Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Presión baja en el embarazo: síntomas, riesgos y qué hacer

La presión baja en el embarazo, o hipotensión, es una alteración muy común al inicio del embarazo debido a las alteraciones hormonales, las cuales relajan los vasos sanguíneos y hacen con que la presión arterial disminuya.

Esta situación no es tan grave como tener la presión alta durante el embarazo, sin embargo, la disminución acentuada de la presión puede causar gran incomodidad para la embarazada durante el día e, incluso, provocar desmayos que pueden poner la vida del bebé y de la embarazada en peligro.

Para regular la presión arterial es importante evitar los cambios bruscos de posición, la ingesta de bebidas alcohólicas, refrescos y café, también es importante comer a intervalos regulares, así como evitar ambientes muy calientes.

Presión baja en el embarazo: síntomas, riesgos y qué hacer

Principales síntomas

La presión baja en el embarazo puede causar síntomas como:

  • Sensación de debilidad;
  • Visión borrosa o que se oscurece, cuando el individuo se levanta muy rápido;
  • Sueño;
  • Mareos;
  • Dolor de cabeza.

En los casos más graves puede haber sensación de desmayo, siendo importante acudir al obstetra si estos síntomas se presentan con mucha frecuencia.

Por qué la presión arterial disminuye en el embarazo

Durante el primer y segundo trimestre del embarazo el organismo demanda un aumento del flujo sanguíneo, esto ocurre con la finalidad de suplirle sangre tanto a la madre como al feto. Durante esta fase el cuerpo de la mujer está adaptándose y creando las condiciones necesarias para que el feto se desarrolle, por lo que la sangre debe circular más rápido para cubrir las necesidades del organismo.

Para circular más rápido, las hormonas producidas durante el embarazo hacen con que los vasos sanguíneos se relajen mucho más, de manera que la sangre llegue más rápido a la placenta, pudiendo hacer con la presión arterial disminuya.

Otra de las causas de hipotensión es la presión que ejerce el útero sobre la aorta y la vena cava abdominal, esto ocurre principalmente en el segundo trimestre del embarazo, donde el peso del útero es mayor.

También es posible que la embarazada sufra de hipotensión ortostática, en la que se produce mareos y aturdimiento al ponerse de pie tras estar sentada o acostada, o al realizar algún movimiento brusco. Lo ideal en estos casos es levantarse más despacio, sentarse durante unos minutos y sólo después colocarse de pie, preferiblemente con ayuda o con algún apoyo.

Qué hacer en caso de sensación de desmayo

En caso de que a la embarazada se le baje la presión debe:

  • Sentarse, respirar profundo e inclinar el cuerpo hacia adelante, tratando de llegar la cabeza a las rodillas durante algunos minutos;
  • Acostarse en una posición cómoda y elevar las piernas para ayudar a normalizar el flujo sanguíneo;
  • Ingerir una galleta cracker o un vaso de jugo de naranja para ayudar a aumentar la presión.

En caso de que los síntomas de presión baja persistan durante más de 15 minutos, o si surgen con mucha frecuencia, se recomienda acudir al hospital o entrar en contacto con el obstetra.

Posibles riesgos

El principal riesgo de la presión baja en el embarazo es desmayarse, lo cual puede resultar en una caída causando traumatismos en la embarazada. Normalmente, este trauma es leve y no causa más que un pequeño susto, pero si el desmayo ocurre en un lugar donde la caída pueda ser más grave como en una escalera, por ejemplo, puede poner en riesgo la vida de la embarazada, del bebé o de ambos.

La hipotensión deja de ser frecuente cuando el volumen de sangre aumenta y el organismo de la embarazada comienza a adaptarse, produciendo una mayor cantidad de sangre. Sólo en esta fase la presión tiende a volver a la normalidad, siendo necesario todo el cuidado y atención, especialmente cuando vaya a salir sola.

Cómo evitar la presión baja en el embarazo

Para intentar mantener la presión bien regulada y evitar la disminución acentuada de la presión, se pueden tomar algunas medidas como:

  • Tener siempre algo salado en la mochila o cartera como galletas cracker o frutos secos, por ejemplo, para no mantenerse mucho tiempo sin comer;
  • Ingerir alrededor de 2 L de agua a lo largo del día y en pequeñas cantidades, así se evita la deshidratación y la disminución de la presión;
  • Evitar permanecer por largos períodos en ambientes muy calientes y húmedos;
  • Evitar consumir bebidas alcohólicas, refrescos y café, para disminuir las posibilidades de deshidratación;
  • Practicar actividad física leve regularmente, ya que posee efectos benéficos para la circulación sanguínea y la presión arterial;
  • Evitar cambios bruscos de posición, como levantarse muy rápido de la cama;
  • Si está utilizando algún medicamento, confirmar con el obstetra si ejerce algún efecto secundario sobre la presión arterial.

Si la hipotensión es frecuente, la embarazada debe acudir o informar al médico para que realice una evaluación clínica, ya que a pesar de no ser común, la presión baja puede ser un signo de alguna enfermedad que deba ser investigada y tratada.

¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda, escríbala en el espacio a continuación para que podamos mejorar nuestro texto::

Atenção! Só poderemos responder diretamente se deixar o seu email.
Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje