Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Qué es la amigdalitis bacteriana, síntomas y tratamiento

La amigdalitis bacteriana es una inflamación de las amígdalas, que son dos masas de tejido de forma ovalada situadas a ambos lados de la garganta, causada por bacterias generalmente del género Streptococcus. Esta inflamación suele causar algunos síntomas como: fiebre, dolor de garganta y dificultad para deglutir los alimentos, haciendo con que la persona tenga pérdida del apetito.

El diagnóstico de la amigdalitis bacteriana es realizada por el médico en función al examen físico y a los síntomas que la persona presenta, sin embargo, podría solicitar un examen microbiológico para identificar la especie bacteriana responsable por la infección e indicar el antibiótico más adecuado.

Qué es la amigdalitis bacteriana, síntomas y tratamiento

Principales síntomas

Los principales signos y síntomas de la amigdalitis bacteriana son:

  • Dolor de garganta intenso;

  • Dificultad para tragar;

  • Fiebre alta;

  • Escalofríos;

  • Puntos blancos en la garganta (pus);

  • Pérdida de apetito;

  • Dolor de cabeza;

  • Inflamación de las amígdalas.

La amigdalitis bacteriana puede ocurrir a cualquier edad, sin embargo, es más frecuente en niños y en personas que poseen el sistema inmunológico comprometido, ya que se trata de una infección oportunista.

Cómo confirmar el diagnóstico

En la mayoría de los casos el diagnóstico es clínico, es decir, la amigdalitis bacteriana se identifica tan solo con la evaluación de los síntomas y la observación de la garganta en el consultorio. Sin embargo, también existen casos donde el médico puede pedir un examen microbiológico para saber cuál es la bacteria que está causando la infección en las amígdalas, adecuando mejor el tratamiento.

Cómo se transmite la amigdalitis bacteriana

La amigdalitis es una enfermedad contagiosa que se transmite a través de la inhalación de gotas infectadas con bacterias, provenientes de una tos o estornudos de una persona contagiada. Estas bacterias se alojan en las amígdalas, se desarrollan y causan la infección.

Sin embargo, también puede contraer amigdalitis cuando se toca en un objeto contaminado, como la manija de una puerta, por ejemplo, y luego se lleva la mano a la nariz o la boca, sin lavárselas primero. Esta es la razón por la cual la amigdalitis es más común en los niños, ya que es más probable que se lleven las manos sucias a la boca.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento de la amigdalitis bacteriana casi siempre se realiza con el uso de antibióticos de amplio espectro, como la amoxicilina, el cual permite eliminar el exceso de bacterias. Este antibiótico puede ser indicado por el médico apenas con la evaluación de los signos y síntomas y, por lo general, suele haber una mejoría del cuadro clínico al cabo de 3 a 5 días después de haber iniciado el tratamiento.

Sin embargo, si los síntomas no mejoran o si empeoran, el médico puede solicitar un examen microbiológico para saber cuál es el tipo de bacteria que se encuentra en las amígdalas, adecuando el tratamiento con el uso de un antibiótico más específico para el tipo de bacteria identificada.

En casos más crónicos, cuando la amigdalitis bacteriana persiste por más de tres meses o es recurrente, puede ser indicada la extirpación de las amígdalas. Vea cómo se realiza esta cirugía y vea el vídeo a continuación para saber cómo es la recuperación:

Es importante realizar el tratamiento de la amigdalitis según las indicaciones del médico, para evitar complicaciones como abscesos y el surgimiento de fiebre reumática, que es una enfermedad causada por una reacción autoinmune del organismo después de una infección causada por bacterias. Vea más sobre la fiebre reumática.

Tratamiento casero

Los tratamientos caseros deben ser utilizados para complementar el tratamiento indicado por el médico y nunca como sustitución del mismo. Asimismo, se debe informar al médico sobre el uso de algún remedio casero, ya que podría interferir con el funcionamiento del antibiótico.

Sin embargo, un tratamiento que casi siempre puede ser utilizado para ayudar a aliviar los síntomas durante el tratamiento con antibióticos es hacer gárgaras con agua tibia y sal, 2 veces a día, mientras se mantengan los síntomas.

Bibliografía >

  • TANAKA, Ioshie I.; IWAMOTO, Airton H.; PERSON, Osmar C.. Amigdalite aguda letal causada por Streptococcus pyogenes. O Mundo da Saúde São Paulo. Vol.33 n.1. 114-117, 2009
  • LONGO, Dan L. et al.. Medicina interna de Harrison. 18.ed. São Paulo: AMGH Editora, 2013. 262-267.
  • NHS. Tonsillitis. Disponible en: <https://www.nhs.uk/conditions/tonsillitis/>. Acceso en 10 Feb 2020
¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda, escríbala en el espacio a continuación para que podamos mejorar nuestro texto:

Atenção! Solo podremos responderle si coloca su email a continuación.
Recibirá un email con un enlace al que debe acceder para confirmar que el email le pertenece.
Más sobre este tema:

Publicidad
Carregando
...
Fechar Simbolo de finalizado

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje