Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
Cerrar Coronavirus: Informaciones sobre el COVID-19 Leer más
¿Qué necesitas saber?

Fisura anal: qué es, síntomas y tratamiento

La fisura anal es una pequeña herida que surge al final del recto, como una especie de corte que se sitúa en la entrada del ano y que causa síntomas como dolor, molestia, pequeños sangrados y ardor al defecar. 

Generalmente, este tipo de fisuras es causado por el paso de heces muy secas y duras, que dilatan el esfínter, provocando la lesión. Sin embargo, otros problemas como estreñimiento, diarrea intensa, relaciones sexuales anales, herpes genital o hemorroides también pueden llevar al desarrollo de una fisura. 

Fisura anal: qué es, síntomas y tratamiento

Principales síntomas

Algunos de los síntomas que indican la presencia de una fisura anal incluyen:

  • Dolor en la región de la entrada del ano, especialmente cuando se realiza la higiene con papel;
  • Presencia de sangre en el papel o paño húmedo usado para hacer la higiene;
  • Sangre en la heces;
  • Ardor, especialmente al orinar o al defecar;
  • Comezón frecuente en el ano.

La herida de la fisura puede causar un espasmo en el esfínter anal, lo que dificulta la evacuación y en los casos más graves puede incluso haber sangre en las heces. En niños y bebés, la fisura anal puede empeorar el estreñimiento debido al dolor.

Cómo se realiza el tratamiento

Lo más importante en el tratamiento de la fisura anal es mantener una higiene íntima adecuada, para que se evite el surgimiento de infecciones que dificulten la cicatrización. Para esto, siempre que sea posible después de defecar u orinar, debe lavarse abundantemente la zona con agua y un poco de jabón íntimo o pasar el papel higiénico humedecido con agua. Los toallitas húmedas comerciales pueden no ser una buena opción, ya que contienen alcohol y otras sustancias que acaban por irritar la región.

Además de esto, realizar baños de asiento con agua tibia durante 5 a 20 minutos, principalmente después de evacuar, también son una opción, debido a que calmar el ardor y reducen el dolor, sin embargo, otras estrategias son:

1. Pomadas para la fisura anal

Las pomadas deben ser utilizadas durante el tratamiento cuando los síntomas son muy intensos y producen muchas molestias para defecar. Algunos ejemplos de pomadas son:

  • Proctyl o Ultraproct: son pomadas que contienen una sustancia anestésica que reduce la sensibilidad al dolor;
  • Rectogesic y otras pomadas con nitroglicerina: ayuda al relajamiento del esfínter anal y mejora la circulación sanguínea en la zona, facilitando la cicatrización de la fisura;
  • Bepanthen o Emolin: son pomadas cicatrizantes que hidratan y estimulan la cicatrización de la piel

Estas pomadas deben ser siempre indicadas por un proctólogo, ya que deben ser adecuadas a los síntomas de cada persona y a las causa específica de la fisura anal.

En los casos más graves, cuando la fisura anal es grande y profunda, puede ser necesario consultar al médico para que pueda indicar analgésicos y antiinflamatorios orales como Paracetamol o Naproxeno para el alivio del dolor y la inflamación, o antibióticos como Neomicina o Gentamicina, por ejemplo, para tratar posibles infecciones. 

2. Botox y cirugía

Otras posibilidades para tratar las fisuras anales, especialmente las crónicas, son el uso de toxina botulínica, botox y procedimientos quirúrgicos, que tienen como objetivo reducir el tono del esfínter anal y mejorar los síntomas y la aparición de nuevas fisuras. Este tipo de tratamiento es indicando cuando las otras alternativas no son suficientes para que las fisuras cicatricen. 

Cómo evitar que la fisura vuelva a surgir

En la mayoría de los casos, las fisuras anales son causadas por heces muy secas y estreñimiento, por eso, se recomienda invertir en una alimentación equilibrada y rica en fibras, además de apostar en la actividad física regular para ayudar a regular el intestino.

Además, para evitar las heces secas, es muy importante beber agua en cantidad suficiente. Conozca qué cantidad de agua debe tomar durante el día y vea en el vídeo a continuación 4 estrategias para aumentar el consumo de agua:

Bibliografía >

  • PHILLIPS, R.K.S; CLARK, S. Cirurgia Colorretal. 5 ed. Rio de Janeiro: Elsevier, 2017.
  • AMARO, Pedro; DUARTE, Alexandre . Fissura anal- Parte I: fundamentos teóricos. REVISTA PORTUGUESA DE COLOPROCTOLOGIA. p. 18-26, 2009. Disponível em: https://www.spcoloprocto.org/uploads/rpcol__jan_abril_2009__pags_18_a_26__recomendacoes__fissura_anal__parte_i.pdf . Acesso em: 23/03/2020.
  • Sociedade Brasileira de Coloproctologia; Colégio Brasileiro de Cirurgiões. Fissura anal: manejo. Projeto Diretrizes (Associação Médica Brasileira e Conselho Federal de Medicina). p. 1-9, 2008. Disponível em: https://diretrizes.amb.org.br/_BibliotecaAntiga/fissura-anal-manejo.pdf . Acesso em: 23/03/2020.
¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda, escríbala en el espacio a continuación para que podamos mejorar nuestro texto:

Atenção! Sólo podremos responderle si deja su email.
Recibirá un email con un enlace al que debe acceder para confirmar que el email le pertenece.
Más sobre este tema:

Publicidad
Carregando
...
Fechar Simbolo de finalizado

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje