Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.

Bronquiolitis: qué es, principales síntomas y tratamiento

La bronquiolitis es una infección pulmonar muy común en bebés con menos de 2 años de edad, que provoca inflamación de las vías aéreas más estrechas del pulmón conocidas como bronquiolos. Cuando estos canales se inflaman, aumentan la producción de moco, dificultando el paso de aire y causando como consecuencia dificultad respiratoria.

En la mayoría de los casos, los síntomas de bronquiolitis mejoran de 2 a 3 semanas sin necesidad de tratamiento específico, sin embargo, es muy importante que el bebé sea evaluado por el pediatra cuando surjan los primeros síntomas, no sólo para descartar otras enfermedades, si no también para evaluar la necesidad de internamiento, ya que algunos niños pueden presentar síntomas muy intensos.

Bronquiolitis: qué es, principales síntomas y tratamiento

Principales síntomas

Los primeros dos días, la bronquiolitis causa síntomas semejantes a los de una gripe o resfriado como tos persistente, fiebre por encima de 37,5º C, nariz tapada y coriza. Estos síntomas normalmente duran uno o dos días, y luego evolucionan provocando:

  • Sibilancias al respirar;
  • Respiración rápida;
  • Ampliación de las narinas al respirar;
  • Aumento de la irritabilidad y cansancio;
  • Disminución del apetito;
  • Dificultad para dormir.

Aunque los síntomas puedan causar miedo a los padres, la bronquiolitis tiene cura y generalmente no es grave, pudiendo ser tratada en casa con algunos cuidados sencillos que alivian los síntomas y facilitan la respiración. Conozca con más detalles cómo se realiza el tratamiento de la bronquiolitis.

Cómo se confirma el diagnóstico

El diagnóstico de bronquiolitis generalmente lo realiza el pediatra después de la evaluación de los signos y síntomas presentados por el niño, así como el historial clínico.

En algunos casos, especialmente cuando la bronquiolitis tarda en curarse o cuando los síntomas son muy intensos, el pediatra puede solicitar algunos exámenes de sangre para descartar otras infecciones.

Cómo se realiza el tratamiento

No existe un medicamento antiviral para eliminar el virus que está provocando la bronquiolitis, pero normalmente el virus es eliminado por el organismo naturalmente después de 2 a 3 semanas.

Durante ese tiempo es importante cuidar al bebé de la misma forma que se trata un resfriado, dejándolo reposar, evitando alteraciones de temperatura, realización de nebulizaciones con suero y manteniéndolo bien hidratado con leche y agua. Además, en casos de fiebre se debe consultar al pediatra para la prescripción de Paracetamol o Ibuprofeno para aliviar los síntomas.

En raras ocasiones es necesario que el bebé permanezca internado en el hospital, siendo que en esos casos se presentan cuando existe mucha dificultad para respirar.

Fisioterapia en la bronquiolitis

La fisioterapia en bebés y niños con bronquiolitis puede ser importante, especialmente en los casos más graves para reducir las consecuencias de la infección en el sistema respiratorio, por lo que también puede ser recomendada por el pediatra.

Después de la infección, algunos niños pueden quedar con lesiones en el tejido pulmonar, principalmente en los bronquios y bronquiolos, lo que causa aumento de la producción de moco y perjudica la respiración. La respiración ayuda a la desobstrucción de los pulmones por medio de la realización de ejercicios respiratorios, reduciendo la dificultad para respirar.

Cómo prevenir la bronquiolitis

La bronquiolitis ocurre cuando un virus es capaz de llegar al pulmón, causando inflamación de las vías respiratorias. Por lo que, para evitar que este problema surja nuevamente se recomienda:

  • Evitar que el bebé juegue con otros bebés con gripe o resfriados;
  • Lavar frecuentemente las manos del bebé, especialmente después de haber estado en contacto con el piso y otras personas;
  • Limpiar frecuentemente los juguetes y las superficies donde el bebé juega;
  • Vestir al bebé adecuadamente, evitando alteraciones bruscas de temperatura;
  • Evitar acudir a lugares con mucho humo o polvo.

Aunque esta infección es muy común en cualquier bebé hasta los 2 años de edad, el riesgo de desarrollarla es mayor cuando el bebé nació prematuro, tiene problemas cardíacos, no ha sido amamantado o tiene hermanos que frecuentan la guardería o escuelas y otros lugares donde acuda mucha gente.

Cuándo acudir al médico

Es importante consultar al pediatra cuando surge alguna alteración en la salud del bebé. Sin embargo, los casos que son más urgentes de la bronquiolitis ocurren cuando el bebé presenta mucha dificultad para respirar, tiene la piel de los pies y las manos azuladas, no come, y es posible notar que se hunden los músculos de las costillas al respirar o si la fiebre no disminuye al cabo de 3 días.

¿Fue útil esta información?

¡Su opinión es importante! Escriba aquí en qué podemos mejorar nuestro texto:

Consulta el email de confirmación que te enviamos.
Más sobre este tema:

Carregando
...
Enviar mensaje