Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Tratamiento para Gota: cómo controlar y prevenir las crisis

El tratamiento para la gota, llamada científicamente Artritis gotosa, se recomienda la ingestión de medicamentos que actúan sobre el ácido úrico, como la Colchicina, Alopurinol o Probenecida, que disminuyen el ácido úrico en el organismo, la acumulación de uratos en las articulaciones, así como prevenir el surgimiento de crisis. 

Durante una crisis de gota, en la que hay una intensa inflamación y dolor en la articulación, el médico normalmente prescribe el uso de medicamentos antiinflamatorios. La persona que padece esta enfermedad también debe tener cuidado con su alimentación durante toda la vida para evitar el empeoramiento de los síntomas y complicaciones que esta enfermedad pueda causar, como las deformidades en las articulaciones y compromiso de los riñones, por ejemplo. 

La gota es una artritis inflamatoria que puede causar mucho dolor durante las crisis, surge de forma abrupta, causada por la cristalización del ácido úrico que se deposita dentro de las articulaciones, generalmente, en personas que tienen el ácido úrico elevado. Conozca qué causa los síntomas de la gota. 

Tratamiento para Gota: cómo controlar y prevenir las crisis

Tratamiento con medicamentos

El tratamiento de la gota puede ser prescrito por el reumatólogo o por el médico general, y puede variar si la persona se encuentra en un cuadro de crisis o si está en tratamiento de mantenimiento de la enfermedad. Las recomendaciones para cada caso son:

1. Tratamiento de las crisis de gota

Para tratar una crisis de gota, también llamada gota aguda, el médico podrá prescribir medicamentos que ayuden a aliviar de forma rápida la inflamación. Los principales incluyen:

  • Antiinflamatorios, como Naproxeno, Ketoprofeno, Ibuprofeno o Indometacina, por ejemplo: están indicados para aliviar los síntomas de artritis una vez que estos inician, debiendo mantenerse hasta la resolución de la crisis, durante alrededor de 1 semana;
  • Corticoides, como Prednisona, Prednisolona, Metilprednisolona o Triamcinolona, por ejemplo: también tienen un efecto antiinflamatorio y, pueden ser utilizados en comprimidos o inyecciones que pueden ser intramusculares o también pueden aplicarse directamente en la articulación afectada, ayudando a obtener una respuesta más rápida y efectiva;
  • Colchicina, es otro tipo de antiinflamatorio indicado para ayudar a aliviar la crisis de gota rápidamente, su efecto es mejor cuando se inicia en las primeras horas de la crisis. 

Estos medicamentos deben ser usados con cautela y siempre bajo la indicación médica, ya que pueden provocar efectos secundarios como náuseas, vómitos, diarrea o aumentar el riesgo de sangrado gástrico, especialmente si se usan de forma incorrecta.

2. Control del ácido úrico

Después de la resolución de la crisis de gota, el tratamiento preventivo puede indicarse para evitar nuevas crisis y disminuir los niveles de ácido úrico en la sangre. Se indica principalmente siempre que el paciente sufre dos o más crisis al año, si tuviera tofos en las articulaciones, enfermedad renal crónica o historia de piedras en los riñones debido al exceso de ácido úrico. 

Algunos de los medicamentos utilizados incluyen:

  • Alopurinol: es el principal medicamento usado para controlar los niveles de ácido úrico en la sangre, reduciendo sus niveles y la posibilidad de acumulación en las articulaciones;
  • Medicamentos uricosúricos, como la Probenecida: ayudan a aumentar la eliminación del ácido úrico por la orina.

Otros medicamentos más nuevos, como Febuxostat o Pegloticasa son potentes inhibidores de la formación del ácido úrico, y también son una opción para el tratamiento, en caso de que lo otros no puedan utilizarse debido a alergia o intolerancia, por ejemplo. Vea cómo identificar y tratar el ácido úrico alto.

Opciones de tratamiento casero

El tratamiento casero recomendado durante las crisis de gota, que complementan el tratamiento con lo prescrito por el médico, son las compresas de hielo en la articulación afectada, 2 a 3 veces al día, durante 5 a 10 minutos.

Para combatir las crisis de gota también es útil tomar tés preparados con diente de león, cereza o pelo de elote, ya que estas plantas medicinales poseen la capacidad de disminuir la concentración de ácido úrico en la sangre. Basta colocar 1 cucharada de té de hojas secas de una de estas plantas medicinales en una taza de té y cubrir con agua hirviendo. Posteriormente tapar, dejar entibiar, colar y beber a continuación. 

Además, para tratar la gota y prevenir nuevas crisis se recomienda perder peso, a través de la reducción del consumo de calorías y la realización de actividad física, evitar el consumo de bebidas alcohólicas, además de evitar el uso de medicamentos diuréticos innecesarios, ya que estos tienden a aumentar la concentración de ácido úrico y pueden aumentar las posibilidades de crisis de gota.

Alimentación cuando se padece Gota

En la alimentación cuando se tiene gota, se recomienda evitar los alimentos ricos en proteínas, como mariscos, carnes inmaduras y las vísceras, puesto que actúan en el metabolismo de las purinas y tienden a aumentar la concentración de ácido úrico en la sangre.

Otro consejo importante es beber bastante agua, como mínimo 1,5 L por días y evitar bebidas alcohólicas, especialmente la cerveza, dando preferencia al consumo de leche y yogures con bajo contenido en grasa.

Vea más sobre cómo bajar el ácido úrico alto a través de la alimentación en el vídeo a continuación:

¿Te gustó lo que leíste?   
 /  No

Si tiene alguna duda o encontró algún error, escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto. No le responderemos directamente. Si quiere una respuesta haga clic en Contacto.

Enviar Carregando elementos na página
Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje