Arándanos rojos (Cranberry): para qué sirve y cómo consumirlos

Revisión clínica: Tatiana Zanin
Nutricionista

El arándano rojo, también conocido por su nombre en inglés cranberry, es una fruta que posee varias propiedades medicinales y es utilizada, principalmente, para prevenir infecciones urinarias recurrentes, pues logra impedir el desarrollo de bacterias en el tracto urinario. 

No obstante, esta fruta también es muy rica en vitamina C y en ciertos antioxidantes que pueden ayudar en el tratamiento de otros problemas de salud, como gripes y resfriados. Además, por ser una rica fuente de polifenoles se le han atribuido propiedades antibacterianas, antivirales, anticancerígenas, antitumorales, antimutagénicas y antiinflamatorias.

El arándano rojo puede adquirirse en su forma natural o deshidratada en algunos mercados y ferias; no obstante, también puede comprarse en tiendas de productos naturales o en algunas farmacias bajo la forma de cápsulas o jarabes para la infección urinaria. 

Para qué sirve

El arándano rojo posee los siguientes beneficios:

1. Prevenir las infecciones urinarias

La ingesta de arándanos rojos, según algunos estudios, se cree que evita que las bacterias se adhieran en el tracto urinario, principalmente la Escherichia Coli. Si la bacteria no puede adherirse a las células, no podrá crecer y originar la infección, previniendo el surgimiento de infecciones recurrentes. Sin embargo, para el tratamiento de la infección en sí, todavía no hay suficientes estudios científicos que comprueben su eficacia. 

2. Mantener la salud del corazón

Los arándanos al ser ricos en antocianinas podrían ayudar a disminuir el colesterol LDL (malo) y aumentar el colesterol HDL (bueno). Además, ayuda a disminuir el estrés oxidativo gracias a su contenido de antioxidantes y a su efecto antiinflamatorio, esto disminuye el riesgo de sufrir de aterosclerosis y el riesgo cardiovascular en sí. 

Además de esto, existe fuerte evidencia que también podría ayudar a disminuir la presión arterial, debido a que disminuye la enzima convertidora de angiotensina, la cual incrementa la vasoconstricción en los vasos sanguíneos. 

3. Disminuir los niveles de azúcar en sangre

Gracias a su contenido de flavonoides, el consumo regular de cranberry podría ayudar a disminuir el azúcar en la sangre y mejorar la sensibilidad a la insulina, según algunos estudios en animales, debido a que mejora la respuesta y la función de las células pancreáticas encargadas de secretar insulina.

4. Prevenir las caries

Los arándanos rojos podrían prevenir las caries porque evitan la acumulación de bacterias como la Streptococcus mutans en los dientes.

5. Prevenir gripes y resfriados frecuentes

Por ser rica en vitamina C, E, A y otros antioxidantes, además de poseer propiedades antivirales, el consumo de arándano rojo podría prevenir enfermedades como gripes y resfriados frecuentes, debido a que evita la adhesión del virus a las células.

6. Prevenir la formación de úlceras

Según algunos estudios, el arándano rojo ayuda a suprimir la infección causada por la Helicobacter pylori, siendo esta bacteria una de las principales causas de inflamación en el estómago y de úlceras. Esto se debe a que esta fruta posee antocianinas que ejercen un efecto antibacterial, evitando que la H. pylori cause daños en el estómago. 

7. Son ricos en antioxidantes

Debido a su poder antioxidante, los arándanos rojos podrían ayudar a prevenir el envejecimiento precoz, proteger contra el surgimiento de cáncer y evitar enfermedades crónicas. Esto se debe a que evita el daño que causan los radicales libres a las células.  

Información nutricional del arándano rojo

La siguiente tabla muestra la información nutricional en 100 g de arándano rojo:

Composición nutricional en 100 g de arándanos rojos

Calorías

46 calorías
Proteína0,46 g
Lípidos0,13 g
Carbohidratos11,97 g
Fibras3,6 g
Vitamina C14 mg
Vitamina A3 mcg
Vitamina E1,32 mg
Vitamina B10,012 mg
Vitamina B20,02 mg
Vitamina B30,101 mg
Vitamina B60,057 mg
Vitamina B91 mcg
Colina5,5 mg
Calcio8 mg
Hierro0,23 mg
Magnesio6 mg
Fósforo11 mg
Potasio80 mg

Es importante mencionar que para obtener todos los beneficios mencionados anteriormente, el berro debe incluirse en una dieta equilibrada y saludable. 

Cómo consumir el arándano rojo

Los arándanos rojos pueden consumirse como fruta fresca, congelada o deshidratada. No obstante, también puede ser ingerida en forma de jugo o como suplemento nutricional en cápsulas. 

1. Jugo de arándano rojo

Ingredientes:

  • 8 tazas de arándanos rojos;
  • 2 tazas de agua;
  • 2 tazas de jugo de naranja o limón.

Modo de preparación:

Para preparar el jugo se debe colocar a remojar los arándanos rojos en agua para que se suavicen, una vez listos se deben licuar con el agua y el jugo de naranja o de limón. Este último se agrega para suavizar el sabor astringente de los arándanos, además debe consumirse 240 ml, 3 veces al día y no se le debe agregar azúcar. 

Las personas susceptibles a este tipo de infecciones deben beber 1 vaso de 240- 300 ml al día de este jugo como medida preventiva.

2. Cápsulas

La dosis de arándanos rojos en cápsulas que se suele recomendar para prevenir infecciones urinarias es de 400 mg, dos o tres veces al día, dependiendo de la dosis del suplemento que se compre, siendo importante leer la etiqueta con las instrucciones del fabricante antes de ingerirlo. El suplemento debe ser tomado con mucha agua. 

Efectos secundarios

El consumo en exceso de arándanos rojos podría causar trastornos gastrointestinales como diarrea, dolor abdominal, náuseas y vómitos. Asimismo, esta fruta podría incrementar la excreción urinaria de oxalato, pudiendo favorecer la formación de piedras de oxalato de calcio en los riñones, sin embargo, son necesarios más estudios que lo comprueben. 

Contraindicaciones

En casos de hipertrofia benigna de la próstata, obstrucción del aparato urinario o pacientes con riesgo de sufrir de piedras en los riñones (urolitiasis), el arándano rojo solo debe ser consumido bajo orientación médica.

Para tratar infecciones urinarias recurrentes, conozca los mejores remedios caseros para la infección urinaria

¿Fue útil esta información?

Atualizado por Andreina De Almeida Rodríguez - Nutricionista, em octubre de 2021. Revisión clínica por Tatiana Zanin - Nutricionista, em octubre de 2021.

Bibliografía

  • DARREN M et al. Cranberry for Prevention of Urinary Tract Infections. American Family Physician. 70. 11; 2175-2177, 2004
  • VALENTOVA Katerina et al. Biosafety, antioxidant status, and metabolites in urine after consumption of dried cranberry juice in healthy women: a pilot double-blind placebo-controlled trial. Journal of Agricultural and Food Chemistry. 55. 8; 3217-3224, 2007
Abrir la bibliografía completa
  • WEISS E et al. Cranberry juice constituents affect influenza virus adhesion and infectivity. Elsevier. 66. 9-12, 2005
  • LUGANINI Anna et al. The Cranberry Extract Oximacro® Exerts in vitro Virucidal Activity Against Influenza Virus by Interfering With Hemagglutinin. Frontiers in Microbiology. 9. 1-12, 2018
  • U.S DEPARTMENT OF AGRICULTURE. Food Data Central. Disponível em: <https://fdc.nal.usda.gov/fdc-app.html#/food-details/786774/nutrients>. Acceso en 15 sep 2020
  • REDMON Elaine et al. The influence of dietary supplementation with cranberry tablets on the urinary risk factors for nephrolithiasis. World Journal of Urology. 37. 3; 561-566, 2019
  • GETTMAN Matthew et al. Effect of cranberry juice consumption on urinary stone risk factors. The Journal of Urology. 174. 2; 590-594, 2005
  • BLUMBERG Jeffrey et al. Cranberries and Their Bioactive Constituents in Human Health. American Society for Nutrition. 4. 618-632, 2013
  • JOURNAL OF THE SCIENCE OF FOOD AND AGRICULTURE. American cranberries and health benefits – an evolving story of 25 years. 2018. Disponível em: <https://www.researchgate.net/publication/322366922_American_Cranberries_and_Health_Benefits_-_an_Evolving_Story_of_25_years>. Acceso en 14 sep 2020
Revisión clínica:
Tatiana Zanin
Nutricionista
Formada por la Universidad Católica de Santos con registro profesional CRN-3 nº 15097. Especialista en nutrición clínica por la Universidad de Porto.