8 principales síntomas de asma (¡incluye test online!)

Los principales síntomas de asma son falta de aire, silbidos al respirar, sensación de opresión en el pecho y tos, especialmente por la noche o al inicio de la mañana.

Estos síntomas tienden a surgir de manera repentina e intensa, normalmente cuando la persona posee alguna alergia al polvo o al polen, o pueden ser consecuencia de la práctica intensa de ejercicio físico, por ejemplo. El episodio de síntomas intensos por lo general es conocido como crisis de asma, la cual debe ser tratada lo más rápido posible. Vea más sobre el asma.

Es importante consultar al neumólogo o al médico general, en el caso de adultos, o al pediatra o al neumólogo infantil, en el caso de los niños, en caso de que surjan síntomas de asma, para que sea diagnosticada e indicado el tratamiento más adecuado.

Médico auscultando el pecho de una paciente infantil junto con su padre

Principales síntomas de asma

Los principales síntomas de asma incluyen:

1. Falta de aire

La falta de aire puede surgir de manera leve o intensa, siendo causada por la liberación de sustancias inflamatorias en los bronquios, como prostaglandinas, histamina, leucotrienos y citocinas, por ejemplo, lo que genera espasmos y contracciones de los bronquios y, por consecuencia, el estrechamiento de estas estructuras, resultando en la reducción del flujo de aire en los pulmones y el surgimiento de falta de aire y dificultad para llenar los pulmones.

Asimismo, en ciertos casos, la inflamación persistente de las vías respiratorias puede causar edema o hinchazón de los bronquios, y la producción de moco, reduciendo aún más el flujo de aire en los pulmones.

2. Silbidos en el pecho

El silbido en el pecho o ruido al respirar surge debido a la inflamación de los bronquios y su contracción, conocida como broncoconstricción o broncoespasmo, que estrechan las vías aéreas, dificultando la respiración y provocando un silbido o ruido al respirar.

3. Tos seca 

La tos seca es otro síntoma del asma que también ocurre debido a la inflamación, los espasmos y las contracciones de los bronquios, siendo más común que surja por la noche o al inicio de la mañana. En ciertos casos, cuando existe producción intensa de moco en las vías respiratorias, puede surgir tos con flema.

4. Sensación de opresión en el pecho

La sensación de opresión, presión o constricción en el pecho ocurre debido a la dificultad de los pulmones en eliminar el aire de la respiración, gracias al estrechamiento de los bronquios, lo que hace que el aire quede "atrapado" dentro de los pulmones.

Esta opresión, presión o constricción en el pecho puede ocasionar una sensación de asfixia o de dolor en el pecho.

5. Cansancio excesivo

El cansancio excesivo puede surgir debido a la baja oxigenación del cuerpo debido a la reducción del flujo de aire en los pulmones, especialmente cuando la persona tiene síntomas de asma frecuentemente, tos crónica o asma no controlada.

Asimismo, las crisis de tos por la noche pueden afectar e interrumpir el sueño, dando como resultado cansancio excesivo o crónico, somnolencia durante el día y sensación de falta de energía, disminuyendo la calidad de vida.

6. Respiración rápida y superficial

La respiración rápida y superficial, situación conocida como taquipnea, ocurre debido a la dificultad para respirar y de eliminar el aire de los pulmones.

Se considera taquipnea cuando se registran más de 20 respiraciones por minuto en el adulto, situación que puede empeorar por la noche, luego de ejercicios físicos o ser síntoma de una crisis de asma.

7. Latidos cardíacos acelerados

Los latidos cardíacos acelerados, situación conocida como taquicardia, pueden ocurrir como una respuesta del cuerpo para aumentar la oxigenación de los tejidos, debido a la reducción del oxígeno y al aumento del dióxido de carbono en el cuerpo, por la inflamación y las contracciones de los bronquios, los cuales dificultan los intercambios gaseosos por los pulmones.

8. Sensación de ansiedad o pánico

La sensación de ansiedad o pánico puede surgir, especialmente durante una crisis de asma, por la dificultad para respirar, la falta de aire y la sensación de opresión en el pecho.

Test de síntomas de asma

Para saber cuáles son las posibilidades de tener asma, seleccione los síntomas que presenta a continuación:

  1. 1. Falta de aire
  2. 2. Sibilancias
  3. 3. Sensación de opresión en el pecho
  4. 4. Tos
  5. 5. Malestar al respirar que empeora por la noche o por la mañana
  6. 6. Síntomas respiratorios, como tos y sibilancias, que empeoran con el ejercicio, los resfriados, las alergias o el clima

El test de síntomas solo es una herramienta de orientación, por lo que no sirve como diagnóstico ni sustituye la consulta con el neumólogo, alergólogo o médico general.

Síntomas de crisis de asma

Durante una crisis de asma, los síntomas generalmente son más intensos y aparecen de forma repentina, pudiendo surgir:

  • Tos intensa y constante;
  • Falta de aire intensa;
  • Respiración muy rápida;
  • Mareos;
  • Confusión mental;
  • Dolor en el pecho;
  • Dificultad para hablar;
  • Espasmos en el cuello o en el pecho;
  • Piel pálida;
  • Sudor frío;
  • Labios o dedos azulados;
  • Crisis de ansiedad o pánico;
  • Desmayo.

Cuando la persona tiene una crisis de asma, se recomienda que el medicamento recetado por el médico sea empleado lo antes posible y que la persona se coloque en posición sentada, con el cuerpo ligeramente inclinado hacia adelante.

Cuando los síntomas no pasan, se recomienda llamar a una ambulancia o acudir al hospital más cercano. Vea con más detalles qué hacer en una crisis de asma

Síntomas de asma en el bebé

En el caso de los bebés, la crisis de asma puede identificarse por medio de síntomas como:

  • Dedos, labios, lengua o región alrededor de los ojos morada o azulada;
  • Respiración acelerada;
  • Movimientos exagerados en el abdomen o tórax al respirar;
  • Narinas más abiertas y que se mueven al respirar;
  • Dificultad para reconocer o responderle a los padres;
  • Cansancio o somnolencia excesivos;
  • Movimientos lentos;
  • Tos constante;
  • Irritación o agitación;
  • Dificultad para ser amamantado o comer.

Cuando el bebé presenta estos síntomas, este debe ser llevado al hospital inmediatamente. Vea cómo reconocer los síntomas de asma en el bebé

Cómo confirmar si es asma

Para confirmar si es asma, se recomienda consultar al neumólogo o médico general, en el caso de los adultos, o al pediatra o al neumólogo infantil, en el caso de los niños, para que sea realizada la evaluación de los síntomas y de los antecedentes de salud y de alergias, y el examen físico, en el que se solicita a la persona inspirar y espirar, mientras son escuchados los pulmones con un estetoscopio, con la finalidad de verificar si existen ruidos producidos durante la respiración.

Asimismo, el médico debe solicitar exámenes para confirmar si es asma y descartar otras enfermedades que poseen síntomas semejantes, como obstrucción de los bronquios por algún cuerpo extraño o tumor, o enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), por ejemplo.

Principales exámenes para el asma

Los principales exámenes para el asma que pueden ser indicados por el médico incluyen:

  • Oximetría, en la que es colocado un dispositivo en uno de los dedos de la mano para medir la cantidad de oxígeno en la sangre;
  • Gasometría arterial, que mide los niveles de oxígeno y de dióxido de carbono en la sangre arterial;
  • Espirometría, que mide el volumen de aire inspirado para verificar si es adecuado o no;
  • Radiografía de tórax;
  • Tomografía computarizada. 

Además, se pueden realizar exámenes de broncoprovocación, donde el médico intenta desencadenar una crisis de asma y ofrece el medicamento del asma, con la finalidad de verificar si después de su uso los síntomas desaparecen. Vea más sobre los exámenes para diagnosticar el asma.

Vídeos relacionados