Punción lumbar: qué es, cómo se realiza y contraindicaciones

Revisión clínica: Manuel Reis
Enfermero
diciembre 2020
  1. Para qué sirve
  2. Cómo se realiza
  3. Efectos secundarios
  4. Contraindicaciones
  5. Resultados

La punción lumbar es un procedimiento que por lo general tiene como objetivo recolectar una muestra de líquido cefalorraquídeo que baña el cerebro y la médula espinal, a través de la inserción de una aguja entre dos vértebras de la región lumbar hasta llegar al espacio subaracnoideo, que es un espacio entre las capas que revisten la médula espinal por donde pasa el líquido.

Esta técnica es utilizada para identificar alteraciones neurológicas que pueden ser causadas por una infección, como es el caso de una meningitis o una encefalitis, o enfermedades como la esclerosis múltiple o la hemorragia subaracnoidea. Además, también puede ser utilizada para inyectar medicamentos en el líquido cefalorraquídeo, como quimioterápicos o antibióticos.

Para qué sirve

La punción lumbar tiene varias indicaciones, que incluyen:

  • Análisis en el laboratorio del líquido cefalorraquídeo para identificar y evaluar enfermedades;

  • Medición de la presión del líquido cefalorraquídeo;

  • Descompresión medular;

  • Inyección de medicamentos como antibióticos y quimioterápicos;

  • Estadificación  o tratamiento de leucemias y linfomas;

  • Inyección de contraste o sustancias radioactivas para realizar radiografías.

El análisis de laboratorio está destinado a detectar trastornos del sistema nervioso central, como las infecciones bacterianas, virales o fúngicas como meningitis, encefalitis o sífilis; además de identificar un sangrado, cáncer o diagnosticar ciertas condiciones inflamatorias o degenerativas del sistema nervioso como esclerosis múltiple, enfermedad de Alzheimer o síndrome de Guillain-Barré.

Cómo se realiza la punción lumbar

Antes del procedimiento, no se requiere ninguna preparación especial a no ser que exista algún problema de coagulación o el uso de algún medicamento que interfiera con la técnica, como es el caso de anticoagulantes.

La persona puede colocarse en una de las dos posiciones, acostado de lado con las rodillas flexionadas y la cabeza junto al pecho, llamada posición fetal o sentado con la cabeza y la columna flexionada hacia adelante y los brazos cruzados. 

De seguida, el médico aplica una solución antiséptica en la región lumbar y busca la zona entre las vértebras L3 y L4 o L4 y L5, pudiendo inyectar un medicamento anestésico en este lugar. Luego, se introduce lentamente entre las vértebras una aguja fina hasta llegar al espacio subaracnoideo, de donde el líquido fluye y gotea a través de la aguja para ser recogido en un tubo de ensayo estéril.

Finalmente, la aguja es retirada y se coloca un apósito en el lugar de la punción. Este procedimiento dura aproximadamente unos minutos, sin embargo, el médico puede no obtener la muestra del líquido cefalorraquídeo luego de haber introducido la aguja, pudiendo ser necesario desviar la dirección de la aguja o hacer nuevamente la punción en otra región.

Posibles efectos secundarios

Este procedimiento es generalmente seguro, con pocas posibilidades de presentar complicaciones o riesgos para la persona. El efecto secundario más común que puede ocurrir después de una punción lumbar, es dolor de cabeza temporal debido a la disminución del líquido cefalorraquídeo en los tejidos circundantes, pudiendo ocurrir también náuseas y vómitos que pueden ser evitados si la persona queda un tiempo acostada después del examen.

También puede ocurrir dolor y molestia en la región lumbar, que pueden ser aliviados con analgésicos recomendados por el médico y aunque poco frecuente puede ocurrir infección o hemorragia. 

Contraindicaciones de la punción lumbar

La punción lumbar está contraindicada en la presencia de hipertensión intracraneal, como la causada por una masa cerebral debido al riesgo de haber desplazamiento del cerebro y hernia. No debe ser realizada en personas que presenten infección en la zona donde se va realizar la punción, ni en personas que tengan un absceso cerebral.

Además, se debe informar al médico acerca de los medicamentos que está tomando, especialmente si se toma anticoagulantes como warfarina o clopidogrel, debido al riesgo de sangrado. 

Resultados de laboratorio

Las muestras de líquido cefalorraquídeo son enviadas para el laboratorio para el análisis de varios parámetros como la apariencia, que es generalmente transparente e incoloro. En caso de presentar una coloración amarilla o rosado o un aspecto turbio, puede indicar infección, así como la presencia de microorganismos como bacterias, virus u hongos.

Además, son evaluadas las proteínas totales y cantidad de glóbulos blancos, que si están elevados indica infección o alguna condición inflamatoria, la glucosa si está baja puede ser señal de infección o de otras enfermedades, así como la presencia de células anormales pueden indicar cierto tipo de cáncer.

¿Fue útil esta información?

Atualizado por Andreina De Almeida Rodríguez - Nutricionista, em diciembre de 2020. Revisión clínica por Manuel Reis - Enfermero, em diciembre de 2020.
Revisión clínica:
Manuel Reis
Enfermero
Diplomado en Fitorerapia Clínica. Formado por la Escuela Superior de Enfermería de Porto y miembro Nº 79026 del Colegio de Enfermeros en Portugal.