Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Qué puede causar ardor en los pies y cómo aliviarlos

El ardor en los pies es una sensación dolorosa que suele ocurrir debido a una lesión en los nervios de las piernas y pies, generalmente, debido a situaciones como neuropatía diabética, alcoholismo, deficiencias nutricionales, infecciones o lesiones que afectan la columna o el trayecto de los nervios. 

Mientras tanto muchas personas pueden tener sensación de ardor o de calor en los pies por otros motivos que pueden ir desde alteraciones en la circulación sanguínea, uso excesivo de los pies con el uso de zapatos no adecuados, cambios hormonales, lesiones en la piel o lesiones en los ligamentos y los músculos de la región, como ocurre en la fascitis plantar. 

Debido a todas estas causas, cuando el ardor en los pies surge lo ideal es consultar un médico general o médico de familia para que sea evaluado y se identifique la causa. Para aliviar esta sensación, es necesario realizar el tratamiento indicado por el médico, de acuerdo a la causa, que puede incluir el control de la glucemia en la diabetes, el uso de zapatos cómodos o adaptados y realizar ejercicios indicados por el fisioterapeuta. 

Qué puede causar ardor en los pies y cómo aliviarlos

Qué puede ser

Las principales causas de ardor en los pies son: 

  • Neuropatía periférica: es una lesión que ocurre en las fibras nerviosas de las piernas y pies, que suele surgir en personas con diabetes mellitus no controlada pudiendo causar pie diabético, o debido al alcoholismo crónico, deficiencias nutricionales como falta de vitamina B12, ciertas enfermedades neurológicas, tumores o la intoxicación por algunos medicamentos y metales pesados, por ejemplo.
  • Fascitis plantar: es una inflamación de la fascia, un tejido fibroso localizado en la planta del pie y que se extiende desde el talón hasta los dedos, y provoca síntomas como dolor en la planta del pie, sensación de ardor e incomodidad al caminar y al correr;
  • Cambios en la circulación: la insuficiencia venosa o arterial, conocida como mala circulación, hacen que la sangre no pueda circular adecuadamente en los miembros inferiores, lo que provoca surgimiento de varices, hinchazón de las piernas y sensación de ardor, dolor o peso, dependiendo del lugar y del vaso sanguíneo afectado;
  • Cambios en los pies: los pies pueden sobrecargarse en situaciones como actividad física intensa, uso de zapatos no adecuados o por alteraciones en los huesos y músculos, como pie plano o cambios en la pisada, por ejemplo, lo que puede provocar dolor y ardor, principalmente al final del día;
  • Infecciones: ciertas infecciones por bacterias o virus pueden causar inflamación en los nervios periféricos del cuerpo, lo que provoca dolor, hormigueo y ardor en la región afectada. Algunos ejemplos de este tipo de alteración incluyen infecciones por herpes, herpes zóster, mononucleosis, citomegalovirus, VIH o síndrome de Guillain-Barré.

Además de esto, otras alteraciones en el organismo también pueden contribuir para el surgimiento de ardor en los pies como lesiones en la piel causadas por dermatitis, alergias o infecciones por hongos, e inclusive algunas alteraciones hormonales durante el ciclo menstrual y otros problemas endocrinos que provocan aumento de la temperatura corporal.

Cómo tratar

Para aliviar el ardor en los pies es necesario realizar el tratamiento de acuerdo a la causa, el cual es indicado por el médico. Algunas opciones incluyen el control de la glucemia, evitando su descontrol, con el uso de insulina y otros medicamentos antidiabéticos, en el caso de la Diabetes Mellitus.

En algunos casos de neuropatía periférica, también puede indicarse el uso de medicamentos como por ejemplo Amitriptilina, Gabapentina o Carbamazepina, siendo necesario seguimiento del neurólogo para orientar la dosis de estos medicamentos, además de esto podrá referir al individuo a otras especialidades como fisioterapia para la realización de ejercicios, o con el nutricionista para realizar cambios en los hábitos alimentarios, promoviendo un estilo de vida saludable que ayude a la regeneración de los nervios y a la mejoría de los síntomas.

Mantener en reposo los pies, con las piernas en alto, o el uso de medias elásticas pueden ser unas excelentes alternativas para quienes sufren de mala circulación en las piernas. Cuando las arterias se ven afectadas, el médico podrá indicar el uso de medicamentos como AAS. Es necesario el seguimiento con un angiólogo, pues en algunos casos puede ser necesario la realización de una cirugía. Vea cómo complementar el tratamiento con remedios caseros para mejorar la circulación.

Ya en los casos donde hay alteraciones en los pies o en la forma de pisar puede ser indicada la corrección del tipo de calzado o el uso de plantillas, que pueden ayudar a reducir la sobrecarga a los músculos y huesos de la región. También se recomienda la realización de fisioterapia, principalmente como forma de aliviar deformidades y corregir la postura.

¿Te gustó lo que leíste?   
 /  No

Si tiene alguna duda o encontró algún error, escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto. No le responderemos directamente. Si quiere una respuesta haga clic en Contacto.

Enviar Carregando elementos na página
Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje