Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.

Cáncer de tiroides: qué es, principales síntomas y tratamiento

El cáncer de tiroides es una condición donde las células de la tiroides crecen y se reproducen sin control, pudiendo afectar el funcionamiento de la glándula. Este cáncer se caracteriza por la palpación de un nódulo o bulto en el cuello, y en la mayoría de los casos, tiene una elevada probabilidad de cura cuando el tratamiento se inicia precozmente.

Este tipo de cáncer suele ser más común en las mujeres y puede surgir entre los 30 y 60 años de edad. Es importante que ante la aparición de una bolita en el cuello o cualquier otro síntoma asociado, se consulte un endocrinólogo para que indique la realización de exámenes de diagnóstico que permitan identificar si existe algún problema en la tiroides, para así iniciar el tratamiento más adecuado. 

Estructura de la Tiroides
Estructura de la Tiroides

Principales síntomas

Los síntomas que pueden indicar el desarrollo de cáncer de tiroides son:

  1. La presencia de un nódulo o una bolita en el cuello, que normalmente crece rápidamente;
  2. Inflamación en el cuello debido al aumento de los ganglios;
  3. Dolor en la parte de en frente de la garganta que se puede irradiar para los oídos;
  4. Ronquera u otras alteraciones de la voz;
  5. Dificultad para respirar como si tuviese algo atascado en la garganta;
  6. Tos constante que no está acompañada de resfriado o gripe;
  7. Dificultad para tragar o sensación de algo preso en la garganta.

Sin embargo, estos síntomas también pueden indicar otros problemas menos graves como reflujo gastroesofágico, infecciones respiratorias, problemas en las cuerdas vocales, e incluso quistes o nódulos en la tiroides, que normalmente son benignos y no representan ningún peligro para la salud, los cuales deben ser evaluados porque en la mayoría de los casos el cáncer de tiroides no produce síntomas. 

Vea cuáles son las señales que pueden indicar otros cambios en la tiroides

Cómo diagnosticar el cáncer de tiroides

Para diagnosticar el cáncer de tiroides se debe acudir al endocrinólogo para observar el cuello del individuo e identificar alteraciones como hinchazón o dolor, que puedan indicar la presencia de un cáncer. Sin embargo, también es importante realizar un examen de sangre para verificar las cantidades de las hormonas TSH, T3, T4, tiroglobulina y calcitonina, que al estar alteradas pueden indicar cambios o problemas en la tiroides.

Además de esto, es necesario realizar una ecografía de la glándula tiroides y una punción aspirativa con aguja fina (PAAF), para confirmar la presencia de células malignas en la glándula, lo que realmente determina si se trata de cáncer.

Las personas diagnosticadas con cáncer de tiroides de bajo riesgo normalmente presentan valores normales en los exámenes de sangre, por lo que es importante realizar la biopsia siempre que el médico lo indique, si éstas indican un resultado inconcluso, deben ser repetidas periódicamente hasta que se demuestre que se trata de un nódulo benigno.

A veces, la certeza de que se trata de un cáncer de tiroides sólo ocurre después de hacer la cirugía para retirar el nódulo que se envió al laboratorio de análisis.

Cuáles son los tipos de cáncer de tiroides

Existen diferentes tipos de cáncer de tiroides que varían de acuerdo con el tipo de células que son afectadas. Sin embargo los más comunes son:

  • Carcinoma papilar: este tipo de cáncer de tiroides es el más común, ocurre en un 80% de los casos, y normalmente se desarrolla muy lentamente siento el más fácil de tratar;
  • Carcinoma folicular: este cáncer es menos frecuente que el papilar, pero también suele tener un buen pronóstico, siendo fácil de tratar;
  • Tumor de Células de Hürthle: es el cáncer de tiroides más difícil de ser detectado, ocurre en un 3% de los casos, y por esto muchas veces es diagnosticado en una fase más avanzada, siendo más difícil de curar.   
  • Carcinoma anaplásico: es muy raro, ocurre en 1% de los casos, pero es muy agresivo, teniendo pocas posibilidades de cura. 

En los tipos de cáncer papilar o folicular, la tasa de supervivencia es elevada, aunque puede disminuir a la mitad cuando el cáncer es diagnosticado en una fase muy avanzada, principalmente si existe metástasis en el cuerpo. Por lo que además de saber qué tipo de tumor la persona posee, se debe saber también su estadio y si hay metástasis o no asociada, porque eso determina cuál es el tratamiento más indicado para cada caso.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para el cáncer de tiroides depende del tamaño del tumor y, las principales opciones de tratamiento para las personas con cáncer de tiroides son la cirugía, terapia de yodo radiactivo y la hormonoterapia. En los casos más graves, podrá ser indicado la realización de quimioterapia y radioterapia, pero todos los tratamientos son siempre indicados por el endocrino o por el cirujano de cabeza y cuello. 

  • Cirugía: conocida por la tiroidectomía, consiste en retirar toda la tiroides, además de hacer el vaciamiento cervical para remover los ganglios del cuello que pueden estar afectados. Conozca cómo se realiza la cirugía;
  • Reposición hormonal: A continuación se deben tomar medicamentos para sustituir las hormonas producidas por la tiroides, durante toda la vida, todos los días, en ayuno;
  • Quimio o Radioterapia: Puede ser indicada en caso de cáncer medular o anaplásico, especialmente en un tumor avanzado;
  • Ingestión de yodo radioactivo: Al cabo de 1 mes después de la retirada de la tiroides se debe iniciar el segundo paso del tratamiento que es la ingesta de yodo radiactivo que sirve para eliminar completamente todas las células de la tiroides y, por consecuencia todos los vestigios del tumor. Vea todo sobre la Terapia de yodo radioactivo.

La quimioterapia casi nunca se recomienda en caso de cáncer de tiroides porque este tipo de tumor no responde bien a este tratamiento.

Conozca más sobre los medicamentos indicados para la tiroides. 

Cómo es el acompañamiento después del tratamiento

Cáncer de tiroides: qué es, principales síntomas y tratamiento

Después del tratamiento para extraer un tumor de la tiroides es necesario realizar exámenes para evaluar si el tratamiento eliminó completamente las células malignas y si la reposición hormonal es adecuada a las necesidades de la persona.

Los exámenes necesarios incluyen:

  • Gammagrafía: es un examen donde la persona toma un medicamento y luego entra en un aparato que genera imágenes de todo el cuerpo, a fin de encontrar células tumorales o metástasis en el cuerpo. Este examen puede realizarse 1 a 6 meses después de la yodoterapia. Si se encuentran células malignas o metástasis, el médico puede indicar la ingesta de un nuevo comprimido de yodo radiactivo para eliminar cualquier vestigio del cáncer, pero normalmente basta una sola dosis de yodoterapia.
  • Ecografía del cuello: Puede indicar si hay cambios en el cuello y a nivel de los ganglios cervicales;
  • Exámenes de sangre para la dosificación de TSH y la tiroglobulina, cada 3, 6 o 12 meses, el objetivo es que sus valores estén por debajo de <0,4 mU/L.

Normalmente el médico sólo solicita 1 o 2 gammagrafías de cuerpo entero y luego el acompañamiento se realiza solamente con ultrasonido del cuello y exámenes de sangre. Dependiendo de la edad, del tipo y del estadio del tumor, y del estado general de salud de la persona, estos exámenes pueden ser repetidos periódicamente por un período de 10 años o más, esto ya dependerá del criterio médico.

¿El cáncer de tiroides puede volver?

Es poco probable que un tumor descubierto precozmente pueda extenderse por el cuerpo, habiendo metástasis, pero la mejor forma de saber si hay células malignas en el cuerpo es realizando los exámenes que el médico solicite y tenga algunos cuidados como alimentarse bien, practicar actividad física regularmente y tener hábitos de vida saludables.

Sin embargo, si el tumor es agresivo o si se descubre en una fase más avanzada, existe la posibilidad de que el cáncer aparezca en otros lugares del cuerpo, siendo más frecuentes metástasis en los huesos o en el pulmón, por ejemplo.

¿Fue útil esta información?

¡Su opinión es importante! Escriba aquí en qué podemos mejorar nuestro texto:

Consulta el email de confirmación que te enviamos.

Bibliografía

  • CONDUTAS DO INCA/MS. Câncer da Tireóide. Revista Brasileira de Cancerologia, 2002, 48(2): 181-185. Disponível em: http://www1.inca.gov.br/rbc/n_48/v02/pdf/condutas1.pdf
  • Ferraz AR, Araújo Fº VJF, Gonçalves AJ, Fava AS, Lima RA. Diagnóstico e Tratamento do Câncer da Tireóide. Projeto Diretrizes AMB/CFM. pp. 1-10, 2001. Disponível em: https://www.bibliomed.com.br/diretrizes/pdf/cancer_tireoide.pdf
  • Rosário, Pedro Weslley. et al. Nódulo tireoidiano e câncer diferenciado de tireoide: atualização do consenso brasileiro. Arq Bras Endocrinol Metab. 2013;57/4 . Disponível em: http://www.scielo.br/pdf/abem/v57n4/pt_02.pdf
  • DR. RENATO CAPUZZO. O que você precisa saber sobre tireóide. Disponible en: <https://www.sbccp.org.br/arquivos/informacoes_sobre_tireoide.pdf>. Acceso en 17 Abr 2020
Más sobre este tema:

Carregando
...
Enviar mensaje