Opciones de tratamiento para el Síndrome de Intestino Irritable

Revisión médica: Dr.ª Clarisse Bezerra
Medicina Familiar
julio 2022

El tratamiento para el síndrome de intestino irritable se basa en la disminución de los niveles de estrés, uso de medicamentos y cambios en la dieta, los cuales son orientados por el gastroenterólogo para aliviar los síntomas de la personas afectada.

El síndrome de intestino irritable se caracteriza por una alteración en el funcionamiento del intestino, el cual produce síntomas como dolor o hinchazón abdominal, diarrea, estreñimiento y la presencia de moco en las heces. Vea qué es y cómo saber si padece de este síndrome.

No existe una única forma para tratar este síndrome, por lo que la mejor opción de tratamiento debe estar orientada por médico y depende del tipo de intensidad de los síntomas manifestados en cada persona.

Las principales opciones de tratamiento para el síndrome de intestino irritable son:

1. Cambios en la dieta

Normalmente, el tratamiento para el síndrome de intestino irritable se inicia de forma natural, es decir, realizando cambios en la alimentación como:

  • Hacer comidas regulares y en horarios determinados, como cada 3 horas, por ejemplo;
  • Evitar bebidas alcohólicas o bebidas estimulantes, como café o energéticos;
  • Evitar alimentos con mucha grasa o azúcar, como mantequilla, queso, embutidos, pasteles o galletas;
  • Beber, por lo menos, 2 litros de agua al día;
  • Comer de preferencia carne blanca y vegetales;
  • Dar preferencia a alimentos cocidos o asados;
  • Adoptar una dieta FODMAP, la cual consiste en retirar los alimentos que son mal absorbidos y que sufren de fermentación por la flora intestinal, causando que empeoren los síntomas de este síndrome, como zanahoria, remolacha, manzana, mango, pastas y piel. Vea cómo hacer una dieta FODMAP.

Además, algunos pacientes también puede que tengan que excluir otros alimentos como leche y derivados, en caso de que haya algún tipo de intolerancia y los síntomas empeoren o surjan después de su ingestión. 

2. Medicamentos

Los medicamentos para tratar el síndrome de intestino irritable son recomendados principalmente en períodos en que los síntomas empeoran, para tratar de aliviarlos. Por ello, dependiendo de los síntomas presentados el médico puede prescribir:

  • Medicamentos antiespasmódicos: como Hioscina o Escopolamina, para reducir el dolor y malestar abdominal, especialmente después de comer;
  • Medicamentos antidiarreicos, como Loperamida, para evitar o aliviar el surgimiento de diarrea;
  • Laxantes, como Lactulosa o Sulfato de magnesio, en caso de estreñimiento para estimular el funcionamiento del intestino
  • Antidepresivos o ansiolíticos, como Duloxetina o Amitriptilina, que pueden ser indicados en caso de que los síntomas del síndrome estén asociados al cuadro de depresión o ansiedad.

Algunos paciente pueden continuar presentando síntomas debido al desarrollo excesivo de bacterias en el intestino, por lo que el médico puede intentar utilizar antibióticos, como la Rifaximina, por ejemplo, por poco tiempo para tratar de reducir la cantidad de bacterias en el interior del intestino, aliviando los síntomas.

Los probióticos también pueden ayudar a regularizar la flora intestinal y, además de esto, otros medicamentos también han sido probados y desarrollados para el alivio de los síntomas y combatir este trastorno.

3. Psicoterapia

Los síntomas psicológicos están presentes en la mayoría de los pacientes con síndrome de intestino irritable, por eso, la terapia psicológica es una importante forma de tratamiento.

Esta puede hacerse como psicoterapia tradicional o como terapia cognitivo conductual, en la cual el psicólogo ayuda a identificar las cuestiones psicológicas que influyen en el surgimiento de síntomas y, estimula al paciente a adaptar la respuesta del organismo. 

4. Opciones de tratamiento alternativo

Además de los medicamento recomendados por el médico y de las alteraciones en la dieta, algunas terapias alternativas pueden ayudar a completar el tratamiento, principalmente como forma de reducir el estrés, el cual es un desencadenante de los síntomas de la enfermedad.

Dentro de estos, se incluyen terapias de meditación, relajación, reflexología y acupuntura. Además, el uso de algunas hierbas medicinales, como la menta piperita, ayudan a reducir los cólicos abdominales debido a su poder antiespasmódico natural. Sin embargo, el uso de estas terapias no debe sustituir las indicaciones del médico. 

Signos de mejoría

Los signos de mejoría del síndrome de intestino irritable son el restablecimiento del tránsito intestinal y de la reducción del malestar y del dolor abdominal después dela comidas, por ejemplo.

Signos de empeoramiento

Las signos de empeoramiento del síndrome de intestino irritable son más frecuentes cuando el tratamiento no se lleva a cabo de la forma adecuada. Cuando se empeoran los períodos de estrés o los alimentos que agravan los síntomas no son evitados, se produce diarrea, estreñimiento, cansancio excesivo o deshidratación, por ejemplo. 

¿Fue útil esta información?

Atualizado por Dr. Gonzalo Ramírez - Médico general y Psicólogo, em julio de 2022. Revisión médica por Dr.ª Clarisse Bezerra - Medicina Familiar, em enero de 2019.

Bibliografía

  • GOLDMAN, Lee; SCHAFER, Andrew I.. Goldman-Cecil Medicina. 25.ed. Rio de Janeiro: Elsevier, 2018. p. 904-908.
Revisión médica:
Dr.ª Clarisse Bezerra
Medicina Familiar
Médica formada por el Centro Universitario Christus y especialista en Salud Familiar por la Universidad Estácio de Sá. Registro CRM-CE nº 16976.

Tuasaude en Youtube

  • 3 principales enfermedades que causan DIARREA

    06:51 | 3303 visualizações