Encefalitis Viral: qué es, principales síntomas y tratamiento

Actualizado en mayo 2020

La encefalitis viral es una infección del sistema nervioso central que provoca la inflamación del cerebro, afectando principalmente a bebés y niños, pero también puede ocurrir en adultos cuando tienen un sistema inmunitario débil.

Este tipo de infección puede ser una complicación que surge a raíz por diferentes tipos de virus, como herpes simple, adenovirus o citomegalovirus, que se desarrollan en exceso, debido al debilitamiento del sistema inmune y pueden afectar al cerebro, causando síntomas como dolor de cabeza muy intenso, fiebre y convulsiones.

La encefalitis viral tiene cura, sin embargo, el tratamiento debe iniciarse lo antes posible para evitar la aparición de complicaciones, debido a los daños causados por la inflamación del cerebro. Asimismo, en caso de sospecha o agravamiento de infecciones existentes, siempre se recomienda acudir al hospital para evaluar la situación.

Imagem ilustrativa número 1

Principales síntomas

Los primeros síntomas de la encefalitis viral son consecuencias de una infección viral, como un resfriado o una gastroenteritis, causando síntomas como dolor de cabeza, fiebre y vómitos, que con el paso del tiempo van evolucionando y causan lesiones cerebrales que causan el surgimiento de síntomas más graves, como:

  • Desmayo;

  • Confusión y agitación;

  • Convulsiones;

  • Parálisis o debilidad muscular;

  • Pérdida de memoria;

  • Rigidez del cuello y espalda;

  • Extrema sensibilidad a la luz. 

Los síntomas de la encefalitis viral no siempre son específicos de la infección y se confunden con otras enfermedades como meningitis o resfriados. El diagnóstico de la infección se hace a través de exámenes de sangre y del líquido cefalorraquídeo, electroencefalograma (EEG), resonancia magnética, tomografía computarizada o una biopsia cerebral.

¿La encefalitis viral es contagiosa?

La encefalitis viral es contagiosa y se transmite a través del contacto con las secreciones respiratorias, como saliva o estornudos, de una persona infectada o a través del uso de utensilios contaminados, como tenedores, cuchillos o vasos, por ejemplo.

Asimismo, durante el tratamiento es muy importante que la persona mantenga una buena higiene y utilice una mascarilla facial para evitar la transmisión del virus.

Cómo se realiza el tratamiento

El principal objetivo del tratamiento consiste en ayudar al organismo a combatir la infección y aliviar los síntomas. Por esto, mantenerse de reposo, llevar una buena alimentación e ingerir líquidos durante el día, son esenciales para curar la enfermedad.

Además de esto, el médico también puede indicar medicamentos para aliviar los síntomas como:

  • Paracetamol o Dipirona: reduce la fiebre y alivia el dolor de cabeza;
  • Anticonvulsivos, como Carbamazepina o Fenitoína: previenen la aparición de convulsiones;
  • Corticosteroides, como la Dexametasona, para combatir la inflamación del cerebro y aliviar los síntomas.

En el caso de infecciones por virus del herpes o citomegalovirus, el médico puede recetar antivirales, como Aciclovir o Foscarnet, para la eliminación más rápida del virus, ya que estas infecciones pueden provocar lesiones cerebrales graves.

En situaciones más graves en que existe pérdida de conciencia o la persona no puede respirar sola, puede ser necesario permanecer en el hospital, para la administración de los medicamentos directamente por vía intravenosa, además de contar con el soporte respiratorio.

Posibles secuelas

Las secuelas más frecuentes de la encefalitis viral son: 

  • Parálisis muscular;

  • Problemas de memoria y aprendizaje;

  • Dificultades en el habla y en la audición;

  • Alteraciones visuales;

  • Epilepsia;

  • Movimientos musculares involuntarios. 

Sin embargo, estas secuelas son raras y solo aparecen cuando la infección se prolonga durante mucho tiempo y el tratamiento no tuvo el resultado esperado.