Basófilos altos (Basofilia): principales causas y qué hacer

El aumento del número de basófilos recibe el nombre de basofilia, e indica que algún proceso inflamatorio o alérgico, principalmente, está ocurriendo en el organismo, y es importante que la concentración de basófilos en la sangre, sea interpretada junto a los otros resultados de la hematología.

No es necesario tratar los basófilos altos, pero sí la causa de la basofilia. Por esto, es importante que se investigue la causa del aumento y así, se pueda iniciar el tratamiento adecuado.

Los basófilos son células pertenecientes al sistema inmunitario y se encuentran en cantidades menores en la sangre, considerándose normales cuando su concentración está entre 0 y 2% o 0 - 200 /mm3, o según el valor del laboratorio. Cantidades de basófilo superior a 200/ mm3 es indicativo de basofilia. Conozca más sobre los basófilos.

Basófilos altos (Basofilia): principales causas y qué hacer

Las causas principales de la basofilia son:

1. Asma, sinusitis y rinitis

Asma, sinusitis y rinitis son las principales causas de basófilos elevados, ya que son responsables por intensos y prolongados procesos alérgicos o inflamatorios, lo que estimula una mayor actividad del sistema inmunitario, dando origen al aumento no solo de basófilos, sino también de eosinófilos y de linfocitos.

Qué hacer: En estas situaciones, es importante identificar la causa de la sinusitis y de la rinitis y evitar el contacto, además, se pueden utilizar medicamentos antihistamínicos para aliviar los síntomas. En el caso del asma, está indicado además de evitar la causa responsable por la aparición de los síntomas, el uso de medicamentos que promuevan la apertura de los bronquios pulmonares, facilitando la respiración.

2. Colitis ulcerativa o ulcerosa

La colitis ulcerativa es una enfermedad inflamatoria intestinal, que se caracterizada por la presencia de varias úlceras en el intestino, causando muchas molestias, cansancio y pérdida de peso, por ejemplo. Como se trata de un proceso inflamatorio prolongado, es posible verificar en el hemograma el aumento del número de basófilos.

Qué hacer: Es importante seguir el tratamiento de acuerdo con las indicaciones del gastroenterólogo, dando preferencia a una alimentación saludable y baja en grasa, además de algunos medicamentos que ayudan a reducir la inflamación, como la Sulfasalazina, Mesalazina y Corticoides, por ejemplo.

3. Artritis

La artritis está caracterizada por la inflamación de las articulaciones, lo que conduce a cambios en la hematología, incluyendo el aumento del número de basófilos.

Qué hacer: En caso de artritis, es importante que sea realizado el tratamiento de acuerdo con las indicaciones del traumatólogo, de esta manera, además de normalizar los valores de la hematología, es posible combatir los síntomas asociados a la artritis. Vea todo sobre la artritis.

4. Insuficiencia Renal Crónica

Es común que en la insuficiencia renal crónica, se observa un aumento del número de basófilos, ya que normalmente está asociada a un proceso inflamatorio prolongado.

Qué hacer: En este caso, se recomienda seguir el tratamiento indicado por el médico para tratar la insuficiencia renal, en que por lo general se indica el uso de medicamentos para controlar los síntomas o en situaciones más graves, se puede indicar el trasplante renal.

5. Anemia Hemolítica

La anemia hemolítica se caracteriza por la destrucción de los glóbulos rojos por el propio sistema inmunitario, dando lugar a la aparición de síntomas como debilidad, palidez y falta de apetito, por ejemplo. Para tratar de compensar la destrucción de los glóbulos rojos, la médula ósea comienza a liberar células más inmaduras al torrente sanguíneo, como los reticulocitos, por ejemplo. Además, en algunos casos, el médico puede observar un aumento en el número de basófilos, ya que el sistema inmunitario está más activo

Qué hacer: Es importante que se realice la hematología y otros exámenes de laboratorios, para verificar que se trata de una anemia hemolítica y no otro tipo de anemia. En situaciones, donde es confirmado la anemia hemolítica, el médico puede recomendar el uso de medicamentos que regulen la actividad de sistema inmunitario, como Prednisona y Ciclosporina, por ejemplo.

Vea cómo identificar y tratar la anemia hemolítica.

6. Enfermedades de la sangre

Algunas enfermedades hematológicas principalmente la Leucemia Mieloide Crónica, la Policitemia Vera, la Trombocitemia esencial y la Mielofibrosis Primaria, por ejemplo, pueden causar un aumento del número de basófilos en la sangre, además de otros cambios en la hematología.

Qué hacer: En estos casos, es importante que el diagnóstico sea realizado por el hematólogo de acuerdo con el resultado del hemograma y de otros exámenes de laboratorio, para que se pueda iniciar el tratamiento más adecuado de acuerdo con la enfermedad hematológica.

¿Fue útil esta información?

Bibliografía

  • HUNDAROVA, Kristina. Avaliação da Influência das Contagens de Basófilos, Eosinófilos e Monócitos no Prognóstico da Mielofibrose Primária. Tese de Mestradp, 2017. Faculdade de Medicina da Universidade de Coimbra.
  • WORLD ALLERGY ORGANIZATION. Basophil, Eosinophil & Mast Cell Disorders in Allergic Disease. Disponible en: <https://www.worldallergy.org/disease-focus/basophil-eosinophil-mast-cell-disorders-in-allergic-disease>. Acceso en 28 May 2019
  • HOFFBRAND, A. V.; MOSS, P. A. H. Fundamentos em Hematologia. 6 ed. Porto Alegre: Artmed, 2013. 111; 121.
  • WU, Alan H. B. Tietz Clinical Guide to Laboratory Tests. 4 ed. Estados Unidos: Elsevier, 2006. 1193.
Más sobre este tema: