Tos ferina: qué es, vacuna, síntomas y tratamiento

Revisión médica: Dr. Gonzalo Ramírez
Médico general y Psicólogo
septiembre 2020

La tos ferina, también llamada coqueluche o tos convulsa, es una infección respiratoria causada por la bacteria Bordetella pertussis, la cual afecta principalmente a niños en los primeros meses de edad, sin embargo, puede afectar también a adultos. Esta infección se transmite de persona a persona, ocurre principalmente a través de la inhalación de gotas de saliva y de secreciones respiratorias. 

La forma de prevenir esta enfermedad es por medio de la vacunación, la cual se aplica junto con la vacuna de la difteria y tétanos en todos los lactantes. De igual forma se recomienda la vacunación en adolescentes y adultos, principalmente en embarazadas para evitar complicaciones durante la gestación.

Principales síntomas

Los síntomas causados por la bacteria Bordetella pertussis dependerán de la etapa en la que se encuentre la enfermedad, de tal forma que los síntomas iniciales se caracterizan por la presencia de estornudos, malestar general, lagrimeo, falta de apetito y una tos que predomina durante la noche que evoluciona hasta presentarse también por las mañanas. Posteriormente, se manifiestan episodios de tos frecuentes con un ronquido sibilante al momento de tomar aire. Al final de la enfermedad la tos comienza a ceder siendo menos frecuente e intensa.

En los bebés los principales síntomas se caracterizan por episodios nocturnos en los que la respiración se detiene y se restaura a los pocos segundos, además de coloración azulada en los labios, piel y alrededor de los ojos. 

Cómo se diagnostica

El diagnóstico de tos ferina generalmente se realiza con base en los signos y síntomas presentados por el paciente, ya que una tos que se presenta principalmente en la noche y que persiste por al menos 2 semanas es sugestiva de tos ferina. Sin embargo, en caso de duda el médico puede solicitar un cultivo nasofaríngeo o la realización de la técnica de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) para identificar al microorganismo causante de la enfermedad. 

Vacuna contra la Tos ferina

La vacuna contra la tos ferina es la mejor forma de prevenir esta enfermedad, se aplica en todos los lactantes y embarazadas de forma rutinaria, sin embargo, hoy en día también se recomienda su aplicación en adolescentes y adultos, incluso en los mayores de 65 años. Está contraindicada en aquellas personas con antecedentes de hipersensibilidad a alguno de los componentes de la vacuna.

Vacunación en adolescentes y adultos

Actualmente se recomienda vacunar a los adultos y adolescentes entre los 11 y 12 años de edad para evitar complicaciones respiratorias por esta infección. En la actualidad no se comercializa una vacuna que proteja exclusivamente contra Bordetella pertussis, por lo que se acompaña de otras vacunas como la antitetánica y contra la difteria. La dosis suele ser única y se aplica en el músculo del brazo izquierdo. 

Vacunación en embarazadas

La vacuna contra la tos ferina es obligatoria en todas las embarazadas y suele aplicarse una dosis única en cada embarazo independientemente del esquema anterior de la mujer. La administración debe ser entre las semanas 27 y 36 de embarazo. En aquellas mujeres que nunca fueron vacunadas contra Bordetella pertussis o que no recibieron vacunación durante el embarazo deberán recibir una dosis después del nacimiento de su hijo. 

Cómo se realiza el tratamiento

Después de que el médico haya diagnosticado la infección de tos ferina, puede recomendar un tratamiento antibiótico con medicamentos como eritromicina, azitromicina, claritromicina e incuso trimetoprim con sulfametoxazol, el cual suele durar alrededor de 7 días. El tratamiento tiene como objetivo disminuir la gravedad de los episodios de tos por medio de la eliminación del microorganismo. 

¿Fue útil esta información?

Atualizado e revisto clinicamente por Dr. Gonzalo Ramírez - Médico general y Psicólogo, em septiembre de 2020.
Revisión médica:
Dr. Gonzalo Ramírez
Médico general y Psicólogo
Médico general por la UPAEP con cédula profesional Nº12420918 y Licenciado en Psicología Clínica por la UDLAP Nº 10101998.