Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

6 consecuencias de aguantar las ganas de evacuar

El hecho de aguantar las ganas de evacuar causa que los excrementos sean desplazados hacia el segmento que está por encima del recto, denominado colon sigmoide, en el que se puede dar la absorción de agua contenida en las heces, endureciéndolas y resecándolas.

De esta forma, cuando la persona siente nuevamente la necesidad de evacuar, las heces están más duras, lo que puede causar que se tenga que ejercer un mayor esfuerzo y, por ende, el surgimiento de fisuras o hemorroides, por ejemplo. 

6 consecuencias de aguantar las ganas de evacuar

Las consecuencias principales de aguantar las ganas de evacuar son:

1. Estreñimiento

La consecuencia más común de aguantar las ganas de evacuar es sufrir de estreñimiento, debido a que las heces permanecen más tiempo en el intestino, donde se da la absorción de agua y, por esta razón, estas se resecan y se tornan más difíciles de expulsar. 

Qué hacer: el mejor momento para evacuar es inmediatamente después de sentir las ganas, pues así no es necesario hacer fuerza para defecar, lo que ayuda a mantener al intestino funcionando correctamente y, por ende, evita las complicaciones relacionadas con el estreñimiento.

2. Fisuras anales

Las fisuras anales surgen normalmente cuando las heces se encuentran bastante endurecidas y secas, lo que provoca lesiones en el ano al momento de evacuar, pudiendo traer como resultado sangre de color rojo vivo en las heces, dolor e incomodidad al defecar. Conozca cómo identificar y tratar las fisuras anales

Qué hacer: el tratamiento para las fisuras anales es realizado con el objetivo de evitar infecciones, siendo necesario realizar la higiene íntima adecuada, preferiblemente, mediante papel higiénico humedecido con agua. Asimismo, es importante mejorar los hábitos alimentarios, mantenerse siempre hidratado y evitar aguantar las ganas de evacuar para que no se generen nuevas fisuras. 

3. Hemorroides

Las hemorroides surgen debido al resecamiento de las heces y al esfuerzo realizado para evacuar, siendo habitual en personas que sufren de estreñimiento y que no logran defecar en otros lugares que no sea en su casa, reteniendo así las heces. 

Las hemorroides corresponden a las venas dilatadas y sobresalidas que surgen en la región anal, las cuales pueden provocar comezón y dolor en la región, además de la presencia de sangre en las heces.

Conozca qué son las hemorroides y los principales síntomas

Qué hacer: el tratamiento para las hemorroides puede ser realizado con el uso de pomadas que disminuyen la dilatación de las venas y alivian el dolor, como el Proctoacid o Ultraproct, por ejemplo. No obstante, cuando las hemorroides no son solucionadas con el tiempo o con el uso de pomadas, puede recomendarse por el médico la realización de cirugía. 

4. Hernias abdominales

Las hernias abdominales pueden surgir cuando se ejerce mucho esfuerzo para evacuar, pudiendo ocurrir con mayor facilidad en personas que sufren de estreñimiento o que aguantan las ganas de defecar habitualmente. 

La hernia abdominal se caracteriza por una fragilidad en la musculatura del abdomen, pudiendo sobresalir una parte del intestino en algún punto débil de estos músculos, causando ciertos síntomas, como dolor, hinchazón y enrojecimiento en el sitio de la hernia. 

Qué hacer: en el caso de hernia abdominal, lo más indicado es acudir al médico para que sea realizada la corrección de la hernia por medio de un procedimiento quirúrgico. Asimismo, es importante mejorar los hábitos alimentarios y de vida, con la finalidad de evitar que la hernia abdominal vuelva a surgir.

Conozca cómo es realizada la cirugía de la hernia abdominal

6 consecuencias de aguantar las ganas de evacuar

5. Diverticulitis

La diverticulitis es la inflamación aguda de los divertículos, que son pequeñas estructuras que surgen en las paredes del intestino debido, principalmente, al estreñimiento crónico. Cuando estas estructuras se inflaman, puede originar dolor abdominal, náuseas, vómitos y fiebre, por ejemplo. Conozca más acerca de la diverticulitis

Qué hacer: es indicado acudir al gastroenterólogo tan pronto como surjan los primeros síntomas para que sean realizados exámenes de diagnóstico y el tratamiento pueda ser iniciado, evitando complicaciones como perforación del intestino e infecciones, por ejemplo. 

6. Incontinencia fecal

Cuando se ejerce mucha fuerza constantemente para evacuar, los músculos del recto y del ano comienzan a atrofiarse, lo que hace que la persona no logre controlar la eliminación de la materia fecal, liberando gases y heces tanto sólidas como líquidas de forma involuntaria. Por lo tanto, la incontinencia fecal puede causar vergüenza y ansiedad, interfiriendo en la calidad de vida de la persona. Conozca qué es la incontinencia fecal y cómo identificarla

Qué hacer: lo más recomendado en el caso de incontinencia fecal es consultar al coloproctólogo para que sea evaluado el problema e iniciado el mejor tratamiento, el cual se realiza, normalmente, mediante fisioterapia y ejercicios para fortalecer los músculos de la pelvis, aliviando los síntomas de la incontinencia.

Además, se recomienda que la persona siga una dieta rica en fibras y pobre en alimentos que aumenten los movimientos intestinales, como el café, por ejemplo. Vea cómo se realiza la dieta para la incontinencia fecal

Conozca cómo evacuar correctamente y evitar las consecuencias:

¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda, escríbala en el espacio a continuación para que podamos mejorar nuestro texto:

¡Atención! Solo podremos responderle si coloca su email a continuación.
Recibirá un email con un enlace al que debe acceder para confirmar que el email le pertenece.
Más sobre este tema:

Publicidad
Carregando
...
Fechar Simbolo de finalizado

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje