Basófilos: valores normales y qué significa si están altos o bajos

Actualizado en enero 2024

Los basófilos son células importantes para el sistema inmune, estando normalmente aumentados en casos de alergia o inflamación prolongada como asma, rinitis o urticaria por ejemplo. Los basófilos poseen en su estructura numerosos gránulos, que en situaciones de inflamación o alergia, por ejemplo, liberan heparina e histamina para combatir el problema.

Estas células se forman en la médula ósea y son un tipo de glóbulos blancos (leucocitos), que pueden ser evaluados a través del leucograma, un examen de sangre indicado por el médico y que es realizado en conjunto con la hematología y proporciona información sobre los glóbulos blancos. Vea más sobre cómo interpretar el leucograma.

Los basófilos están presentes en la sangre en concentraciones muy pequeñas, siendo los valores normales de referencia entre 0 y 2% ó 0 - 100/mm3 tanto en los hombres como en las mujeres.

Imagem ilustrativa número 1

Valores normales de los basófilos

Los valores normales de los basófilos en la sangre están indicados de acuerdo con la cantidad total de leucocitos en la sangre, representando cerca de 0 a 2% de los leucocitos totales. También se considera normal cuando se encuentran 20 a 100 basófilos por microlitro de sangre.

Los valores de referencia para los basófilos no varían entre hombres y mujeres adultos, sin embargo, puede variar de acuerdo al laboratorio en que se realiza el examen de sangre, por lo que el resultado debe ser siempre evaluado por un médico.

Conozca si sus resultados son normales

Para saber si la cantidad de basófilos está dentro del valor de referencia, coloque el resultado de su examen en la siguiente calculadora:

Erro
Erro
Erro
Mínimo admitido, el valor puede verse alterado según su laboratorio.
Erro
Máximo admitido, el valor puede verse alterado según su laboratorio.
Erro

Basófilos altos (basofilia)

El aumento de los basófilos en la sangre, conocido como basofilia, normalmente ocurre cuando hay alguna inflamación en el organismo, estando acompañada por otras alteraciones del leucograma. Algunas situaciones en las que puede haber aumento de los basófilos son:

  • Colitis ulcerativa, que es la inflamación del intestino;
  • Asma, que es la inflamación crónica de los pulmones, en que la persona presente dificultad para respirar;
  • Sinusitis y rinitis, que corresponde a la inflamación de los senos paranasales, que se encuentran en las vías respiratorias y suelen estar asociadas a infecciones;
  • Artritis, que es la inflamación de la articulaciones del cuerpo, produciendo dolor y malestar;
  • Insuficiencia renal crónica, principalmente en los casos de mal funcionamiento de los riñones, como nefrosis;
  • Anemia hemolítica, en la cual los eritrocitos son destruidos, habiendo compromiso del transporte de oxígeno y nutrientes para el organismo;
  • Leucemia mieloide crónica, que es un tipo de cáncer en el que ocurre una alteración en la producción de células por la médula ósea debido a una mutación;
  • Después de tener sesiones de quimioterapia o extirpar el vaso.

En caso de que se observe basofilia, es importante mostrar el análisis de la hematología al médico que lo solicitó, para que sea analizado, y en caso de ser necesario, se indiquen otros exámenes complementarios para identificar cuál es la causa de la basofilia e iniciar el tratamiento más adecuado. Vea más sobre los basófilos altos.

Basófilos bajos (basopenia)

La basopenia es cuando los basófilos se encuentran en un porcentaje bajo, es una situación poco común y que normalmente ocurre debido a la disminución de la producción de los glóbulos blancos por la médula ósea, siendo posible identificar apenas 20 células por litro de sangre.

Las principales causas de basopenia son ingestión de medicamentos que debilitan el sistema inmune, como corticoides, ovulación, embarazo, período de estrés, hipertiroidismo y síndrome de Cushing.