Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

4 principales causas de flujo blanco y cómo tratar

El flujo blanco cuando está acompañado de olor y consistencia diferente de lo normal, como leche cortada o cremoso, por ejemplo, puede ser un signo de infección vaginal como candidiasis o de alguna alteración en la flora vaginal normal como vaginosis bacteriana. En estos casos, el flujo viene acompañado de otros síntomas como comezón vaginal y ardor, siendo recomendado consultar al ginecólogo lo más pronto posible para que realice una evaluación e indique el tratamiento más adecuado.

Sin embargo, el flujo no siempre indica la presencia de una enfermedad o de infección, ya que es normal que la mujer produzca pequeñas cantidades de secreción blanca o transparente, fluida y sin olor, ya que esto mantiene la vagina lubricada. Además de esto, el flujo que es semejante a la clara de huevo puede indicar que la mujer se encuentra durante su período fértil.

4 principales causas de flujo blanco y cómo tratar

El flujo blanco tipo leche cortada o cremoso cuando es acompañado de otros síntomas como comezón, enrojecimiento y sensación de ardor en la vulva y en la vagina pueden tener diferentes causas, que incluyen: 

1. Candidiasis Vaginal

El flujo producido por el hongo Candida albicans es blanquecino parecido al requesón o leche cortada, que no tiene mal olor. Esta es una infección muy común en la mujer que también produce comezón en la región genital, ardor al orinar, dolor durante el contacto íntimo y enrojecimiento en la vagina. 

Cómo tratar: Generalmente, el tratamiento es hecho con el uso de antimicóticos en forma de comprimidos, pomadas u óvulos vaginales, como el fluconazol, Gynocanesten o Gyno-Daktarin. El tratamiento puede durar entre 3 a 7 días y debe ser recomendado por el ginecólogo. 

Conozca más sobre la candidiasis vaginal.

2. Vaginosis bacteriana

La vaginosis produce un flujo vaginal de color blanco, grisáceo o amarillo, de olor desagradable semejante al olor de pescado podrido, además de comezón y ardor en la región genital. Esta es una alteración de la flora vaginal normal, donde existe un mayor desarrollo de la bacteria Gardnerella vaginalis.

Cómo tratar: el tratamiento debe ser indicado y orientado por el ginecólogo y, por lo general, consiste en el uso de antibióticos como el Metronidazol. Además de esto, durante el período de recuperación se recomienda el uso de preservativo y mantener algunos cuidados relacionadas con la higiene íntima. 

Conozca cómo identificar los síntomas de la la vaginosis bacteriana.

3. Flujo blanco antes de la menstruación

Es normal que antes de menstruar la mujer presente flujo blanco y cremoso, considerándose parte del ciclo menstrual. Este tipo de flujo no tiene olor, no está asociado a ningún otro síntoma y surge con el objetivo de impedir el desplazamiento de los espermatozoides y la posterior fertilización del óvulo, también surge para proteger el cuerpo de la mujer y promover la lubricación.

Sin embargo, si antes de la menstruación surge algún flujo de color amarillo, marrón o rosa, o aparecen otros síntomas, es importante acudir al ginecólogo para que realice una evaluación ginecológica e indique la realización de exámenes, en caso de ser necesario, debido a que puede ser un signo de infección vaginal o de infecciones de transmisión sexual, siendo necesario un tratamiento específico. 

Conozca qué significa el color del flujo vaginal.

4. Flujo blanco durante el embarazo

Durante el embarazo, principalmente al inicio, es normal que se observe un flujo blanquecino y cremoso, sin olor y sin estar asociado a ningún otros síntoma, ocurriendo por las alteraciones hormonales típicas de este período. 

En esta fase, es importante que la mujer sea acompañada por el ginecólogo para garantizar que la gestación se está desarrollando saludablemente y que el flujo no sea a consecuencia de una infección, ya que durante las primeras semanas del embarazo ocurre un cambio de pH en la vagina, aumentando el riesgo de que la mujer sufra de candidiasis.

Cuidados para evitar el flujo blanco

Para evitar que aparezcan infecciones vaginales como candidiasis o de alteraciones en la flora vaginal, existen algunos hábitos de higiene muy importantes que incluyen:

  1. Evitar usar ropa íntima húmeda o mojada;
  2. No usar ropa íntima de material sintético, optando por piezas de algodón; 
  3. Usar ropa ligera, evitando pantalones y shorts muy apretados; 
  4. Evitar alimentos dulces y ricos en carbohidratos, ya que disminuyen la inmunidad y potencian el surgimiento de infecciones;
  5. No usar duchas vaginales directamente sobre la región genital y lavar la región externa de la vagina usando un jabón íntimo;
  6. Dormir sin ropa íntima; 
  7. Después de evacuar limpiar siempre en el sentido de adelante hacia atrás, así se evita que las bacterias fecales entren en la vagina y provoquen infecciones.

Además de esto, las toallitas húmedas y el papel higiénico perfumado también pueden perjudicar la salud íntima de la mujer, potenciando el surgimiento de infecciones o de alergias.

Conozca cómo realizar la higiene íntima y qué medicamentos son usados en cada tipo de flujo.

Vea en el video a continuación cómo identificar correctamente el flujo de cada color y qué puede ser:

¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda, escríbala en el espacio a continuación para que podamos mejorar nuestro texto:

¡Atención! Solo podremos responderle si coloca su email a continuación.
Recibirá un email con un enlace al que debe acceder para confirmar que el email le pertenece.
Más sobre este tema:

Publicidad
Carregando
...
Fechar Simbolo de finalizado

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje