Adenovirus: qué es, síntomas y tratamiento

Actualizado en octubre 2022

Los adenovirus son un grupo de virus que normalmente causa infecciones de las vías respiratorias, como gripes, resfriados, crup, bronquitis o neumonía, por ejemplo. No obstante, también pueden infectar el sistema gastrointestinal y nervioso, e incluso los ojos, causando gastroenteritis, encefalitis o conjuntivitis.

Este virus es facilmente transmitido a través del contacto directo con gotículas de saliva o secreciones respiratorias, las cuales son liberadas en el aire cuando la persona tose o estornuda, por tocar en una superficie contaminada por el adenovirus o a través del contacto con heces infectadas, como puede ocurrir al cambiar el pañal, por ejemplo.

Los síntomas del adenovirus dependen del órgano infectado, pudiendo presentarse fiebre, tos, dolor de garganta, diarrea o vómitos, y siempre deben ser evaluados por el médico, sobre todo en personas con sistema inmunológico debilitado o niños, ya que este virus se ha relacionado a la hepatitis infantil.

Imagem ilustrativa número 1

Síntomas de adenovirus

Los síntomas más comunes de infección por el adenovirus son:

  • Fiebre;
  • Tos;
  • Nariz tapada o ou escorrendo;
  • Dolor de garganta;
  • Dolor de cabeza;
  • Dolor de oídos;
  • Náuseas o vómitos;
  • Diarrea;
  • Dolor de barriga;
  • Ojo rojo o irritado;
  • Lagrimeo.

Además, en el caso de infección del sistema nervioso, pueden presentarse síntomas como rigidez de nuca y espalda, parálisis, debilidad muscular, confusión mental o incluso convulsiones. Vea otros síntomas asociados a una infección del sistema nervioso.

Los síntomas de la infección por adenovirus suelen ser leves y comienzan entre 2 y 14 días después del contacto con el virus. Sin embargo, en los niños, las personas con sistemas inmunitarios debilitados o que tienen enfermedades respiratorias o cardíacas, los síntomas pueden ser graves.

Por este motivo, es importante consultar un médico general o pediatra, siempre que surjan síntomas de adenovirus, para que se realice el diagnóstico y se inicie el tratamiento más adecuado.

Adenovirus y hepatitis infantil

A hepatite infantil tem sido relacionada com a infecção pelo adenovírus, uma vez que o adenovírus do tipo 41 foi identificado em algumas crianças com sintomas de hepatite aguda, como dor abdominal, diarréia e vômitos. Vea cómo identificar los síntomas de la hepatitis aguda

Sin embargo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) [1], aún se desconoce la causa exacta del brote de hepatitis infantil en algunos países, y se necesitan más estudios para identificar las causas y otros factores de riesgo, como la presencia de otras infecciones infantiles o la exposición a toxinas, por ejemplo.

Cómo ocurre la transmisión

El adenovirus es transmitido a través del contacto directo con personas infectadas con el virus o por medio de la inhalación de gotículas de saliva o secreciones nasales liberadas cuando la persona infectada tose o estornuda. 

Además, la transmisión también puede ocurrir por tocar una superficie contaminada por el adenovirus o por llevarse las manos a los ojos, nariz o boca.

El adenovirus también puede ser transmitido por el contacto con heces contaminadas con el virus, como cambiar un pañal o, aunque sea menos común, a través de agua contaminada de las piscinas, por ejemplo.

Cómo confirmar el diagnóstico

El diagnóstico de infección por adenovirus lo realiza el médico a través de la evaluación de síntomas, examen físico, historial de salud y exámenes de laboratorio, como serología para identificar la presencia de antígenos, examen de heces u orina y cultivo viral a través de la recolección de secreciones respiratorias.

Además, en casos graves, el médico puede solicitar una prueba de PCR molecular, con el fin de identificar la presencia de adenovirus en secreciones respiratorias o sangre. 

Otra prueba que puede solicitar el médico, en caso de sospecha de encefalitis, es una punción lumbar, realizada mediante la recolección de líquido cefalorraquídeo, que baña el cerebro y la médula espinal, para identificar la presencia de adenovirus.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento de la infección por adenovirus debe ser pautado por el médico, y en la mayoría de los casos no es necesario un tratamiento específico, ya que la infección suele mejorar en pocos días, y suele estar indicado aumentar la ingesta de líquidos para evitar la deshidratación, reposar y hacer una alimentación de fácil digestión.

Además, no existe un tratamiento específico para el adenovirus, sin embargo, el médico puede recomendar remedios que ayuden a aliviar los síntomas y prevenir complicaciones, como:

  • Analgésicos, como paracetamol, para reducir la fiebre y dolor;
  • Suero fisiológico al 0,9%, para hacer el lavado nasal y destapar la nariz. Conozca cómo lavar la nariz correctamente
  • Broncodilatadores, en la forma de nebulización o el uso de inhaladores, para reducir la inflamación de las vías respiratorias y facilitar la respiración;
  • Colírios hidratantes o lágrimas artificiales, para aliviar la irritación en los ojos.

En casos severos, puede ser necesaria la hospitalización y el tratamiento con solución salina aplicada directamente por vía intravenosa, o incluso el uso de oxígeno a través de un catéter nasal o ventilación mecánica no invasiva.

Cómo prevenir

Para prevenir la infección por el adenovirus, es recomendado:

  • Evitar permanecer en ambientes cerrados o con mucha gente y con poca circulación de aire por mucho tiempo, como centros comerciales o gimnasios;
  • Evitar el contacto con personas que tengan gripe o resfriados;
  • Lavarse bien las manos, especialmente antes y después de ir al baño y cambiarle el pañal del niño;
  • Colocarse alcohol en gel en las manos con frecuencia;
  • Evitar tocar superficies y llevarse las manos a los ojos, la boca o la nariz;
  • Evitar compartir objetos personales que puedan estar en contacto con gotas de saliva o secreciones respiratorias, como cubiertos, vasos y cepillos de dientes;
  • Taparse siempre la nariz y la boca al toser o estornudar, utilizando un pañuelo desechable o ropa.

Además, las manos deben lavarse regularmente, con agua y jabón neutro, durante al menos 20 segundos antes de enjugarse, para prevenir la infección por adenovirus y prevenir la transmisión de enfermedades en general.

Vea el siguiente video sobre cómo lavar la manos en el siguiente video:

Vídeos relacionados