Urobilinógeno en orina: 3 causas y valores normales

Actualizado en enero 2024

El urobilinógeno es un producto de degradación de la bilirrubina por la acción de las bacterias presentes en el intestino, que es transportada a la sangre y excretada por los riñones. Cuando se producen grandes cantidades de bilirrubina, se incrementa la concentración de urobilinógeno en el intestino y como consecuencia en la orina.

El aumento de urobilinógeno en la orina puede indicar problemas en el hígado, anemia hemolítica u obstrucción en las vías biliares, por ejemplo, por lo que el médico puede indicar la medición de urobilinógeno en orina para llevar un control de estas alteraciones.

Por ello, es importante tener un acompañamiento médico, en caso de tener alguna enfermedad hepática o hemolítica, a través de la medición del urobilinógeno en la orina, que ayudará al médico a tomar decisiones respecto al tratamiento de la enfermedad.

Imagem ilustrativa número 1

Valores normales de urobilinógeno

Los valores normales de urobilinógeno en la orina son entre 0,1 y 1,0 mg/ dL. El urobilinógeno puede encontrarse naturalmente en la orina sin que tenga un significado clínico. Sin embargo, cuando está presente en cantidades por encima de lo normal, el médico puede pedir otra serie de exámenes para verificar cuál es la causa del aumento de la bilirrubina en la orina. 

Causas de urobilinógeno en orina

Las posibles causas de urobilinógeno en orina son:

1. Enfermedades en el hígado

Algunas enfermedades como cirrosis, hepatitis o cáncer de hígado pueden aumentar la presencia de bilirrubina en la orina. Además de eso, la presencia de urobilinógeno en la orina puede sugerir problemas en el hígado, antes de que surjan síntomas o alteraciones en los exámenes.

De tal forma cuando se verifica la presencia de urobilinógeno, es importante observar si hay alguna otra alteración en el examen de orina o en los resultados de la hematología y del perfil hepático, donde se miden las enzimas TGO, TGP y GGT.

Lea también: 3 pruebas de función hepáticatuasaude.com/es/pruebas-de-funcion-hepatica

2. Anemia hemolítica

Se presentan cuando el organismo produce anticuerpos que reaccionan destruyendo los glóbulos rojos, como consecuencia hay una mayor producción de bilirrubina, el cual es reflejado en los análisis de sangre. Algunas enfermedades que pueden generar esta situación son el caso de las anemias hemolíticas y la esplenomegalia, por ejemplo. Conozca más sobre los síntomas de anemia hemolítica.

Estas alteraciones son posibles verificarlas a través de una hematología, principalmente en la cantidad de glóbulos rojos y de hemoglobina.

3. Alteraciones biliares

Algunas alteraciones en las vías biliares como colestasis o colangitis pueden causar la presencia de urobilinógeno en la orina, ya sea por la inflamación o la obstrucción de estas vías, haciendo que los valores de bilirrubinas y enzimas del hígado aumenten. Por lo que puede ser necesaria la realización de un examen de sangre para evaluar los niveles de estas sustancias y que el médico indique el tratamiento más adecuado.

Cuándo acudir al médico

En caso que se observen cantidades significativas de urobilinógeno en la orina, es importante acudir al médico para que diagnostique qué está causando el aumento de urobilinógeno en la orina, e indicar el tratamiento adecuado.

Si la presencia de urobilinógeno es a causa de una anemia hemolítica, el médico podrá indicar el tratamiento con medicamentos que regulen el sistema inmunológico. Ya en el caso de problemas en el hígado, el médico podrá recomendar reposo y cambios en la alimentación, por ejemplo.

En caso de cáncer en el hígado, puede ser necesaria la realizar una cirugía para remover la región afectada, seguido de tratamiento con quimioterapia y/o radioterapia.