Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Conozca las principales causas de presión baja

La presión baja, normalmente, no es causada por problemas de salud, siendo una característica común en algunas personas y, generalmente, no provoca riesgos para la salud. Sin embargo, cuando surge de repente o se acompaña de síntomas como mareos, desmayos o cansancio puede indicar un problema más grave como deshidratación, infección o problemas cardíacos.

Generalmente, la presión arterial se considera baja cuando es inferior a 90x60 mmHg, no existiendo un límite mínimo de presión, y es normal siempre que la persona haya sufrido de presión baja.

Conozca las principales causas de presión baja

1. Deshidratación

La deshidratación ocurre cuando el cuerpo está perdiendo más agua que la que se ingiere y por esto los vasos sanguíneos van disminuyendo la sangre en su interior, lo que acaba disminuyendo la presión arterial, causando el surgimiento de síntomas como debilidad, sensación de sensación desmayo y cansancio. La deshidratación es más frecuente en ancianos o niños, especialmente durante el verano, o en personas que utilizan diuréticos sin indicación médica.

  • Qué hacer: la rehidratación oral debe ser hecha con suero casero o con el suero comprado en la farmacia, de manera que se ingiera la cantidad de agua que e organismo necesita en conjunto con los electrólitos. En los casos donde la deshidratación es grave, se debe acudir al hospital, ya que puede ser necesario la colocación de suero vía intravenosa. Ver lo mejor que hacer en caso de deshidratación.

Vea cómo preparar el suero casero en el video a continuación:

2. Deficiencia de vitamina B12 y ácido fólico

La vitamina B12 y el ácido fólico son dos vitaminas muy importantes para la formación de los glóbulos rojos, por lo que un déficit de estas vitaminas en el organismo puede generar una anemia, y una vez que los hematíes disminuyen en la sangre, es normal que la presión arterial baje.

Algunas señales que pueden indicar anemia incluyen debilidad, palidez, hormigueo en los pies o las manos, rigidez de los brazos y piernas o pérdida de sensibilidad al tacto, por ejemplo.

  • Qué hacer:  cuando se sospecha de anemia es muy importante consultar a un médico general, para identificar la causa correcta de la anemia e iniciar el tratamiento correcto. En el caso de deficiencia de vitamina B12 o ácido fólico, se debe realizar una suplementación con estas vitaminas y aumentar la ingesta de alimentos como salmón o filete de hígado. Vea cuáles son los alimentos con vitamina B12 y los alimentos con ácido fólico.

3. Uso de algunos medicamentos

Hay varios tipos de medicamentos que cuando se usan de forma prolongada, pueden causar una disminución acentuada de la presión arterial. Algunos de los ejemplos más comunes incluyen medicamentos para la hipertensión, diuréticos, medicamentos para problemas cardíacos, antidepresivos y medicamentos para la disfunción eréctil.

  • Qué hacer: Si se está tomando una de estas medicaciones es recomendable consultar al médico que las prescribió, para evaluar la posibilidad de cambiar el medicamento o modificar la dosis.

4. Cambios hormonales

Cuando existe alteración en la producción de hormonas por la tiroides o por la glándula adrenal, por ejemplo, puede existir dilatación de los vasos sanguíneos, lo que acaba causando una caída acentuada de la presión arterial. Además de esto, las alteraciones del embarazo también pueden causar este tipo de efecto y, por lo tanto, es común que durante la gestación la mujer presente una presión más baja de la que tenía anteriormente.

  • Qué hacer: en el embarazo se debe mantener una ingesta adecuada de agua para ayudar en la producción de líquidos e intentar regular la presión arterial. En los demás casos, es importante consultar a un endocrinólogo para identificar el problema hormonal e iniciar el tratamiento más adecuado. 

5. Hemorragia interna

En la hemorragia interna ocurre sangrado hacia el interior del cuerpo y, por lo tanto, puede ser más difícil de identificar. Cuando esto ocurre, es posible perder mucha sangre, lo que acaba por dejar los vasos sanguíneos con menos sangre, reduciendo bastante la presión arterial.

La presión baja también puede ocurrir cuando existe un sangrado externo muy intenso. Algunas señales de que se puede tener una hemorragia interna incluyen debilidad, mareos, dificultad para respirar o dolor de cabeza constante.

  • Qué hacer: si se sospecha de hemorragia interna se debe acudir inmediatamente al hospital, para identificar el lugar del sangrado e iniciar el tratamiento más adecuado.
Conozca las principales causas de presión baja

6. Problemas cardíacos

Los cambios en el funcionamiento del corazón también pueden causar una disminución de la presión causando una reducción de la cantidad de sangre que circula en el cuerpo. Los problemas más comunes incluyen insuficiencia cardíaca, cambios de las válvulas cardíacas y arritmias.

En estas situaciones, además de la caída de la presión arterial también pueden surgir otros signos y síntomas como incomodidad en el pecho, cansancio excesivo, sensación de falta de aire y sudoración fría, por ejemplo. Conozca 12 síntomas que pueden indicar problemas cardíacos

  • Qué hacer: si existe antecedentes de problemas cardíacos en la familia o si se sospecha de cambios en el corazón, se debe consultar a un cardiólogo para que realice una evaluación completa de la salud del corazón para dar un diagnóstico correcto e iniciar el tratamiento más adecuado.

7. Infección grave

Aunque es más raro, la presión baja también puede surgir debido a una infección grave en el organismo, conocida como sepsis o shock séptico. Esto ocurre porque las bacterias se extienden por el cuerpo y liberan toxinas que afectan a los vasos sanguíneos, causando una disminución acentuada de la presión arterial.

  • Qué hacer: si tiene una infección en algún lugar del cuerpo y presenta una caída repentina de la presión arterial con síntomas como debilidad, mareos y sensación de desmayo, es importante acudir de inmediato al hospital para iniciar la administración de antibióticos directamente en la vena.

Cuando debe acudir al médico

Se aconseja consultar al médico general cuando la presión arterial se encuentra por debajo de 40 mmHg o está acompañada de los síntomas a continuación:

  • Mareos ;
  • Desmayo;
  • Exceso de sed;
  • Dificultad de concentración;
  • Visión borrosa;
  • Cansancio excesivo;
  • Piel fría y pálida.

Cuando surgen síntomas de presión baja se recomienda acostar a la persona y elevar las piernas, permitiendo que la sangre llegue hasta el cerebro. En caso los sintomas se mantengan por más de 10 minutos, se debe llamar una ambulancia o acudir a una emergencia hospitalaria. 

Vea qué hacer cuando se baja la presión arterial.

Más sobre este tema:


Carregando
...