Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Qué es la vaginosis bacteriana y cómo tratar

La vaginosis bacteriana es una infección vaginal provocada por el exceso de bacterias, especialmente la Gardnerella vaginalis y la Gardnerella mobiluncus, en el canal vaginal, causando síntomas como comezón intensa y flujo blanco pastoso. Conozca cuáles son los síntomas que causa aquí.

Esta infección no se considera una ETS, ya que es provocada por un cambio en la flora vaginal normal de la mujer, donde ocurre una disminución en la concentración de lactobacilos y predominio de una especie de bacterias sobre otras.

Aunque puede causar mucha incomodidad, la vaginosis puede ser fácilmente tratada con el uso de antibióticos y, por lo tanto, es muy importante acudir al ginecólogo para identificar el problema e iniciar el tratamiento adecuado. Además de esto, como la vaginosis tiene síntomas muy similares a la candidiasis también es importante evaluar si la infección está siendo realmente causada por bacterias o por hongos, ya que el tratamiento es diferente. Vea cómo se realiza el tratamiento de la candidiasis.

Qué es la vaginosis bacteriana y cómo tratar

Principales síntomas

Los síntomas más comunes de la vaginosis bacteriana son: 

  • Flujo vaginal blanco, pero que también puede presentar una coloración amarillenta o grisácea; 
  • Olor fétido;
  • Comezón en la región externa de la vagina;
  • Ardor o malestar al orinar.

Además de esto, algunas mujeres pueden tener vaginosis y no presentar síntomas, por lo que muchas veces esta infección es sólo descubierta en una consulta de rutina con el ginecólogo, especialmente en el caso de la candidiasis. Esto ocurre porque cuando la vaginosis no es tratada, el exceso de algunas bacterias crea un ambiente favorable para el crecimiento y el desarrollo de hongos, causando una candidiasis además de la vaginosis. 

Conozca otros problemas vaginales que pueden causar flujo blanco.  

Cómo confirmar el diagnóstico

El diagnóstico de la vaginosis bacteriana normalmente es hecho a través del examen preventivo de rutina, llamado papanicolau,  o cuando este es solicitado por el ginecólogo cuando la mujer comenta que presenta síntomas de la enfermedad. 

Los criterios para el diagnostico de la vaginosis bacteriana son la inclusión de cualquier una de las siguientes condiciones: flujo vaginal blanco homogéneo en gran cantidad, secreción vaginal con pH >4,5, olor a pescado al mezclar la secreción vaginal con solución de KOH al 10% o demostración microscópica de los microorganismos causantes de la infección. 

Qué es la vaginosis bacteriana y cómo tratar

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para la vaginosis bacteriana generalmente es hecho con el uso de antibióticos como el metronidazol, que pueden ser aplicados directamente en la zona, en forma de pomadas u óvulos, o comprimidos para la ingestión oral.

El uso de antibióticos debe ser hecho durante 7 días de acuerdo con la indicación del ginecólogo y no debe ser interrumpido con la mejoría de los síntomas. Durante el tratamiento se recomienda utilizar preservativo en todas las relaciones y evitar el consumo de bebidas alcohólicas. Vea con más detalle cómo se realiza el tratamiento.

Cómo evitar contraer la vaginosis

Para prevenir que surja se recomienda no hacer duchas vaginales, utilizar preservativo en todas las relaciones, restringir el número de parejas sexuales y realizar exámenes ginecológicos por lo menos una vez por año.  

Riesgos de la vaginosis bacteriana

En la mayoría de los casos, la vaginosis bacteriana no causa grandes complicaciones, sin embargo, en personas con el sistema inmune más débil puede: 

  • Infectar el útero y las trompas de falopio, generando una enfermedad inflamatoria pélvica, también conocida como EIP;
  • Aumentar la probabilidad de infección por SIDA, en casos de exposición al virus;
  • Aumentar la probabilidad de que la mujer sea infectada por otras enfermedades de transmisión sexual como la clamidia o gonorrea. 

Además de esto, en el caso de las embarazadas, este tipo de infección puede aumentar el riesgo de parto prematuro o de que el recién nacido nazca con el peso por debajo del promedio. 

¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda o encontró algún error, escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto. No le responderemos directamente. Si quiere una respuesta haga clic en Contacto.

Enviar Carregando elementos na página
Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje