Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

3 Causas principales de vaginitis y cómo tratarlas

Las vaginitis, o vulvovaginitis son inflamaciones en la región íntima de la mujer causadas por infecciones, alteraciones en la piel de la región, derivadas de la menopausia o el embarazo, y también por alergias a algunos productos o al tejido de algunas ropas.

Muchas situaciones del día a día aumentan el riesgo de tener una vaginitis como el uso de pantalones ajustados, el uso muy frecuente de toallas sanitarias y la mala higiene de la región, y, por esto, al mejorar estos hábitos se evita el riesgo de este tipo de inflamación.

Las principales causas de vulvovaginitis son:

1. Infecciones

Las infecciones son las principales causas de la inflamación y las secreciones vaginales, y son comunes en mujeres que tienen varias parejas sexuales, que usaron antibióticos, que tienen malas condiciones de higiene o que estuvieron mucho tiempo hospitalizadas. Las más comunes son:

Vaginosis bacteriana

Es causada por bacterias que pueden multiplicarse en el interior de la vagina, principalmente después de tener relaciones sexuales o del período menstrual provocando flujo amarillento y mal olor en la región.

  • Cómo tratar: con antibióticos en comprimidos y pomadas vaginales como Metronidazol o Clindamicina prescritos por el ginecólogo.

Tricomoniasis 

Es una infección causada por el parásito Trichomonas vaginalis, que se transmite a través de relaciones íntimas desprotegidas. Con esta infección la mujer presenta flujo intenso con mal olor de color verde amarillento y grumoso, además de irritación de la vagina con ardor y comezón.

  • Cómo tratar: con comprimidos antibióticos como Metronidazol o Tinidazol prescritos por el ginecólogo, siendo importante que la pareja también reciba tratamiento para evitar nuevas infecciones

Candidiasis

Es una infección por hongos, generalmente cándida sp, provocando en la mujer un flujo blanco grumoso, mucha comezón y enrojecimiento en la región vaginal, además de un aumento de la frecuencia urinaria. Es más común en mujeres que tienen el sistema inmune debilitado debido al estrés, al uso de corticoides o de antibióticos, diabetes o infección por el VIH. 

  • Cómo tratar: con antifúngicos en pomadas vaginales o comprimidos como Nistatina o Fluconazol prescritos por el ginecólogo.

Vaginosis citolítica

Es una causa más rara de vaginitis, que ocasiona síntomas muy similares a los de la candidiasis, siendo importante ser investigada cuando la mujer tiene picazón constante, ardor y flujo blanco, que desaparecen y vuelven a aparecer, pero que no mejoran con el tratamiento para la candidiasis. Es causada por la proliferación de bacterias lactobacillus, los cuales producen exceso de ácido y provoca irritación en la vagina.

  • Cómo tratar: Se utilizan óvulos de bicarbonato de sodio, intravaginal, 3 veces por semana o baños de asiento con bicarbonato de sodio en la dilución de una cucharada de 600 ml de agua dos veces al día.

En presencia de estos síntomas se debe acudir al ginecólogo para la realización de un examen físico, para que realice el diagnóstico correcto e indique el tratamiento ideal según sea el caso.

3 Causas principales de vaginitis y cómo tratarlas

2. Alergias

La reacción alérgica a algún producto que está en contacto con la región íntima también puede causar inflamación. Algunos ejemplos son:

  • Medicamentos;
  • Cosméticos íntimos o jabones perfumados;
  • Látex de los condones;
  • Tejidos sintéticos de la ropa íntima;
  • Papel higiénico con color o perfumado;
  • Suavizante de ropa.

Esta inflamación causa síntomas como picazón, ardor y enrojecimiento, que pueden ser muy incómodos y repetirse varias veces hasta que se identifique la causa. El tratamiento se hace al evitar el tipo de material que causa la alergia, además de pomada o comprimidos a base de corticoides y antialérgicos prescritos por el ginecólogo para aliviar los síntomas.

3. Alteraciones en la piel

Algunas situaciones pueden dejar la piel de la vagina más fina y sensible como sucede en la menopausia, en el período post-parto, en la lactancia o cuando se está haciendo tratamiento con radio o quimioterapia. En estos casos, llamados vaginitis atrófica, la mujer puede tener un flujo amarillento y con mal olor, además de irritación en el lugar, sequedad, ardor y dolor durante la relación íntima. El tratamiento se puede hacer con el uso de lubricantes íntimos, o por la reposición hormonal, que serán indicados por el ginecólogo.

Además de esto, el embarazo también causa cambios en el tejido que forma la vagina, debido a las oscilaciones hormonales típicas del período, lo que puede provocar flujo amarillento y predisposición a infecciones, principalmente candidiasis. Cuando la mujer embarazada presenta alguno de estos síntomas, debe acudir lo más rápido posible al obstetra, para investigar si existe alguna infección para el tratamiento y el seguimiento.

Cómo evitar la vaginitis

Para evitar este tipo de inflamación, la mujer debe tomar algunas precauciones como:

  • Evitar el uso de pantalones ajustados en días de calor;
  • Dormir con ropa ligera o sin ropa íntima;
  • No utilizar toallas sanitarias por muchas horas seguidas;
  • No colocarse duchas vaginales;
  • Evitar el uso de antibióticos innecesariamente;
  • No tener relaciones íntimas sin protección.

El uso de preservativos es importante también para evitar diversos tipos de enfermedades de transmisión sexual como el VIH, la hepatitis B y C, la gonorrea, el VPH y la sífilis, que causan muchas complicaciones y riesgo de muerte.  Conozca más información sobre estas enfermedades y cómo evitarlas.

¿Te gustó lo que leíste?   
 /  No

Si tienes alguna duda o encontraste algún error escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto.

Enviar Carregando elementos na página
Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar