utilizando en la cocina hindú, llamado curry. Vea cuáles son los beneficios del curry.

Imagem ilustrativa número 1

Beneficios y para qué sirve de la cúrcuma

La cúrcuma podría proporcionar diversos beneficios para el organismo como:

1. Prevenir el cáncer

La cúrcuma tiene compuestos fenólicos con propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, ayudando a prevenir y a combatir diferentes tipos de cáncer como, cáncer de colon, mama, intestino, vejiga y médula ósea.

Esta planta también puede combatir las células cancerígenas y aumentar la eficacia de la quimioterapia y la radioterapia, ayudando en el tratamiento del cáncer. Sin embargo, todavía son necesarios más estudios para comprobar este beneficio.

2. Disminuir el colesterol

Gracias a sus propiedades antioxidantes, la cúrcuma ayuda a disminuir los niveles sanguíneos de colesterol llamado ¨malo¨ o LDL, y triglicéridos en la sangre, previniendo enfermedades cardiovasculares, como infarto de miocardio, ACV, o aterosclerosis.

3. Aliviar dolores

El extracto de cúrcuma usado de manera terapéutica puede ayudar a aliviar molestas y dolores de las articulaciones que que se presentan en algunas enfermedades como la artritis, por ejemplo, una enfermedad que se manifiesta con la inflamación de las articulaciones, generando síntomas como dolor, deformidad y dificultad en el movimiento. Conozca más síntomas del artritis y cómo es realizado su tratamiento.

Además de eso, algunos estudios [1] indican que la cúrcuma también puede ayudar con el dolor de espalda superior e inferior, al reducir la inflamación y las molestias asociadas al dolor del nervio ciático, las lesiones de la médula espinal y las hernias discales, pudiendo ser una opción natural para ayudar en el tratamiento para el dolor de espalda.

4. Promover el control de peso

Algunos estudios indican que el extracto de cúrcuma ayuda a bajar de peso, puesto que mejora el metabolismo, reduce el crecimiento del tejido graso y promueve el buen funcionamiento de la insulina. Vea otros alimentos que ayudan a quemar grasa y adelgazar

Además de eso, la cúrcuma ayuda a disminuir algunos marcadores inflamatorios que se encuentran aumentados en casos de sobrepeso y obesidad, siendo un buen alimento para incorporar en las dietas para bajar de peso.

5. Prevenir enfermedades neurodegenerativas

El extracto de la cúrcuma tiene potente acción antioxidante y antiinflamatoria que actúa sobre las células del cerebro, ayudando a mejorar la capacidad cognitiva, además de prevenir diversas enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer, mal de Parkinson o demencia.

6. Controlar la diabetes

Esta planta medicinal ayuda a disminuir los niveles de glucosa en sangre y mejora el funcionamiento de las células del páncreas, el órgano encargado de secretar la hormona insulina, cuya función es nivelar los valores de glucosa en sangre. Es por eso, que la cúrcuma es una buena opción terapéutica para usar en las personas que tienen resistencia a la insulina o diabetes tipo 2, además de prevenir estas situaciones.

7. Prevenir enfermedades alérgicas

Según algunos estudios [2], la curcumina puede tener un efecto potencial en el control de las enfermedades alérgicas, como rinitis y asma alérgica, mediante la inhibición de la producción de citocinas y la síntesis de IgE, que son sustancias del sistema inmune que aumentan en situaciones alérgicas, pudiendo así, ayudar a controlar los síntomas, como estornudos, lagrimeo, tos persistente, sibilancias u opresión de pecho, por ejemplo.

8. Tratar inflamaciones intestinales

La cúrcuma en su forma concentrada puede ayudar en el tratamiento de la diarrea y enfermedades inflamatorias intestinales, como colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn, por ejemplo, debido a que actúa sobre marcadores inflamatorios del intestino, disminuyendo la inflamación y aliviando los síntomas.

9. Mejorar la salud de la piel

La cúrcuma, al tener propiedades antiinflamatorias, antimicrobianas y antioxidantes, puede utilizarse de manera terapéutica para tratar enfermedades dermatológicas, como acné, alopecia, dermatitis atópica, liquen plano oral, prurito, psoriasis, siendo una planta muy usada por la industria como ingrediente principal en cremas y cápsulas orales para tratar este tipo de situaciones.

10. Ayudar a reducir la depresión

La curcumina parece tener un efecto antidepresivo y ansiolítico, porque puede influir en el equilibrio de los neurotransmisores cerebrales, como la serotonina y dopamina, neurotransmisores que están relacionados con el buen humor y el estado de ánimo. Es por eso, que la cúrcuma puede ser una buena opción como tratamiento complementario para algunos problemas del estado anímico, como depresión, ansiedad o estrés.

 Vea todos estos beneficios en el vídeo a continuación: 

youtube image - Qué es la CÚRCUMA y cuáles son sus beneficios

Propiedades de la cúrcuma

La cúrcuma posee propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, antibacterianas, digestivas, antidiabéticas, hipolipidemiantes, hipocolesterolemiante, adelgazantes, antidepresivos y ansiolíticas.

Diferencias entre el azafrán y la cúrcuma

El azafrán (Crocus sativus) es una flor de filamentos rojos, rica en crocina, crocetina, safranal y kaempferol, compuestos bioactivos con acción antiinflamatoria y antioxidante. Obtenga más información sobre el azafrán.

La cúrcuma es un tipo de raíz similar al jengibre, de color naranja, rica en curcumina, demetoxicurcumina y bisdemetoxicurcumina, que son compuestos bioactivos con acciones antioxidantes, antimicrobianas y antiinflamatorias.

Cómo tomarla

La parte más utilizada de cúrcuma es el polvo que proviene de su raíz para aderezar las comidas, sin embargo, sus hojas también pueden ser utilizadas en la preparación de algunos tés.

  • Té de cúrcuma: Colocar 1 cucharadita de polvo de cúrcuma en 150 ml de agua hirviendo y dejar reposar durante unos 10 a 15 minutos. Después debe dejar que esté tibio, beber hasta 3 tazas al día entre las comidas;
  • Cápsulas de cúrcuma: por lo general la dosis recomendada es de 2 cápsulas de 250 mg cada 12 horas, totalizando 1 g por día, sin embargo, la dosis puede variar de acuerdo con el problema a tratar;
  • Gel de cúrcuma: mezclar una cucharada de sábila con el polvo de cúrcuma y aplicar sobre las regiones de la piel que estén inflamadas, como ocurre en la psoriasis.

Además, para mejorar la absorción de antioxidantes de la raíz, la cúrcuma puede consumirse con aceites, como aceite de oliva, de coco o aguacate, por ejemplo.

Vea cómo puede usar la cúrcuma en remedio casero para la artritis reumatoide o remedio casero para triglicéridos altos.

Posibles efectos secundarios

Los efectos secundarios de la cúrcuma están relacionados con su uso excesivo, pudiendo causar irritación en el estómago y mareos.

Contraindicaciones

A pesar de tener varios beneficios para la salud, la cúrcuma está contraindicada en personas que estén tomando medicamentos anticoagulantes y en individuos que tengan obstrucción de las vías biliares por piedras en la vesícula. La cúrcuma debe utilizarse solo bajo orientación médica si se sospecha de embarazo o en el embarazo y durante la lactancia materna.