Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Cómo saber si el bebé tiene alergia a las proteinas de la leche de vaca

Para identificar si el bebé tiene alergia a la proteínas de la leche de vaca, se debe observar con atención los síntomas que surgen luego de tomar la leche que son comezón en la piel, vómitos intensos y diarrea. Estos síntomas suelen repetirse cada vez que el niño ingiere la leche.

La leche suele ser el primer alimento que los niños reciben, lo cual indica que es el primer antígeno alimentario con el que se entra en contacto, siendo la mayor causa de reacciones adversas en la infancia. 

A pesar de que también pueden surgir en adultos, la alergia a la leche normalmente se inicia durante la infancia y tiende a desaparecer después de los 4 años de edad. Cuando surgen los síntomas se debe acudir a un pediatra para que evalúe al niño y realice el diagnóstico de la enfermedad, de manera de iniciar el tratamiento para no perjudicar el crecimiento del niño. 

Cómo saber si el bebé tiene alergia a las proteinas de la leche de vaca

Síntomas de la alergia a la leche

Dependiendo de la gravedad de la alergia, los síntomas pueden aparecer minutos, horas o días después de la ingestión de leche. En los casos más graves, hasta el contacto con el olor de la leche o con productos de cosmética que tienen leche en la composición pueden hacer que los síntomas surjan, estos son: 

  1. Enrojecimiento y comezón en la piel;
  2. Irritabilidad y llanto; 
  3. Vómitos intensos;
  4. Diarrea;
  5. Heces con presencia de sangre;
  6. Estreñimiento;
  7. Comezón alrededor de la boca;
  8. Hinchazón de los ojos y los labios;
  9. Tos, sibilancias al respirar o falta de aire.

Como alergia a la proteína de la leche de vaca puede causar disminución del crecimiento debido a la mala alimentación, siendo importante buscar al médico cuando existe la presencia de estos síntomas.

Diagnóstico

El diagnóstico de la alergia a la leche de vaca es fundamentalmente clínico, a través de la evaluación de los síntomas y antecedentes médicos y familiares. También es posible el diagnóstico a través de:

  • Hematología completa: donde se puede evidenciar un aumento en los eosinófilos (aunque no es muy específico porque puede estar asociada a otras enfermedades). Cifras mayores de 6% y de 450 eosinófilos / mm3 sugieren alergia;
  • Determinación de Ig E sérica total: este examen mide la cantidad de anticuerpos de IgE en la sangre, la cual es una proteína producida para atacar los antígenos como bacterias, virus y alérgenos. Cuando está elevado sugiere que es posible que haya una alergia, sin embargo, otras enfermedades también lo pueden elevar por lo que no es muy específico.
  • Determinación de Ig E sérica específica: Permite determinar los alérgenos más frecuentes y específicos para ciertos alimentos, siendo que cuando es alergia a la proteína de la leche de vaca el valor es de 15 kUa/L y en niños menores de 1 año 5 kUa/L.
  • Las pruebas cutáneas o prick test son unas pruebas que se realizan sobre la piel, inyectando una cantidad mínima del posible alérgeno con el objeto de identificar si causa una reacción alérgica o no. En caso de que el alérgeno desencadene una reacción en la piel se considera que el individuo tiene alergia a esa sustancia.
  • Prueba por provocación oral: A través de ella se obtiene el diagnóstico confirmatorio de la alergia, debido a que consiste en ingerir la leche y se evalúa la aparición de los síntomas, sin embargo, es una prueba que debe ser realizada a nivel clínico por los riesgos que conlleva y se debe realizar cuando todos los otros métodos de diagnóstico no consiguen identificar cuál es el alimento que está provocando la alergia. 
Cómo saber si el bebé tiene alergia a las proteinas de la leche de vaca

Cabe acortar, que en los niños menores a 1 año de vida con alergia a la proteína de la leche de vaca, no suelen mostrar resultados positivos en las pruebas de laboratorio de IgE para determinar la alergia.

Es importante recordar que el diagnóstico de una alergia alimentaria no es fácil, puede demorar hasta 4 semanas en ser confirmado, ya que depende de la gravedad de la alergia, de la velocidad con que los síntomas surgen y desaparecen y de el tiempo en que se tarde en descartar los posibles alimentos que puedan estar causando la alergia.

Tratamiento 

El tratamiento para la alergia a la leche de vaca se realiza retirando la leche y sus derivados de la dieta, estando prohibido el consumo de alimentos cuyos ingredientes contengan leche como las galletas, tortas, pizzas, salsas y postres. Es posible sustituir esta proteínas por otros alimentos como carne, pollo y huevo.

En el caso de niños menos de 6 meses que reciben leche materna exclusivamente, se debe continuar con dicha indicación y omitir los lácteos y sus derivados de la dieta materna. 

En aquellos que no reciben lactancia materna y se alimentan a través de fórmulas lácteas se recomienda el uso de fórmulas hidrolizadas, parcialmente hidrolizadas u oligomericas, esto significa que las proteínas están "predigeridas o parcialmente predigeridas" facilitando su absorción a nivel intestinal y evitando la reacción alérgica, esta leche especial debe ser indicada por un nutricionista o por el pediatra y algunos ejemplos son: Nutramigen, Neocate, Isomil 1, Althéra, Nutribén hidrolizada y Alfaré. 

Lo ideal es acudir a un nutricionista para que realice un plan nutricional adecuado a las necesidades individuales de cada bebé o niño. Vea con más detalle cómo es el tratamiento nutricional para la alergia a las proteínas de la leche de vaca.

Cómo saber si el bebé tiene alergia a las proteinas de la leche de vaca

¿El bebé puede tener alergia a la leche materna?

Los bebés que se alimentan sólo con leche materna también pueden presentar síntomas de alergia a la leche, pues parte de la proteína de la leche de vaca consumida por la madre pasa a la leche materna, causando alergia en el bebé.

En estos casos, la madre debe evitar consumir productos con leche de vaca, consumiendo otras alternativas como leche de soya o de coco preferiblemente enriquecidos con calcio.

¿Cómo saber cuándo es intolerancia a la lactosa?

Para saber si el bebé presenta alergia o intolerancia a la lactosa, es necesario observar los síntomas, pues en la intolerancia a la lactosa aparecen sólo síntomas de una mala digestión como aumento de los gases, cólicos intestinales y diarrea, mientras que en la alergia a la leche también surgen síntomas respiratorios y en la piel.

Además de esto, se debe llevar al bebé o al niño al médico para que indique la realización de los exámenes nombrados anteriormente para confirmar el diagnóstico, además de una prueba de intolerancia a la lactosa para descartar. 

También es importante recordar que las posibilidades de que el bebé tenga alergia o intolerancia a la leche de vaca son mayores cuando los familiares cercanos como los padres o abuelos, también tienen el problema.

¿Cómo diferenciar los cólicos en el bebé de una alergia a la leche?

Para diferenciar los cólicos normales de la alergia a las proteínas de la leche se deben observar los síntomas, pues los cólicos no aparecen después de todas las tomas y causan dolor e incomodidad más leves que la alergia.

En la alergia, los síntomas son más graves y además de los problemas intestinales, también incluyen irritabilidad, cambios en la piel, vómitos, dificultad para respirar, hinchazón de los labios y en los ojos.

¿Te gustó lo que leíste?   
 /  No

Si tienes alguna duda o encontraste algún error escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto.

Enviar Carregando elementos na página
Más sobre este tema:


Carregando
...