BAAF: qué es, procedimiento y resultados

Actualizado en enero 2024

La punción aspirativa con aguja fina, conocida por sus siglas BAAF de la tiroides, es un examen indicado por el endocrinólogo para evaluar un nódulo o quiste tiroideo, siendo útil para determinar si posee características benignas o malignas.

La BAAF, también conocida como biopsia de la tiroides, es normalmente realizada durante o después de la realización de una ultrasonografía de la tiroides, donde la glándula es observada, siendo posible identificar alteraciones.

Normalmente los nódulos de tiroides que son pequeños y benignos no necesitan tratamiento, pero en el caso de nódulos grandes, aunque sean benignos, puede ser necesaria la cirugía para retirarlos, y en el caso de nódulo maligno se debe siempre retirar la tiroides, porque este representa un cáncer. Conozca cómo identificar un nódulo tiroideo.

Imagem ilustrativa número 1

Para qué sirve

La PAAF se utiliza para diferenciar los nódulos benignos de los malignos que pueden estar presentes en la tiroides. Esto se logra mediante el análisis en el laboratorio de la muestra de tiroides obtenida a través de una aguja fina.

El nódulo en la tiroides puede ser identificado durante el examen físico, en el cual el médico palpa la glándula tiroides, o mediante la realización de una ecografía de tiroides, siendo este último método el más indicado para la identificación de nódulos, ya que está asociado con tasas más bajas de no diagnóstico o resultados falsos negativos.

¿Cuándo se solicita la BAAF?

El médico solicita una punción aspirativa con aguja fina cuando el examen de ultrasonido muestra:

  • Nódulo en la tiroides igual o mayor a 1 cm, con función normal de la tiroides y con sospecha de malignidad;
  • Nódulos con más de 0,5 cm y con sospecha de malignidad;
  • Aumento del nódulo de la tiroides en más del 50 % durante el acompañamiento médico regular;
  • Nódulos sólidos o quistes con microcalcificaciones;
  • Cuando se tiene un familiar de primer grado con cáncer de tiroides;
  • Exposición a radiación durante la infancia o adolescencia;
  • Nódulo con aparente invasión fuera de la tiroides;
  • Ganglios linfáticos sospechosos durante la ecografía.

La BAAF de la tiroides normalmente se solicita cuando el nódulo presenta alteraciones durante la ecografía.

Además, cuando existen múltiples nódulos en la tiroides, todos ellos deben ser examinados, extrayendo tanto partes sólidas como líquidas para su análisis en el laboratorio.

Cómo se prepara la BAAF

Antes de realizar la BAAF de la tiroides, se indica suspender el uso de medicamentos anticoagulantes, como AAS, heparina o warfarina, durante 3 días antes del examen o según la orientación del médico.

Realización de la BAAF

La PAAF se realiza en la consulta del endocrinólogo y puede realizarse al mismo tiempo que la ecografía de la tiroides.

Para llevar a cabo la PAAF, el médico debe seguir algunos pasos, como:

  1. Colocar a la persona acostada boca arriba en una camilla;
  2. Limpiar y desinfectar la piel;
  3. Utilizar una ecografía para guiar la zona de inserción de la aguja fina y prevenir lesiones durante el procedimiento:
  4. Insertar la aguja fina acoplada a una jeringa para extraer una muestra de tejido o todo el líquido del nódulo;
  5. Repetir el procedimiento, si es necesario, para obtener tejido de diferentes partes del nódulo;
  6. Colocar el material recogido en una lámina para enviarlo al laboratorio;
  7. Realizar un pequeño vendaje en el lugar de la punción.

Por lo general, no se requiere anestesia local para realizar la PAAF, ya que la aguja es muy fina y solo causa una molestia pasajera. En el caso de los niños, a veces puede ser necesario utilizar una sedación leve.

Además, la anestesia general no se recomienda para realizar la PAAF, ya que los riesgos no justifican su uso durante este procedimiento.

Después del examen, la persona puede regresar a casa y no requiere hospitalización.

Cuidados después del examen

Después del examen de BAAF de la tiroides no se requieren cuidados específicos, y la persona puede volver a su rutina normal.

Es normal que el lugar de la punción esté un poco dolorido durante 1 o 2 días, y el médico puede recomendar el uso de analgésicos como el paracetamol para aliviar la molestia.

Interpretación de resultados

Los resultados de la punción aspirativa con aguja fina, de acuerdo con la clasificación del Sistema Bethesda, pueden indicar:

Categoría SignificadoRecomendación
Categoría I:

Muestra no diagnóstica, insatisfactoria

Repetir BAAF con ultrasonido

Categoría II:

Nódulo Benigno: bocio coloide, nódulo hiperplásico o tiroiditis linfocítica

A criterio médico
Categoría III:

Atipias, lesión folicular de significado indeterminado, es decir, no concluyente

Repetir la BAAF en 3 meses y considerar cirugía

Categoría IV:

Sospecha de neoplasia folicular o neoplasia folicular, es decir, no concluyente

Considerar la cirugía
Categoría V:Sospecha de malignidad Cirugía indicada para retirar sólo 1 lóbulo o remoción total de la tiroides
Categoría VI:Maligno Recomendado retirar la tiroides con cirugía

El resultado de la BAAF de la tiroides siempre debe ser interpretado por el médico de acuerdo con la clasificación del nódulo y sus características, para poder recomendar el tratamiento más adecuado.

Posibles complicaciones

La BAAF de la tiroides se considera un examen seguro, con pocas complicaciones. Sin embargo, ocasionalmente pueden surgir sangrado en el lugar de la punción, hematoma, hinchazón, infecciones o daños en las estructuras de la tiroides.