Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Conjuntivitis Bacteriana: síntomas y tratamiento

La conjuntivitis bacteriana es uno de los problemas más comunes de los ojos, que provoca la aparición de enrojecimiento, picazón y producción de una sustancia espesa y amarillenta.

Este tipo de problema es causado por una infección del ojo y, por lo tanto, normalmente se trata con antibióticos en forma de gotas o pomadas, recetados por el oftalmólogo, además de higienizar el ojo correctamente con suero fisiológico.

Conjuntivitis Bacteriana: síntomas y tratamiento

Principales síntomas

Los síntomas que normalmente indican la presencia de una conjuntivitis bacteriana son:

  • Enrojecimiento del ojo afectado o de ambos;
  • Presencia de secreción espesa y amarillenta;
  • Producción excesiva de lágrimas;
  • Picazón y dolor en los ojos;
  • Hipersensibilidad a la luz;
  • Sensación de arena en los ojos.

Además de esto, hay algunos casos en los que también es posible notar la aparición de una ligera hinchazón alrededor de los ojos, no siendo motivo de preocupación o de que se está empeorando la infección.

Si surge alguno de estos síntomas, especialmente por más de 2 o 3 días, es importante ir al oftalmólogo para confirmar el diagnóstico e iniciar el tratamiento más adecuado.

¿Cuánto tiempo dura la conjuntivitis?

El tiempo de duración de la conjuntivitis bacteriana varía de 10 a 14 días, incluso sin tratamiento. Sin embargo, cuando se inicia el uso del antibiótico, los síntomas generalmente desaparecen en apenas 2 a 3 días, siendo posible volver a las actividades diarias después de ese tiempo, sin que exista riesgo de contagiarle la infección a otra persona.

Cómo se hace el tratamiento

El tratamiento de la conjuntivitis bacteriana consiste en colocar unas gotas de un antibiótico en forma de colirio, recetado por el oftalmólogo varias veces al día durante 7 a 10 días aproximadamente. Además de esto, se recomienda mantener los ojos siempre bien limpios y libres de secreciones, utilizándose una compresa limpia y suero fisiológico, así como manteniendo los cuidados para evitar el contagio de otras personas:

  • Lavar diariamente las toallas, sábanas y fundas, lavándolas por separado
  • Lavarse las manos con agua y jabón o usar alcohol antes y después de limpiarse los ojos;
  • Evitar abrazos, besos y saludos con las manos.

En algunos casos, si el tratamiento de la conjuntivitis no se realiza de forma correcta, la infección puede evolucionar hacia la córnea, y en estas situaciones pueden aparecer síntomas como dificultad para ver y un aumento del dolor, siendo recomendado acudir nuevamente al oftalmólogo para recetar un nuevo antibiótico.

Causas de la conjuntivitis bacteriana

En la mayoría de los casos, la conjuntivitis bacteriana aparece cuando se entra en contacto con una persona infectada, especialmente si no hay cuidados de higiene adecuados. Sin embargo, otros factores que también pueden conllevar al desarrollo de la conjuntivitis son:

  • Utilizar cosméticos o pinceles contaminados;
  • Tener una mala higiene de los lentes de contacto;
  • Haberse realizado una cirugía ocular reciente;
  • Utilizar a menudo medicamentos en los ojos.

Tener otros problemas en los ojos como blefaritis, ojo seco o cambios en la estructura también pueden aumentar el riesgo de desarrollar conjuntivitis.

Más sobre este tema:


Carregando
...