5 Remedios caseros para la cistitis

Existen algunos remedios caseros que se pueden utilizar para aliviar los síntomas de la cistitis, que es una infección de la vejiga que suele ser causada por bacterias. Cuando esta enfermedad no es tratada según las recomendaciones del médico, puede conducir a la aparición de complicaciones renales.

El tratamiento para la cistitis se realiza con antibióticos, que deben ser recomendados por el médico general o el urólogo, sin embargo, los remedios caseros pueden complementar el tratamiento indicado, ayudan a fortalecer el sistema inmunitario y alivian los síntomas relacionados con la cistitis, además de acelerar la recuperación.

1. Solución de bicarbonato de sodio

5 Remedios caseros para la cistitis

Un excelente remedio casero para la cistitis es tomar bicarbonato de sodio, porque cambia el pH de la orina haciéndola menos ácida de manera que las bacterias no se multipliquen con facilidad, aliviando los síntomas de la enfermedad.

Ingredientes:

  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio;
  • 300 ml de agua.

Modo de preparación:

Disolver el bicarbonato de sodio en el agua y beber de una sola vez. El mismo proceso se debe repetir de 6 a 7 veces por día.

Por lo general, la ingestión de una gran cantidad de líquido elimina la infección de la vejiga, cuando es leve, ya que orinar con frecuencia elimina muchas bacterias y las defensas naturales del organismo eliminan las bacterias restantes.

2. Baño de asiento con sándalo

5 Remedios caseros para la cistitis

Otro buen remedio casero para la cistitis es el baño de asiento con sándalo, debido a sus propiedades antimicrobianas, que dificultan la proliferación de los microorganismos que causan la inflamación.

Ingredientes:

  • 10 gotas de aceite esencial de sándalo;
  • 1 litro de agua.

Modo de preparación:

Mezclar las gotas de sándalo en el agua, colocar en un recipiente adecuado y luego sentarse por aproximadamente 20 minutos. Repetir este procedimiento hasta disminuir los síntomas de la cistitis.

3. Jugo de arándano

5 Remedios caseros para la cistitis

El jugo de arándano ayuda a prevenir y a tratar las infecciones de la vejiga, ya que lubrica las paredes y previene el desarrollo de bacterias.

Ingredientes:

  • 60 ml de agua;
  • 125 ml de jugo de arándano sin azúcar;
  • 60 ml de jugo de manzana sin azúcar.

Modo de preparación:

Mezclar los ingredientes en un vaso y beber alrededor de 6 vasos de esta mezcla al día, al primer signo de infección urinaria. Las personas susceptibles a este tipo de infecciones deben beber dos vasos al día como medida preventiva.

4. Baño de asiento con vinagre

5 Remedios caseros para la cistitis

Otra excelente opción para tratar la cistitis naturalmente, es hacer un baño de asiento con agua tibia y vinagre, porque esta mezcla hace que el pH de la región íntima sea más alcalino, dificultando la proliferación de bacterias que causan la cistitis y como consecuencia ayudan en su tratamiento.

Ingredientes:

  • 3 litros de agua tibia;
  • 2 cucharadas de vinagre;
  • 1 recipiente grande.

Modo de preparación:

Mezclar el agua y el vinagre, colocarlo dentro de un recipiente para baños de asiento. Lavar la región íntima con agua y jabón neutro, y luego sentarse dentro del recipiente por alrededor de 20 minutos.

Esta solución casera disminuirá los síntomas de la cistitis, que son dolor y ardor al orinar, pero no excluye la necesidad del uso de medicamentos indicados por el médico. Otro buen consejo para ayudar en el tratamiento, es beber alrededor de 3 litros de agua o té por día, ya que esto aumenta la cantidad de orina, disminuyendo también la cantidad de bacterias en la vejiga.

5. Infusión de cola de caballo

5 Remedios caseros para la cistitis

La infusión de cola de caballo es una buena opción natural, porque posee propiedades antiinflamatorias y diuréticas, que ayudan en el alivio de los síntomas causados por la cistitis.

Ingredientes:

  • 20 g de hojas secas de cola de caballo;
  • 1 taza de agua hirviendo.

Modo de preparación:

Colocar las hojas de cola de caballo en una taza y cubrir con agua hirviendo. Tapar y dejar reposar por 15 minutos, colar y luego beber. Utilizar este remedio 3 veces al día entre las comidas, sin endulzarlo. Esta infusión también se puede usar como baño de asiento, ya que sus propiedades calmantes también funcionan de esta manera.

¿Fue útil esta información?
Más sobre este tema: