Artrosis en la columna: qué es, síntomas y tratamiento

La artrosis en la columna, es el desgaste del cartílago de las articulaciones de la columna, el cual produce síntomas como dolor y dificultad para mover la espalda y puede presentarse debido a edad avanzada, alteraciones genéticas o realización de movimientos anormales de la espalda.

Los síntomas de la artrosis en la columna, conocida como osteoartrosis de columna o espondiloartrosis, son diferentes en cada persona, con intensidades que varían de leve a severo, pudiendo causar limitaciones para las actividades de la vida diaria.

El desgaste puede producirse en cualquier zona de la columna, siendo más común en la región lumbar y cervical, y a pesar de que no tiene cura, el tratamiento puede mejorar los síntomas y calidad de vida de la persona, a través de medicamentos analgésicos, antiinflamatorios, además de cirugía en casos severos.

Imagem ilustrativa número 1

Principales síntomas

Los principales síntomas de artrosis son:

  • Dolor en la columna, que empeora con el movimiento;
  • Dificultad para mover la zona adolorida;
  • Sensación de hormigueo o adormecimiento en el cuello o brazos;
  • Sensación de hormigueo o adormecimiento en las piernas;
  • Dolor en la espalda que se irradia a las piernas o a los brazos;
  • Disminución de la fuerza muscular;
  • Falta de flexibilidad.

Los síntomas de artrosis surgen debido al desgaste de los cartílagos presentes en la columna, habiendo mayor impacto y fricción entre las extremidades de los huesos.

Asimismo, pueden formarse pequeñas puntas de hueso en las vértebras, conocidas como osteofitos, que pinzan los nervios que pasan por la zona, como nervio ciático y que causan mucho dolor. Conozca más sobre los síntomas y tratamiento de los osteofitos.

Test online de síntomas

Para saber si tienes artrosis, seleccione los síntomas que presenta a continuación:

  1. 1. Dolor articular que se presenta al realizar esfuerzos pero mejora con el reposo.
  2. 2. Rigidez en las articulaciones que surge después del reposo y desaparece al cabo de 30 minutos.
  3. 3. Movimiento reducido en una o más articulaciones.
  4. 4. Sensación de que una o más articulaciones están “flojas” o inestables.
  5. 5. Aumento del tamaño de las articulaciones.
  6. 6. Crepitaciones, como "clics" frecuentes al mover partes del cuerpo.

Esta prueba es una herramienta que sirve únicamente como medio de orientación. Por lo tanto, no pretende proporcionar un diagnóstico y no reemplaza la consulta con un ortopedista o médico general.

Cómo se confirma el diagnóstico

El diagnóstico de artrosis de columna es realizado por el ortopedista a través de la evaluación de los síntomas presentados por la persona y la realización de un examen físico en que se realizan movimientos en la columna y se palpa la zona adolorida con el objetivo de confirmar la intensidad de este síntoma. Además, para confirmar el diagnóstico el médico normalmente solicita la realización de exámenes de imagen, principalmente radiografía de la columna.

En algunos casos, también puede ser necesaria la realización de una resonancia magnética de la columna para identificar alteraciones como hernia de disco o pequeñas deformidades que no se observan en las radiografías.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para la artrosis en la columna debe ser orientado por el ortopedista y tiene como objetivo promover el alivio de los síntomas y mejorar la calidad de vida de la persona. En la mayoría de los casos, están indicados medicamentos como:

  • Analgésicos, como paracetamol o dipirona, 2 a 4 veces al día o cuando se presente dolor;
  • Opioides, que son analgésicos más potentes como codeína, tramadol o incluso morfina, en casos de dolor moderado a intenso;
  • Glucosamina o condroitina, que son suplementos alimentarios que pueden ayudar en la regeneración de los cartílagos;
  • Antiinflamatorios, como ketoprofeno o ibuprofeno, en tabletas o pomadas, de acuerdo a la orientación del médico;
  • Anestésicos y corticoides inyectables, aplicados dentro de la articulación para un mejor control del dolor.

Estos tratamientos puede tomarse en períodos en que surgen los síntomas o pueden ser tomados por tiempo indeterminado en aquellas personas con síntomas persistentes, por lo que las dosis y el tiempo debe ser indicado por el reumatólogo u ortopedista.

Cirugía de columna

La cirugía de columna es indicada por el ortopedista o neurocirujano en los casos en que no hay mejoría de los síntomas con los tratamientos anteriores.

Estos procedimientos quirúrgicos consisten en radiofrecuencia, cirugía convencional o mínimamente invasiva, indicados para corregir deformidades, disminuir los síntomas y favorecer una mejor calidad. Vea los cuidados necesarios después de una cirugia de columna.

Fisioterapia

La fisioterapia es un tratamiento importante en quien tiene artrosis de columna, ya que los ejercicios indicados por el fisioterapeuta ayudan a disminuir la inflamación, alinear las articulaciones y fortalecer la musculatura, de forma que hay menos sobrecarga y dolor en la columna.

La práctica de actividad física también es importante para tonificar los músculos y mantener la estabilidad de las articulaciones, como la natación e hidrogimnasia, ya que las actividades en el agua trabajan los músculos con menor impacto para las articulaciones.

Conozca algunas estrategias caseras para el alivio el dolor de espalda: